La toma de decisiones

vic111

Cuando la edad se acerca a la mayoría es señal de que tu periplo en el fútbol base toca a su fin. Es momento de tomar decisiones. De hecho, ese tramo entre los 16 y los 18, es donde se llevan a cabo las primeras de cierta relevancia. Aquellas que pueden marcar tu desarrollo más próximo. Es la madurez. O la mayoría de edad, según se mire. No son sinónimas.

En el ámbito deportivo, la disyuntiva es si seguir adelante o no con el fútbol (u otro deporte). Si te gusta lo suficiente para continuar como amateur, una vez te das de bruces con la realidad y el sueño del profesionalismo se va al garete. Y si merece la pena doblar esfuerzos y combinarlo en la etapa reina de formación académica. A todos nos ha pasado en que, desgraciadamente, ambas materias son incompatibles y la cuerda suele romperse por el mismo lado. Cual desencuentro entre técnico y plantilla.

Sin embargo, cuando militas en un modesto y tienes la fortuna (y el talento) de que un grande llame a tu puerta, todo esto debería quedar en nada. Es una señal. Las posibilidades de poder convertir un hobby en tu trabajo, aunque no sea definitivo, aumentan exponencialmente. Y decir que no es harto complicado. Pero se puede. Algo similar le sucedió al actual capitán del Vic-Riuprimer, Albert Orriols. Un ‘8’. El cerebro de su equipo. Un fino y elegante distribuidor cortejado por el Barça en varias ocasiones y en tantas, el club azulgrana encontró el ‘no’ por respuesta. Prioridad a los estudios. A su club, a su casa.

Albert Orriols, centrocampista y capitán del Vic-Riuprimer
Albert Orriols, centrocampista y capitán del Vic-Riuprimer

Son casos rara avis en la sociedad actual. Donde los padres llevan cada tarde a su hijo a entrenar pensando que tienen en casa un profesional en ciernes. Puede estar desechando el tren de su vida. También que ese tren se quede en una efímera experiencia para acabar siendo un futbolista amateur igual. Sólo él y su entorno son sabedores de la vía que mejores frutos le deparará. Si en el fútbol o los estudios. ¡Y con el Barça de por medio! Serán cosas de la madurez. O tal vez de la insensatez. Qué contradicción. Cómo cambian las prioridades.

Siendo guía y capitán de su equipo, Albert señaló el camino hacia cuartos de final ante el Vista Alegre. Deshizo la manifiesta igualdad del primer tramo y aunque su gol fue neutralizado, finalmente el Vic-Riuprimer se impuso para apostarse mañana un puesto en semifinales contra la Fundación Privada Hermes.

Related posts

Deja un comentario

*