Zlatan decide mientras hace historia

Paris Saint-Germain v FC Girondins de BordeauxLigue 1

Llegaban PSG y Olympique de Marsella en dinámicas totalmente opuestas, pero dos de los equipos más potentes del fútbol francés brindaron un encuentro a la altura de las expectativas depositadas en las horas previas. El OM se olvidó de su mala racha, de las recientes derrotas ante Angers y Slovan Liberec, y salió a morder arriba a un PSG sorprendido por el ambicioso arranque del club marsellés. Le costó controlar el tempo del partido en los primeros compases, perdió balones y concedió espacios entre líneas donde se colaron con regularidad Barrada y Cabella. La agilidad del futbolista cedido por el Newcastle le permitió esconderse detrás de Motta y Verratti y emerger a su espalda en el momento oportuno. Así, el OM arrancó con fuerza, dominó los primeros 20 minutos y se acercó al área de Trapp con mucha asiduidad a pesar de que no siempre finalizaba las jugadas con éxito.

Poco a poco el PSG invirtió la dinámica del encuentro. Ibra puso a prueba a Mandanda y los locales inclinaron su juego hacia la banda derecha de Aurier y Di María. Con Paolo De Ceglie ocupando ese carril por la baja de Mendy, el PSG encontró una vía por donde penetrar con cierta facilidad y desequilibrar al oponente. Sin embargo, cuando más cerca del gol estaba el PSG, llegó el 0-1 de Michy Batshuayi. El Olympique de Marsella transitó bien, Barrada centró con precisión y puso la pelota en la cabeza del ariete belga, que perforó la red de Trapp. El premio seguramente llegó diez minutos tarde, pero reforzó la confianza de un OM que creía con firmeza en el plan trazado por su técnico.

El OM de Míchel se adelantó con un gol Batshuayi. Foto: Focus Images Ltd.
El OM de Míchel se adelantó con un gol Batshuayi. Foto: Focus Images Ltd.

Nadie podía imaginar entonces el giro que tomaría el partido antes del descanso, pues el PSG se retiró a los vestuarios con el marcador a favor a pesar de no generar demasiadas ocasiones de gol. En apenas dos minutos, el conjunto capitalino se encontró con dos penaltis. En el primero, de la nada surgió un mal rechace hacia atrás del Olympique de Marsella que terminó en un balón dividido en el que Mandanda chocó con Ibra. El sueco no perdonó, del mismo modo que también castigó una mano temeraria de Rolando a la salida de un córner. El colegiado lo mandó repetir, pero a Zlatan no le importó tener que introducir el balón en la red por tercera ocasión desde los once metros con tal de poner a su equipo por delante. Con estos dos goles, Zlatan Ibrahimovic se ha convertido en le máximo realizador de la historia del PSG, con 110 goles.

En la segunda mitad, la fatiga hizo mella en un Olympique de Marsella voluntarioso pero poco acertado con el esférico. El derroche físico del primer tiempo dificultó la presión marsellesa en la reanudación y al equipo de Míchel le costó llegar con la misma frecuencia al área rival. Por su parte, el PSG se sentía relativamente cómodo con el marcador a favor, pero en ningún momento fue capaz de congelar el ritmo del encuentro, pues su juego fue casi tan discontinuo como el del OM en la segunda parte. Asumió la posesión durante algunas fases, pero Verratti, Motta y Matuidi verticalizaron las jugadas a la mínima que tuvieron ocasión, con lo que no lograron ralentizar el tempo y acelerar la velocidad del crono. Así se explica que Aurier cometiera la imprudencia de lanzarse al suelo dentro de su área para robar la pelota a Barrada, cometiendo un claro penal que terminaría deteniendo Kevin Trapp ante el propio mediapunta de origen marroquí. El portero alemán fue decisivo a la hora de mantener el 2-1, pues apareció también en la recta final para evitar el empate visitante en una actuación que le sirve para desquitarse del ya celebre 2-2 ante el Girondins en el que cometió dos errores imperdonables. Antes fue su homólogo marsellés, Mandanda, quien se lució para evitar la sentencia de Pastore. No ganó con autoridad, pero la victoria por la mínima refuerza el liderato de un PSG que ya le saca cinco puntos a Angers y Caen, sus dos perseguidores más inmediatos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*