Carisma nipón

Bellmare celebra editado

Pocos equipos han exhibido más carisma en la actual edición del MIC que los japoneses. El Kashiwa Reysol ha llamado la atención por su propuesta asociativa que ha sometido a varios de sus rivales, mientras Traum y Bellmare Odawara han llamado la atención por sus planteamientos contra Aspire FD y FC Barcelona. Ambos plantearon los partidos de mayor dificultad del torneo con una presión alta y agresiva, a pesar de ser claramente inferiores a su adversario en el apartado físico, y así generaron algunas dudas en sus rivales. El Traum obligó a los jugadores de Aspire a pensar y tomar decisiones, que es uno de sus aspectos a mejorar en un fútbol a veces automatizado en exceso, y el Barcelona no sufrió pero tuvo que esforzarse más que un Espanyol que unos minutos antes había endosado quince dianas a la Vidrerenca.

Kashiwa Reysol estará en la segunda fase del torneo.
Kashiwa Reysol estará en la segunda fase del torneo.

Llamó especialmente la atención el partido entre Bellmare Odawara y Barcelona por este motivo, por el contraste con lo visto en el encuentro anterior entre dos equipos a priori separados por una distancia similar. Sin embargo, los japoneses demostraron un cierto orden y rigor defensivo que obligó a los azulgrana a ser precisos en campo rival. No abrieron la lata con la misma facilidad y aunque la victoria no peligró en ningún momento el encuentro tampoco fue un paseo donde se pudiesen lucir sus mejores futbolistas ante un rival confeccionado por futbolistas un año menores. Algunos descansaron, cierto, pero los peores azulgranas no dejan de ser mucho mejores que los chicos más destacados en el conjunto nipón. El Odawara es uno de los equipos sub-15 asociados al Shonan Bellmare (J1 League), que se corresponde al conjunto en el que militan los chicos del instituto situado en la localidad de Odawara.

Sin embargo, el encanto de los japoneses residía en su peculiar carácter. Después del primer gol encajado, sobre los diez minutos de juego, se produjo una pequeña reunión. En apariencia de forma espontánea, los futbolistas se reunieron como si el partido estuviese a punto de empezar, cerca de su área. Formando un círculo, discutían en voz baja, seguramente analizando qué había fallado en la acción del gol y cómo afrontar los siguientes minutos. Así, bajo la mirada de un árbitro que alucinaba con la situación, también evitaron que la pelota se pusiera en juego rápidamente después de cada diana y frenaron el ritmo del partido. Pero lo más llamativo fue que esta escena se repitió hasta en cinco ocasiones, después de cada uno de los tantos azulgranas.

Reuniones entre Bellmare.
Reunión del Bellmare después de uno de los goles.

Si su propuesta asociativa, de presión sin balón y las entrañables reuniones no eran motivo suficiente para que el Bellmare Odawara despertara una pequeña simpatía en la afición de Vidreres, su cuota de carisma creció en una falta en la frontal provocada a raíz de una buena acción de un menudo futbolista, Kazuma Nakatogawa. Agarró el balón el delantero Kousuke Maruno y se produjo otra minireunión. El “9” nipón ordenó a sus compañeros, que se situaron siguiendo sus instrucciones: dos se arrodillaron delante de la barrera, otros se colocaron en el área para cabecear un posible centro… y Maruno la picó por encima de la barrera y anotó una diana celebrada como el penalti definitivo en una tanda de la mismísima final de la Champions. Perdían por 4-0.

9 celebra Bellmare - MarcadorInt
Maruno celebra uno de los goles.

El problema fue que el Barcelona despertó y parecía estar dispuesto a ensañarse con su adversario. Anotó el quinto gol rápido, pero luego se relajó de nuevo, el portero perdió la pelota ante la presión alta y ordenada de los japoneses y Moruno volvió a cazar el balón en el área para hacer el 5-2 definitivo que celebró tanto o más que la primera diana (se puede observar en la foto de portada). El Bellmare Odawara perdió, de forma contundente, pero no solo se llevará del MIC la experiencia de haberse enfrentado al FC Barcelona -y de haberse clasificado para la segunda fase-, sino que podrán presumir durante el resto de su vida de haberle marcado dos goles al conjunto azulgrana.

Maruno en el momento que anota el 5-2 definitivo.
Maruno en el momento que anota el 5-2 definitivo.
Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*