Verratti, Rabiot y las jugadas a balón parado

Adrien Rabiot, abandonando el estadio de Kaunas durante esta Eurocopa sub-19 (Foto: MI)

El PSG se impuso esta tarde al Toulouse y lo hizo, como en tantos otros partidos, gracias a las jugadas a balón parado. Los de Blanc se adelantaron en una acción de estrategia que culminó Marquinhos poco antes del descanso y sentenciaron cuando Cavani transformó un penalti. Así venció el conjunto parisino en una jornada liguera que sirvió para dar descanso a varios de los titulares, aunque en el tramo final entraron Matuidi, Cavani y Lavezzi para cerrar el encuentro. No pueden dejar escapar puntos en el maratón contra OM y, sobre todo, Mónaco.

No obstante, más allá de que sus tantos llegaran en jugadas a balón parado, el PSG mereció ganar. Encerró al Toulouse en su campo durante toda la primera mitad, pero le costó inquietar una vez llegaba a la frontal del área rival. Ante un rival bien replegado, con tres centrales y dos carrileros, sólo las incorporaciones de los interiores y las conducciones de Lucas Moura generaban peligro. Diluido Ibrahimovic y sin espacios para Ménez, Verratti sorprendió llegando desde atrás a menudo. Su primera mitad fue notable, pues con Motta como mediocentro en el 4-3-3 se sintió muy liberado. Se movió bien y participó bastante. Tampoco hay que olvidar que no hace tanto jugaba en tres cuartos de campo con el Pescara.

Tampoco estuvo mal Van der Wiel, que inquietó con sus constantes incorporaciones por la banda derecha. Sin embargo, más destacado fue el rendimiento de Adrien Rabiot, el jovencísimo interior zurdo francés de tan solo 18 años. A diferencia de varios de sus compañeros, fue de menos a más a lo largo del encuentro y respondió de maravilla ante la primera titularidad de la temporada. Pese a su juventud y a las dudas que rodeaban su futuro durante el Europeo, parece que va gozar de oportunidades este año. De momento ya ha participado en seis partidos. Hoy robó, repartió, creó y asistió. Estuvo activo y sorprendió en varias ocasiones llegando desde atrás. Y emergió cuando la energía de Verratti empezó a decaer. Su participación en el 2-0 culminó una notable actuación: recuperación en el centro del campo, pase a la espalda de la zaga del Toulouse y penalti (muy dudoso) a Cavani. 2-0 y partido cerrado. Rabiot volvió a demostrar que tiene una pinta magnífica.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*