Sin final

Villarreal decepción web

Villarreal y Sevilla son dos equipos cuyo paso por el MIC, en categoría cadete, ha dejado un magnífico sabor de boca. Ambos han desplegado un fútbol vistoso, asociativo y creativo, y han exhibido a varias individualidades de futuro. Sin embargo, no se han clasificado para la final. El submarino amarillo no pudo superar el muro del Alboraya, que aguantó el 0-0 y se llevó el billete para la final en otra agónica tanda de penaltis. El equipo valenciano superó al Villarreal a base de orden, en un partido similar al que protagonizaron contra el Espanyol en Sils, aunque con menor dureza. Por su parte, el Sevilla cayó ante Aspire Football Dreams en un choque de resultado ajustado (1-0) que el vigente campeón de la categoría pudo vencer con mayor comodidad de haberse mostrado más eficaz de cara a portería. No obstante, las sensaciones han sido positivas.

Villarreal

Una de las grandes virtudes del cadete dirigido por Pepe Alcaide, más allá de su propuesta asociativa, ha sido la profundidad de plantilla y la polivalencia de varios de sus futbolistas. Todos los jugadores han participado en casi todos los partidos sin que el nivel del equipo se haya resentido por ello. Además, también llama la atención que se haya despedido del MIC sin encajar un solo tanto a lo largo del campeonato. Su dominio de la posesión le permitía colocarse sobre el césped tal y como le interesaba para luego presionar con agresividad ante cada pérdida de balón. Así el Villarreal ha completado varios encuentros jugando mayoritariamente en campo contrario, sin permitir que los rivales salieran con la pelota controlada. En el caso que superaran la primera presión, los centrales han respondido muy bien. En especial el capitán Diego González, intenso en el marcaje, duro en el choque y atento en la anticipación. El central groguet ha completado una semifinal sensacional que ha terminado con un sabor amargo, pues Diego disparó el penalti decisivo por encima del larguero. En el choque definitivo contra el Alboraya, además, el Villarreal ha hecho gala de la polivalencia de sus piezas alineando un 3-4-3 que le permitía acumular muchos hombres en campo rival, tanto por dentro como por fuera, para intentar abrir la zaga valenciana.

Diego González Villarreal - MarcadorInt

Diego González, central del Villarreal.

Por delante de la defensa, el centrocampista más fino con el balón a lo largo del MIC ha sido Eric Primo. Aunque en algunos partidos Alcaide ha optado por jugadores con mayor presencia física, como Diego Lama o Carlos Moliner, Eric es el jugador más ágil para recibir, girarse ante presión y filtrar un pase que supere a varios rivales. Por las bandas, Iván Martín, Luis Hernáiz, el polaco Bartek y el surcoreano Ahn June-Hyuk se repartieron los minutos con bastante equidad. Todos ellos se mostraron desequilibrantes y destacaron en alguno de los partidos, aunque cabe destacar la magnífica labor del internacional español Iván Martín en la semifinal contra Alboraya. Elegante y demoledor en el uno contra uno, firmó varias acciones de categoría. Algunos de estos futbolistas, además, jugaron en punta en el 4-4-2 del Villarreal junto a Oumar Camara o Antonio Lara. En definitiva, solo se les puede achacar la falta de puntería ante Figueres o Alboraya, los dos únicos partidos que no han podido ganar en el torneo. Por esto Pepe Alcaide, técnico del Villarreal, se mostró muy satisfecho con la actuación de sus chicos tras la eliminación en semifinales.

Luis Martín Villarreal - MarcadorInt

Luis Martín.

Sevilla

Sensaciones muy similares transmitió el Sevilla de Jesús Galván. Fue un equipo muy convincente a nivel colectivo, sobre todo con balón, y cuajó varios partidos maravillosos. Los sevillistas destacaron por el peligro que generaron por las bandas y por la cantidad de hombres que cargaban el área en cada acción de ataque. Sin balón se mostró menos sólido que el Villarreal, pero también pareció un conjunto algo más contundente de cara a portería, con muchos futbolistas capaces de marcar con cierta facilidad. Aunque la sensación fueron sus dos futbolistas de banda derecha: Javier Pérez, lateral, y Alejandro Pozo, extremo. Se compenetraron a la perfección y crearon multitud de ocasiones de gol por ese flanco, como si de Dani Alves y Jesús Navas se tratara. El lateral supuso un dolor de cabeza con sus constantes incorporaciones por el costado derecho y Pozo se marchaba hacia dentro y hacia fuera con una facilidad pasmosa. Lo sufrió especialmente Aspire en los primeros minutos de la semifinal, cuando todo el peso ofensivo del Sevilla se orientó hacia ese lado del campo.

Pero el Sevilla no fue solo la banda de Pérez y Pozo. El balón circuló a buena velocidad en la mayoría de partidos gracias a la calidad de Carlos Fraile y José María Arias, interiores o mediapuntas finos, capaces de combinar al primer toque, regatear a más de un rival y filtrar pases peligrosos. Con ellos sobre el césped, el Sevilla no tuvo ningún problema para derrotar a los rivales que se replegaron en su propio campo. Además, en la línea ofensiva también destacó José Antonio Cuadrado, futbolista de banda izquierda, normalmente el encargado de culminar las acciones que se iniciaban por el perfil diestro del ataque hispalense. Sin embargo, sufrió en el tramo final del partido de cuartos ante Volendam y le costó contener el poderío ofensivo de una Aspire que llevó la iniciativa y dominó el balón durante más minutos en la semifinal. Pero, pese al buen juego desplegado, ni Sevilla ni Villarreal disputarán la final de este domingo en Palamós. Como tampoco lo hará el Espanyol, otro equipo que gustó, dejó notables individualidades y cayó esta mañana contra Alboraya.

7 Pozo Sevilla - MarcadorInt

Pozo, extremo derecho del Sevilla.
Fotos: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

Related posts

Deja un comentario

*