Aspire Football Dreams, vencedor en la categoría cadete

El Aspire Football Dreams de Arseni Comas se impuso al Espanyol en la final de la categoría cadete disputada esta mañana en Palamós. Ganó por 1-2 en un partido de escasas ocasiones en el que fueron superiores. Sin embargo, a pesar de tener muy poco el balón, el RCD Espanyol tuvo opciones y dio la cara hasta el último minuto.

Dani Fernández, entrenador del Espanyol, decidió que la mejor manera para jugar ante Aspire era reducir al mínimo las ocasiones del rival. Había varias ideas muy claras: esperar al contrario con el equipo relativamente replegado, tapar líneas de pase y evitar que los atacantes estuviesen cómodos para que poco a poco fueran pasando los minutos y así provocar que el asumido favoritismo del Aspire se volviese en su contra. Plantó un 4-1-4-1 en el campo con Marc Manchón entre líneas para interceptar todos los balones que superaran la primera línea de presión.

Así aguantó el Espanyol durante varios minutos, pero un disparo lejano de Alasana Manneh sorprendió al portero Pol Agustí y adelantó a la academia catarí. No obstante, apenas un minuto más tarde, el Espanyol respondió con un gol a balón parado. Una falta lateral sacada por Campuzano se acabó colando en la portería de Babacar Niasse y compensó de este modo el gol anterior de Aspire.

Sin embargo, Aspire Football Dreams anotó poco antes del descanso el 1-2 que acabaría siendo definitivo. El Espanyol fue incapaz de despejar un córner lanzado hacia el primer palo a baja altura y Jean Jules, en el área pequeña, sólo tuvo que empujar el balón a la red. A partir de entonces el Aspire pasó a controlar más la posesión, arriesgó menos y buscó que el Espanyol diera un paso hacia delante. Pasaron los minutos y, aunque los de Dani Fernández empezaron a presionar un poco más arriba, tuvieron muy pocas oportunidades en la segunda mitad. Además, Aspire llegaba con peligro cada cierto tiempo porque o bien robaban y contragolpeaban o bien generaban ocasiones por desequlibrio puro de alguna de sus individualidades. Aun así, su mayor figura durante el torneo, Henry Ckukwuemeka Onyekuru, jugó tocado y apenas participó.

Al tener el balón menos tiempo del que habrían deseado, las figuras blanquiazules no pudieron destacar. Aspire apretó a Melendo, que no pudo aparecer, y Campuzano siempre tenía que pelearse con uno de los centrales africanos de la academia catarí, mucho más fuertes y rápidos. Tuvo opciones reales hasta el final, sobre todo en caso de provocar alguna falta en campo contrario, pero no estuvo cerca.

Aspire Football Dreams se impuso finalmente y ganó de forma merecida el título de la categoría cadete. A pesar de haber pasado por partidos complicados en los que sus rivales les han incomodado, han superado todos los obstáculos y han impuesto su calidad sobre los demás. En la final volvieron a ser superiores y minimizaron la mayoría de virtudes de su rival. Poco a poco la academia Aspire va formando generaciones competitivas y dentro de unos años van a tener a futbolistas para competir al máximo nivel.

Reacciones de ambos entrenadores tras la final.

Related posts

Deja un comentario

*