Once ideal del MIC en categoría cadete

Sergio condueix editado

El Nàstic de Tarragona se proclamó campeón del MIC en categoría cadete después de derrotar al Espanyol contra todo pronóstico en la final, y habiendo eliminado antes al Barcelona. El conjunto tarraconense, por tanto, está representado con un par de futbolistas en el once ideal del torneo, aunque gran parte de su fortaleza se edificó en la solidez colectiva a nivel defensivo. Espanyol, Villarreal, Barcelona y Aspire Football Dreams completan el once ideal de esta categoría.

Artículo relacionado: Once ideal de la categoría juvenil

MIC 2016 cadete - Football tactics and formations

Mario Méndez (Nàstic)

El guardameta del Nàstic fue uno de los hombres decisivos para que los tarraconenses alcanzaran la final contra el Espanyol. E incluso dejó alguna buena intervención frente a los pericos. Fue el portero que disputó normalmente las segundas mitades, y transmitió más seguridad que el titular, Sergi Andreu, que sufría más en el juego aéreo. En el caso de Mario, se mostró más seguro en la estirada y en las acciones a balón parado, frenó al Barcelona cuando más apretó y fue decisivo en las tandas de penaltis frente a Badalona (cuartos) y Barça (semis). Por todo esto la organización le otorgó el premio al mejor portero del torneo en categoría cadete.

Mario Martínez obtuvo el premio de mejor portero.
Mario Méndez obtuvo el premio de mejor portero.

Víctor Gómez (Espanyol)

Dentro de que el Espanyol fue un club que rotó mucho a sus futbolistas, Víctor Gómez cuajó una buena actuación en líneas generales. Es un lateral pequeño, pero especialmente rápido y profundo en ataque. Le gusta incorporarse y participar en el juego ofensivo cuando su equipo tiene el balón y al mismo tiempo su velocidad le permite llegar a tiempo a la hora de defender y corregir situaciones más o menos comprometidas. Puede sufrir en el choque y en el juego aéreo, pero en un torneo en el que no brillaron demasiados laterales su actuación fue bastante convincente. Además, estuvo bastante bien en la final de Montilivi. El agresivo e intenso Izan Morcillo, del Villarreal, sería otro candidato.

Vadik Murria (Villarreal)

El líder de la defensa del Villarreal. Es un central fuerte físicamente y muy contundente en la mayoría de acciones, pues no suele quedarse a medias cuando la situación requiere despejar el esférico. Es rápido para asistir al lateral y cortar contragolpes si el equipo defiende lejos de su área. Cuando el Submarino Amarillo tiene que salir jugando también ofrece posibilidades de sacar la pelota, sea con pases a los centrocampistas o pequeñas conducciones. Va bien por alto y mantiene la concentración a lo largo de los partidos, pues no ha cometido ningún error grosero a lo largo del campeonato. Formó una buena pareja con Víctor Gómez.

Salim Diaby (Aspire Football Dreams)

Uno de los mejores futbolistas de la academia Aspire lo vimos en el eje de la defensa. Es un central muy elegante con el balón en los pies, característica que llama la atención. Diaby ofrece la posibilidad de salir jugando con pases largos muy precisos o conducciones con las que divide a los adversarios, pues técnicamente es mejor que la mayoría de centrales de su edad. La otra gran virtud de Diaby es la velocidad en carrera. Aspire FD es un equipo que se pasa la mayoría de partidos atacando, por lo que se le exige defender muy lejos de su área. Y Diaby no tiene ningún problema con este escenario, pues es una bala en carrera y es prácticamente imposible ganarle en velocidad a campo abierto. Esto puede dejar de suceder en futuras etapas de su carrera, pero a día de hoy es así. También le gusta anticipar cuando tiene ocasión.

Diaby Aspire - MarcadorInt
Salim Diaby ordena a sus compañeros.

Gregorio Medina (Villarreal)

Lateral o extremo según las circunstancias, actuó normalmente en la línea defensiva del Villarreal. Es un lateral de notable toque de balón, cuyos pases son precisos y le permiten dotar al equipo de salida por el flanco izquierdo de la defensa. Goyo recorre bien la banda y lee los movimientos del extremo para ocupar los espacios oportunos. Cuando llega a la línea de fondo alterna centros muy buenos con otros de menos precisos, pero sus envíos suelen generar peligro. En defensa es bastante intenso, aunque le falta cuerpo para competir con alguno de los futbolistas más físicos del campeonato.

