La decepción brasileña

Hemos dejado para los últimos días de reflexión del blog la decepción de la selección brasileña en la categoría cadete, pues no fue capaz de alcanzar los cuartos de final del MIC. En su día hablamos del Vitória, equipo que eliminó a la canarinha, pero no de los mejores futbolistas de esta selección brasileña y las distintas causas que pueden explicar su eliminación. El seleccionador Caio Zanardi escogió a un equipo formado exclusivamente por futbolistas nacidos en 1998 (cadetes de primer año) y, por tanto, menores que la mayoría de sus rivales. Una plantilla formada para preparar el Sudamericano sub 15 que se disputará este año.

Esto se notó en los partidos de mayor exigencia, como ante Vitória, por las dificultades que tenía Brasil para aguantar contra los rivales más físicos e intensos, pues no estaba a la altura ni era capaz de controlar el ritmo cuando le interesaba. Además, la selección brasileña sufría en cada jugada a balón parado porque sus dos porteros eran incapaces de imponerse en los balones aéreos.

Sus futbolistas no eran tan maduros, pero aun así tenían una calidad individual superior al 95% de los equipos cadetes que participaron en el MIC. La mayoría de partidos, de hecho, los ganaron por la superioridad técnica de alguna de sus figuras. O bien una de ellas rompía el partido con una jugada individual o bien se juntaban dos o tres futbolistas cerca del área para generar alguna ocasión de peligro. Colectivamente, Brasil no funcionó bien. Sin embargo, dejó cuatro nombres a destacar:

Pepê: El dorsal número 8 de Brasil era, de inicio, el futbolista más llamativo. Centrocampista alto y muy elegante, siempre escoltado por un futbolista de mayor trabajo, posee una conducción formidable. Lleva el balón pegado al pie, sortea a los rivales con facilidad y luego lo suelta cerca del área. Bastante preciso en el pase, pero le falta llegar con mayor peligro al área para ser un futbolista más completo.

Jairo: El mediapunta del equipo fue una de sus piezas más llamativas. Seguramente sea el mejor jugador del equipo, el más determinante. Es un futbolista muy bajito y aún está algo blando para sobrevivir a los choques, pero tiene una zurda tan precisa que marca diferencias. Los pases, medidos y con la pausa necesaria, siempre llegan a su destinatario y su golpeo es notable. Regatea bastante bien en corto, pero lo más importante es que siempre piensa en el colectivo. Jairo prefiere buscar el pase a la conducción y el regate.

Leonardo Lima: Extremo por banda izquierda cuyo físico recuerda al de Alexis Sánchez. Futbolista bajo pero bastante fuerte y potente, hábil y efectivo en el regate. Como que juega a pierna cambiada, le  gusta buscar zonas de remate próximas al área. Acabó anotando varios goles a lo largo del torneo.

Richard: El futbolista estéticamente más llamativo de Brasil. No fue un titular fijo, pero fue el suplente con más minutos de la plantilla. Extremo zurdo que partía por la banda derecha, casi siempre  buscando la diagonal hacia dentro. Completó múltiples regates imposibles a una velocidad asombrosa, y de vez en cuando sorprendía buscando la línea de fondo. Jugador extremadamente habilidoso que debe pulir su juego en el futuro.

Related posts

Deja un comentario

*