‘L’avi del Barça’

Avi del Barça 2 - MarcadorInt

Uno de los mejores aspectos del MIC es la gente que forma parte del torneo. El entorno. Desde jugadores a organizadores pasando por el público o los entrenadores. El ambiente a fútbol es absolutamente puro, sobre todo en los primeros días de competición en lo que uno ve a equipos que jamás ha escuchado nombrar en pueblos donde nunca esperaba detenerse. En este escenario uno termina hablando con muchísimas personas y la mayoría suele tener algo que contar, aunque muchas de sus historias quedan en el tintero. Porque al fin y al cabo se disputan decenas de partidos y la vida da para contar uno o dos de estos momentos al final de cada día.

El año pasado pasé un día entero en Sant Feliu de Guíxols, algo que no suele ser habitual, pues normalmente la ingente cantidad de partidos te obliga a desplazarte para ver en directo una serie de encuentros seleccionados con antelación. Aspire aquí, Brasil allí, Espanyol en ese mismo estadio y entre medias un partido cualquiera para ver qué se cuece. Sin embargo, ese jueves el menú era suficientemente bueno para optar por la comodidad de pasar todo el día en esta localidad, que goza de uno de los mejores estadios donde se suelen disputar partidos de la categoría cadete.

Después de ver una exhibición de la Academia Aspire y comer en una hamburguesería de mala muerte, me dispuse a ver en la grada un partido cuyos contrincantes ya no recuerdo, ya en el turno de tarde. No obstante, pasado un año, continúa en mi memoria la imagen de mi acompañante, casual espectador situado a mi lado y con mucha curiosidad por ver qué iba anotando en mi libreta.

Esto último es algo habitual, de hecho. La libreta y la cámara de fotos cantan mucho en medio de una grada plagada de padres, madres y hermanos de futbolistas, que se suelen preguntar si aquel individuo es un ojeador que ha venido a fichar a un miembro de su familia o un periodista. En este caso, sin embargo, se trataba de un viejo entrañable, un abuelo de unos 70 años que me empezó a dar conversación.

Avi del Barça 2 - MarcadorInt

Mi vecino en Sant Feliu de Guíxols. Foto: MarcadorInt.

Lo primero que hizo fue rajar de los ingleses del Conquest y su fútbol de pelotazos y después elogió la propuesta del Elche… Lo mejor es que la conversación, en la que él llevaba la iniciativa y monopolizaba la posesión de la palabra en más de un 70%, derivó en el contraste entre el estilo de juego del Barcelona y el Elche (y demás equipos españoles). A partir de entonces, aprendí detalles del funcionamiento interno de la cantera del FC Barcelona, su metodología e historia del fútbol base, que si evalúan a los chicos con exhaustivos informes año tras año para que no se estanque, que si la exigencia y perfeccionismo culé en estas categorías, que si su nieto iba superando peldaños, que si su nieto era internacional con la selección española pero no se sentía tan cómodo como con el Barça…

– ¿Cómo que su nieto es internacional y juega en el Barça?

Tardé una hora larga en enterarme de que estaba hablando con el abuelo de uno de los jugadores más cotizados del torneo. Lo señaló cuando pasó el Barcelona por delante de nuestros asientos y me contó maravillas de lo bueno que era su equipo en la liga cadete. No mentía: ganaron con autoridad en el grupo catalán de la División de Honor y sólo Aspire Football Dreams, la gran potencia, los eliminó en el MIC. Su conocimiento de la historia del club tampoco era gratuito, porque el padre del jugador en cuestión también fue futbolista y se formó en las categorías inferiores del Barça, aunque no llegara a debutar. Eso no me lo explicó, pero buscándolo después entendí que el talento venía de familia.

Barça cadete 2014 - MarcadorInt

El cadete del Barça del pasado MIC. Foto: MarcadorInt.

Me despedí de mi nuevo y entrañable vecino para hacer unas cuantas fotos desde una mejor posición y ya no lo volví a ver hasta un par de días más tarde, cuando lo divisé a lo lejos charlando con su nieto después de un partido. Aunque fuese titular indiscutible, no era el futbolista que más me impactó del Barcelona, aunque cuando lo veo jugar ahora con el juvenil o la sub-17 española me acuerdo de su abuelo y, en un acto reflejo, esbozo una ligera sonrisa. Si llega al primer equipo, siempre recordaré la tarde con su abuelo.

Y si no llega también. Así es el MIC.

Related posts

Deja un comentario

*