Once ideal en categoría juvenil

De la misma manera que en la categoría cadete, mimic2013.com también muestra su once ideal en juveniles. Mucha variedad y dificultad. Lástima que sólo puedan entrar once. Vamos con un 4-3-3 y lo forman los siguientes jugadores:

—————————Mohamed Chaoui———————–

David Inurria— Lucas Santos— Unai Bilbao— Miguelón

————Serigne Niang—David Pérez— Marc Gelmà——–

Mamadou Sylla “Dudu”— Moha Traoré— Manu Viana——-

Mohamed Chaoui (Figueres): Proclamado el mejor portero de la categoría. Sus paradas resultaron ser claves para que el Figueres se plantara en semifinales contra todo pronóstico.

David Inurria (Sevilla): Uno de los elementos interesantes a seguir del juvenil hispalense. De corta estatura pero incansable. Es rápido, con buena técnica y desparpajo. David se incorpora al ataque con frencuencia sin dejar desguarnecida la defensa. El extremo de turno se encuentra siempre con una dura piedra de toque.

Lucas Santos (Salvador): Central tremendamente rápido y expeditivo. Con buena salida de balón, en ocasiones arriesga en zonas peligrosas o con rivales enfrente, pero suele salir siempre airoso. Lucas tiene esa sangre fría para salir jugando desde atrás a pesar de la oposición. Además, fija muy bien a los delanteros con su contundencia en el marcaje, hasta el punto de hacer que pasen inadvertidos por su intimidación.

Unai Bilbao (Athletic Club): El jefe de la defensa bilbaína. Alto y con mucha corpulencia. Tras formarse en el Barakaldo, hace unos dos años que llegó a la cantera de Lezama. Mide 1,90 y es zurdo. Aunque ha sido alineado en alguna ocasión como lateral, su posición fetiche es el eje de la zaga. Internacional en categorías inferiores, novias de gran calibre no le han faltado ni le faltaran. Gran porvenir para el internacional sub 17.

Miguel Juan Llambrich (Villarreal): Un diestro jugando en la izquierda por necesidad. La lesión de un compañero obligó a Miguelón, como le conocen futbolísticamente, a actuar a pierna cambiada durante todo el torneo. Sin embargo, fue capaz de suplir ese hándicap sobradamente. Incansable. Es un lateral con una velocidad endemoniada. Casi parece un carrilero. No es muy alto ni corpulento, pero su intensidad y agilidad le hacen imponerse con cierta facilidad a los rivales. Al poco de fichar por el Villarreal fue elegido mejor jugador de un torneo infantil que se disputó en Italia.

David Pérez (Gramenet): Es el cerebro del juvenil colomense. Alto y espigado, con clase y elegancia en la conducción. A veces puede parecer algo lento en carrera pero esta posible deficiencia la suple con un gran manejo del balón. No se complica, lo hace fácil. Su hablidad le permite llevar el balón pegado al pie. Por momentos parece que lleve pegamento en sus botas. Calidad y visión de juego exquisitas. Siempre está en el sitio.

Serigne Fallou Niang (Aspire Football Dreams): Internacional Sub 17 y Sub 20 con Senegal, fue el que manejó los hilos de la medular del equipo catarí. Su perfil no es sólo físico. También destaca por su manejo del balón. Bascula muy bien, sabe cuando ha de cambiar el ritmo o dar pausa. Cuando hay que buscar el último pase y cuando hay que mantener la posesión. Con vocacion ofensiva y cintura en el uno contra uno, domina sobradamente las supeficies de su pie derecho. Busca muy bien el pase entre líneas, al espacio.

Marc Gelmà (Villarreal): Indiscutible en la zona de creación amarilla. Su míster Javi Sanchís, lo define como “muy buen futbolista”. Mantiene siempre la posición. No conduce en exceso ni se prodiga demasiado en ataque. Control, uno o dos toques. Lo hace todo muy fácil. Todo tiene sentido. No se pone nervioso pese al acoso del rival. Brillante futuro para el ex-mediocentro del Espanyol que ahora busca triunfar vestido de groguet.

Mamadou Sylla “Dudu” (Espanyol): Mediapunta de origen senegalés con gran capacidad física y técnica. También puede jugar como delantero. Él y Moha combinan potencia y habilidad en la punta. Son un peligro constante para las defensas rivales. Habilidoso en el uno contra uno y tremendamente potente en el salto de cabeza. En la final hizo gala de esta virtud convirtiendo el primer tanto blanquiazul con un testarazo a la salida de un córner.

Manu Viana (Villarreal): El típico mediapunta no muy alto pero muy fino con el balón en los pies. El clásico “10”. Y encima zurdo, con buen golpeo a media distancia y a balón parado. Buena visión entre líneas, habilidoso y rápido. Muy vertical y combinativo con el resto de la línea ofensiva. También destaca en jugada individual. Su equipo, del que es capitán, no pudo adjudicarse el trofeo de campeón pero él se llevo el de mejor jugador de la categoría. No se esconde, tira del carro en momentos compliados. Otro gran talento de la cantera amarilla.

Moha Traoré (Espanyol): Se complementa a la perfección con “Dudu”. Un nueve de mucha corpulencia, rapidez y talento. En el club hay muchas esperanzas depositadas en el ex jugador del CF. Badalona. Ya ha debutado con el filial. En ocasiones algo fallón en el mano a mano de cara a puerta pero necesita vigilancia en defensa. No se le debe quitar el ojo de encima. Se trata de un portento en el cuerpo a cuerpo que debe afinar su puntería. Aún así, hablamos de un goleador nato.

Entrenador/es, Sergio Piña (Espanyol) y Javi Sanchís (Villarreal): Tándem de entrenadores. El primero por saber manejar a su equipo durante el torneo. Fueron de menos a más. En una primera fase discreta ante equipos bastante inferiores, supieron ponerle una e incluso dos marchas más a la hora de la verdad. Sinceramente, tras el primer partido que les vi (Espanyol 3-2 Kawasaki), no apostaba porque al final se alzaran con el título. Fueron capaces de quitarle al Villarreal su mejor arma, el balón. Chapeau. Por su parte, el técnico amarillo gestionar su equipo hacia una final inesperada por las piedras que encontraron por el camino. Lesiones, llegada de hombres importantes con el torneo en marcha y el desgaste acumulado, mermaron la capacidad de uno de los equipos más jóvenes y vistosos de la categoría. El gran detalle se dio en la final. A pesar de sólo ir perdiendo por un gol a cero, Sanchís decidió dar entrada a los menos habituales para premiarles por su trayectoria. Tiró la toalla con el marcador abierto. Una lección de fútbol formativo en chicos con un brillante porvenir.

Related posts

Deja un comentario

*