El fútbol virgen, el juego por amor al juego

El MIC 2013 ha arrancado esta mañana en Palamós y MI no ha querido perdérselo. Es una oportunidad que no podemos desaprovechar. Uno de los torneos de fútbol base más prestigiosos del mundo se disputa a pocos kilómetros de nuestras casas, a una hora y poco más del estudio central desde el que hacemos Marcador Internacional todos los sábados. Ya hemos estado presentes otros años, pero esta vez queríamos vivirlo desde el primer día. Porque Juanjo Rovira, su director, nos había hablado mucho de ese espíritu especial que se percibe el miércoles y el jueves, cuando los equipos de los pueblos de las comarcas que acogen el campeonato están compitiendo contra conjuntos tan potentes como la selección de Brasil o la Aspire Academy. Son partidos que representan exactamente aquello que MI siente como su propia esencia: un interés profundo por el fútbol a todos los niveles y en todos los rincones; una atracción al mismo tiempo por lo más internacional y por lo más local. Campos modestos, juego por amor al juego, espectadores que no buscan ganar o perder: solo disfrutar de la belleza que también se encuentra en juveniles regionales.

El año pasado, Aspire confirmó con su triplete que su proyecto está cada vez más cerca de hacer ruido en la élite. Brasil llegaba con Adryan como estrella pero no deslumbró: un poco anticipando lo que ocurriría en el Sudamericano sub-20 de este año, en el que la canarinha quedó eliminada en la primera fase y  no consiguió el billete para el Mundial de Turquía. La decepción fue tremenda y provocó una revolución en la estructura del fútbol formativo de la CBF. La primera consecuencia es la ausencia del juvenil en este MIC. Sin embargo, Brasil sí viaja a la Costa Brava con su cadete. En esa categoría, un Neymar aún no mediático -y con un peinado bastante más discreto, absolutamente relegado a un segundo plano por el impacto de un Filipe Couthinho fellainizado– empujó a Brasil hacia un triunfo espectacular y consiguió que su nombre empezara a sonar al otro lado -éste- del Atlántico.

cropped-dsc_1490.jpg

Son solo dos nombres que los espectadores del MIC pudieron conocer mucho antes de que la televisión los proyectara a la fama global. Algún chico de Cardedeu o de Palamós probablemente intentó quitarle un balón a Neymar en aquel 2008, y aún se acuerda cuando ve al Santos en las madrugadas de fútbol sudamericano. Quizá incluso consiguió robárselo. ¡Ay! Es el fútbol virgen, el que no ha pecado aún, el que no ha sido pervertido por los focos ni las etiquetas. Este blog pretende ser un relato de cinco días en la Costa Brava viendo a jugadores por descubrir. No se me ocurre mejor forma de pasar la Semana Santa.

Related posts

4 comments

Mi hijo, jugador de la UE Castellar (Barcelona) estuvo el año pasado compitiendo en categoría infantil y siempre recordará que jugó contra el R.Madrid y tal vez contra algún futuro crack, es una experiencia maravillosa, es verdadero futbol.

Jugadores en edades formativas algunos de ellos con mucho talento,el MIC es un escaparate mundial excepcional para ver grandes jugadodes en muy poco tiempo .Felicitar a todo el equipo humano que hacen posible que año tras año difrutemos de este gran espectaculo,y a su director Juanjo Rovira.Anims!!!!

Deja un comentario

*