Cuando lo extraordinario resulta normal

Aspire celebra web

Lo normal sería que Aspire Football Dreams ganara la final cadete del MIC con comodidad y alzara su cuarto título consecutivo. Pero lo normal hubiese sido que el Villarreal hubiese derrotado a Alboraya en la semifinal y se hubiera plantado en Palamós. De hecho, lo normal hubiese sido que la trayectoria del equipo valenciano hubiese acabado en Sils, el sábado por la mañana, ante el Espanyol, del mismo modo que debería haber terminado la aventura del Volendam en dieciseisavos contra el Valencia. A diferencia de otras ediciones, la competición cadete nos está dejando inesperadas sorpresas. Tantas como que el Alboraya, séptimo clasificado de la liga nacional cadete en la Comunidad Valenciana, esté en la final del MIC. Lo normal sería que Alboraya compitiese pero no ganase.

Así pues, Aspire Football Dreams es favorita. Muy favorita. Tanto por la tendencia de las últimas temporadas como por el fútbol desplegado a lo largo del torneo. Aunque también es cierto que, con la excepción del Sevilla, tampoco se ha enfrentado a tantos rivales de exigencia. Su camino hasta las rondas finales ha sido relativamente cómodo, lo que les ha permitido dosificarse en un torneo en el que la fatiga suele hacer mella en los últimos días, pues los futbolistas acumulan muchos minutos en sus piernas. A priori, la única duda es el mediocentro Conte, destacadísimo en los primeros choques, que se ha perdido los últimos partidos por lesión. En cuartos, ante el US Region, saltó con la eliminatoria sentenciada y apenas cinco minutos después volvió a salir, incapaz de jugar con normalidad. Una pena, aunque el guatemalteco Brolin Valdizón ha cubierto su baja con acierto, tocando sin complicarse y dotando a su equipo de equilibro en la parcela central. Porque no todos son africanos. Brolin procede de Guatemala y el lateral derecho, Carlos Martínez, de Costa Rica.

Artículo relacionado: Acabemos con el mito africano

Brolin Aspire - MarcadorInt

Brolin Valdizón, mediocentro guatemalteco de Aspire.

En cualquier caso, es una incógnita ver cómo responderá Aspire ante el planteamiento conservador previsto en Alboraya. Los valencianos se encerrarán, concederán pocos espacios entre líneas y dificultarán la progresión del vigente campeón en campo contrario. Pero, a diferencia de las dos rondas anteriores, el estadio de Palamós es más ancho y largo que los campos de Sils y Llagostera, lo que supondrá un reto añadido para Alboraya y permitirá al Aspire abrir más el juego con laterales y extremos e intentar sorprender a la espalda de la zaga rojinegra. En carrera, Aspire tiene todas las de ganar por la velocidad de sus puntas. Si los extremos encaran por fuera, si las ayudas no llegan a tiempo, también pueden inclinar la balanza. Ahí se presume importante el rendimiento de Aboubakar Karamoko, imprevisible atacante de Aspire y uno de los hombres más inspirados de la academia a lo largo del torneo.

También pesará el acierto goleador de Aspire FD. En algunos choques hemos visto cómo generan muchas ocasiones de gol pero transforman menos de las que deberían. Katana viene jugando como delantero centro en los últimos choques, pero le falta instinto matador y es un factor importante del que se puede aprovechar Alboraya. Los valencianos, a priori, no concederán muchas oportunidades, por lo que su rival debe aprovecharlas al máximo. Aunque, sin embargo, también dispone de otro recurso muy peligroso como los disparos lejanos, que son otra forma efectiva de abrir la lata.

Alboraya celebra final web - MarcadorInt

Alboraya se ha metido en la final contra todo pronóstico.

Otro interrogante sobre el choque es cómo Alboraya intentará hacer daño a Aspire. Dispone de las acciones a balón parado, donde todo se iguala, y también de los contraataques. En Palamós le costará mucho más cruzar el campo sin que las balas de Aspire los atrapen antes, sobre todo los dos defensores centrales. Pedro Martínez y Alberto Herrero, atacantes que combinan velocidad y clase, serán clave para que Alboraya respire y no pase todo el choque en su campo. Lo normal sería que no aguantaran 50 minutos ante el vigente campeón. Aunque, quizás, lo normal es que no todo ocurra tal y como estaba previsto.

La final se jugará en Palamós a las 9:45 del domingo

Related posts

Deja un comentario

*