Previa del RCD Espanyol-Villarreal CF, la gran final juvenil

La jornada de este sábado nos dejó unos emparejamientos en semifinales entre el Espanyol, tras vencer al Sevilla en Octavos, y el Figueres, superando al Salvador de Bahía brasileño. Mientras tanto el Athletic hizo lo propio ante el vigente campeón, el Aspire Football Dreams, tomándose la revancha del pasado año en categoría cadete; y el Villarreal derrotó a la Gramanet en la tanda de penaltis.

En semifinales, los blanquiazules ganaron con relativa comodidad al equipo gerundense (0-2). Por su parte, el submarino amarillo pasó por encima de los leones en un partido vibrante que se decidió por la mínima. De esta manera, a las 12h tendremos final española en la categoría juvenil entre el Espanyol y el Villarreal, dos de las canteras más prolíferas de nuestro fútbol.

Ambos conjuntos se plantan en la final tras mantenerse invictos en todo el torneo. Los chicos de Sergio Piña han ido de menos a más a lo largo del campeonato. Su arranque fue algo dubitativo, con varias victorias por la mínima ante tres equipos, a priori, muy inferiores (2-1 vs Lloret, 2-1 vs TRP y 0-1 vs Palafrugell). También acabaron pidiendo la hora ante el Kawasaki, después de ir ganando 2-0 y 3-1 durante el transcurso del partido. Sin embargo lo mejor ha llegado en las eliminatorias. Superaron con relativa solvencia a Sevilla en cuartos y a Figueres en semifinales.

Los groguets de Javi Sanchís empezaron superando con amplia comodidad al Cassà (5-0) y al Sakuyo (4-0). Entre medio, el Farners les plantó cara (0-1), aunque sólo la falta de puntería les privó de reflejar un resultado más amplio. Teniendo en cuenta que hablamos de uno de los equipos más jóvenes de su categoría, fueron superiores al portentoso Sport Norte América (2-1). El resultado que lograron ante el Tossa (0-1) fue engañoso, pues el dominio amarillo fue absoluto en un partido totalmente controlado por su parte. En cuartos, sufrieron ante una correosa Gramenet que fue inferior en el primer tiempo, pero que, tras igualar la contienda, puso en aprietos a los castellonenses (1-1). Una gran actuación del meta Borja Pérez les encumbró hacia la semifinal (3-2p), donde les esperaba el Athletic Club. Partido trepidante que acabó por la mínima (0-1).

Una de las claves de la final puede estar en el plano físico. Y no sólo por el hecho de haber disputado nueve partidos en apenas cuatro días. A pesar de la juventud, el desgaste a estas alturas también empieza a hacer mella en los últimos encuentros y el depósito de gasolina llega en la reserva, tal vez. En cualquier caso, la diferencia física de la que hablamos es en cuanto a la edad y corpulencia de unos y otros, pero no es tan trascendente como en categorías de chicos incluso menores.

El bloque blanquiazul cuenta en sus filas con mayoría de jugadores nacidos entre el 94 y el 95 (18-19 años). Algunos de ellos muy corpulentos, como el lateral derecho Carlos Albarrán que incluso ha jugado con el Espanyol B, y sobre todo el central Eric Bertrand, el enganche Mamadou Sylla y el punta Moha Traoré, ex del CF Badalona también debutante con el filial. Futbolistas altos, espigados y de mucha potencia física. Contra esto, entre otros elementos interesantes en las bandas, tendrá que luchar el joven conjunto amarillo. Con una plantilla que oscila los 17 años de edad en gran medida, intentará imponer su juego de toque para contrarrestar la inferioridad en el cuerpo a cuerpo. Sus grandes bazas pueden estar en la interesante pareja de medios centros (Marc Gelmà e Ivan Orts) y en la tremenda movilidad y calidad en su zona de tres-cuartos con Manu Viana, Raúl Ramos y los internacionales Pedro Martínez y Mario González. Su gran verticalidad y peligro en espacios cortos es el arma más preciada del Villarreal en una final (Palamós, 12h) que pondrá el cierre a la 13ª edición del torneo de futbol base más prestigioso del mundo.

Related posts

Deja un comentario

*