El Niza resiste en París

Alassane Plea of OGC Nice during the UEFA Europa League match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
24/11/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-161125-0009.jpg

Llegó el partido más esperado de la temporada en la Ligue 1 y el Niza demostró que es un equipo capacitado para competir ante los más grandes. Tras golear al Monaco en casa en septiembre, los de Favre se enfrentaban al reto decisivo: aguantar en el Parque de los Príncipes ante un PSG necesitado de puntos para recuperar el trono de la liga francesa, y más todavía después de la decepción que supuso perder el primer puesto del grupo de Champions tras empatar precisamente en este estadio ante el Ludogorets. Era el segundo tropiezo de una semana que empezó con una derrota en el campo del Montpellier.

Así pues, los de Emery salieron con muchísima hambre ante el Niza, con una alineación que apostaba por poblar el centro del campo con Krychowiak para bloquear los contragolpes, Motta y Verratti para someter a través del pase y Matuidi para llegar al área partiendo desde la banda izquierda, alternativa que ya hemos visto varias veces esta temporada. Sin embargo, la clave residió, una vez más en las bandas. Ante un sistema defensivo como el del Niza, que suele acumular muchísimos hombres en la medular, el PSG priorizó atacar a los carrileros y dañar por fuera. Lo logró desde el primer minuto, en especial por el flanco derecho. En esa parcela se juntaron Serge Aurier y Di María para desquiciar a la zaga visitante, que sufrió muchísimo para repeler la infalible vía de ataque parisina. El argentino atraía a Sarr (17 años y menos de 20 partidos de experiencia en la élite) y liberaba el espacio que atacaba Aurier en carrera, escenario en el que el costamarfileño resulta imparable para el defensor que debe correr hacia atrás. Una y otra vez, el PSG repitió la misma jugada y provocó el caos en el Niza.

PSG 2 (Cavani 46′, 60′)
Niza 2 (Cyprien 30′, Pléa 45+3′)

Niza vs PSG - Football tactics and formations

Ya en el minuto 6 el PSG había generado una doble oportunidad clarísima en una jugada originada precisamente en la banda derecha de Aurier, aunque fueron Kurzawa desde fuera de área y Cavani en el rechazo quienes pusieron a prueba a Cardinale. El inicio de los de Emery fue arrollador, con personalidad, pelota y fluidez en la circulación. Junto al boquete abierto en la banda derecha, el PSG también se encontró con otra facilidad inesperada en el equipo menos goleado de la competición. El portero Yoan Cardinale se mostró particularmente nervioso, poco autoritario en el área, y sufrió lo indecible en todos los centros laterales: salidas en falso, balones fáciles que se le escapan o segundas oportunidades en jugadas que debían darse por acabadas fueron la tónica durante el encuentro.

Aurier fue el principal foco de peligro del PSG. Foto: Focus Images Ltd.
Aurier fue el principal foco de peligro del PSG. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, el asedio parisino no encontró el gol y el Niza marcó en su primera aproximación al área de Aréola. Motta cometió una falta torpe en la frontal del área y Wylan Cyprien la clavó al fondo de la red con un golpeo extraordinario. El tanto invirtió el estado de ánimo de la contienda, pues el Niza recuperó la confianza perdida en los primeros compases y el PSG dejó de hacer daño con tantísima facilidad al conjunto sureño. Los de Favre amasaron el balón durante fases más largas que permitieron ver a Seri y Cyprien, dos futbolistas con calidad y criterio para mover el esférico. Lució en particular el autor del primer tanto de Les Aiglons por su capacidad para entender qué requería el partido en todo momento, tanto en el apartado defensivo como cuando el Niza recuperaba el esférico.

Justo antes del descanso, el Niza asestó al PSG un golpe que parecía definitivo. En una rápida transición, Dalbert puso un envío largo para la carrera de Pléa, que ganó con una facilidad inusitada a los dos centrales. Como ocurriese ante el Montpellier, Thiago Silva y Marquinhos se estorbaron a la hora de defender un pelotazo y Pléa no desaprovechó el regalo para anotar el 0-2 en un instante crítico para los de Emery. El descanso pedía mover alguna ficha.

Niza vs PSG - Football tactics and formations

La entrada de Lucas Moura por Krychowiak dio otro aire al PSG, que recuperó la actitud del primer tiempo. Salieron los de Emery con la determinación de remontar, de derribar el muro sureño, y al minuto de juego ya lograron recortar la diferencia en la jugada prototípica de la primera parte. Verratti encontró a Aurier atacando la línea de fondo y el costamarfileño puso un centro medido para Cavani, que remató en el área pequeña. Insistió el PSG en atacar por ese mismo perfil, pero incluso dobló la apuesta al aumentar dos o tres marchas la intensidad a la que todos los jugadores presionaban e iban a las disputas de balones divididos. Tal era la sangría por el perfil izquierdo del Niza que Favre dio entrada a Boscagli (19 años, primer partido en Ligue 1 esta temporada) por Dalbert para intentar contener a Aurier con dos piernas frescas. Poco después llegaría el 2-2, en otra jugada por banda que Cavani empujaría al fondo de la red. En este caso, el uruguayo se aprovechó de un balón que se le escapó a Cardinale en un centro lateral, su punto débil esta noche.

Con el 2-2 las revoluciones del PSG bajaron. Quizás los parisinos adoptaron una actitud algo más cauta para asegurarse de que al menos el Niza no se escaparía con los tres puntos de la capital, pues limitaron todas sus opciones de contragolpe y los laterales se proyectaron con un poco menos de frecuencia. Por ejemplo, los centros de Aurier a menudo se producían en posiciones algo más retrasadas, aunque seguían entrañando peligro para la zaga visitante. Aun así, el PSG mantuvo su dominio con la pelota, pero ya no empotró a los sureños hacia su portería. De hecho, el Niza recuperó el esférico en algunas fases, otra vez con Cyprien como protagonista para que sus compañeros respiraran, aunque esta vez le acompañó en alguna ocasión Boscagli, que también leyó bien cuándo podía recorrer algunos metros más de los previstos por la banda izquierda. La entrada de Ben Arfa por Verratti no incrementó la sensación de peligro, sino que las posesiones perdieron algo de clarividencia en campo contrario, y tampoco los 15 minutos que disfrutó Mario Balotelli en la recta final sirvieron para decantar la balanza. Con un punto de ventaja sobre el Monaco y cuatro sobre el PSG, el Niza sigue encabezando la Ligue 1 tras 17 jornadas.

Olivier Boscagli of OGC Nice during the UEFA Europa League match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 24/11/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161125-0029.jpg
Olivier Boscagli jugó sus primeros minutos de la temporada en Ligue 1 en el campo del PSG. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Aurirer se metía hasta la cocina, el roto era obvio, pero la mayoría del los centros, al menos en la primera parte, no encontraban a nadie que llegase desde atrás a fusilar. Recuerdo uno que acabó rematándolo Kurzawa.

¿Puede ser que el no tener, salvo Matuidi, futbolistas de ese perfil les penalice en ese aspecto?

Un saludo.

Es posible. Es un tema que pensé durante el partido, porque al final tenían a Matuidi para llegar y a Cavani para cabecear, pero no mucho más cargando el área. Quizás Rabiot, cuando se recupere de su lesión, puede sumar en este aspecto. Pero tanto Verratti como Motta o Krychowiak no suman muchos goles y los teóricos extremos no terminaban de aparecer ayer en zona de remate.

Deja un comentario

*