Sergio Gómez (Barcelona)

El mejor jugador del MIC, de largo. Es uno de los futbolistas más desequilibrantes del campeonato, capaz de desequilibrar un partido en cualquier momento. Su paleta de movimientos es notable a sus 15 años. Parte normalmente desde la banda izquierda, pero también puede jugar de interior en el 4-3-3. Se ofrece entre líneas para recibir la pelota a la espalda del centro del campo rival. Es rápido en el giro en espacios reducidos, por lo que puede sacar ventaja de toda recepción entre líneas, y al mismo tiempo es un chico con desborde en situación de uno contra uno en banda. Le gusta participar en el juego y entrar en contacto con el balón. A veces, incluso, le gusta tanto participar que abandona la banda cuando el partido exige paciencia para abrir el juego por los flancos. Pero también puede mejorar: a veces retiene el balón en exceso, sobre todo en las conducciones, y usa poco la pierna derecha. Eso sí, en la semifinal contra el Nàstic mostró una personalidad notable para pedir el balón cuando a la mayoría de compañeros les quemaba el esférico en los pies.

Sergio Gómez.
Sergio Gómez, MVP del MIC en categoría cadete.

Alejandro Orellana (Barcelona)

El mediocentro del Barcelona fue uno de los jugadores más vistosos del torneo. Ejerció de “4” en el conjunto azulgrana, donde formó una buena sociedad con Sergio Gómez y Lucas de Vega, y se convirtió en el gran referente de los culés. De hecho, las dos peores actuaciones del Barça en el torneo se explican en gran parte por su participación en esos partidos. Se perdió el choque de octavos frente al Eupen por un mareo que lo dejó fuera de combate durante varias horas y el Nàstic neutralizó en gran medida al Barcelona cuando lo anuló con un pegajoso marcaje al hombre. Precisamente ese es uno de sus problemas: Jandro sufrió para zafarse de una marca individual, pues es un jugador con enorme capacidad para organizar el juego, ordenar a sus compañeros y filtrar primeros pases, pero que no siempre ejecuta tan rápido como debería cuando dispone de poco tiempo para pensar y pasar.

Jandro Orellana.
Jandro Orellana.

Iván Gil (Espanyol)

Este centrocampista seguramente fue el futbolista más regular del Espanyol durante todo el torneo. Entre las múltiples rotaciones que hizo el Espanyol, cuyo once inicial cada día fue distinto al anterior, Gil fue prácticamente un fijo. A pesar de haber salido recientemente de una lesión, se le vio bastante bien a nivel de ritmo, por lo que intuimos que todavía puede dar más de si. Es un centrocampista de toque, bastante menudo. Es elegante en el control de la pelota y dinámico. Se ofrece en campo propio y aparece cerca del área rival para filtrar el último pase. Su golpeo para centrar y pasar es notable, aunque tampoco se prodiga mucho en los disparos ni dejó jugadas de regates imposibles.

David Álamo (Espanyol)

A nivel técnico posiblemente Álamo sea el mejor futbolista del Espanyol. Dosificado a lo largo del torneo con especial mimo, cuajó una buena final, sobre todo en la primera mitad. Es un centrocampista muy elegante en la conducción y fino en el regate, que puede partir tanto desde la banda como de interior en el 4-3-3 blanquiazul. Toca el balón con ambas piernas, aunque prefiere la diestra, y eso le garantiza salir hacia los dos perfiles cuando está presionado. Esta virtud lo convierte en un futbolista poco previsible, y además su capacidad para superar rivales mediante regates es elevada. Es el chico con mayor capacidad de desequilibrio a nivel individual, aunque en ocasiones también desconecta de los partidos o se pierde entre protestas y ganas de provocar faltas.

Javi Álamo se apagó en la segunda mitad.
Javi Álamo fue titular en la final del MIC.

Guillem Martínez (Nàstic)

El héroe del Nàstic. Expulsado en la semifinal por doble tarjeta amarilla, el ariete se redimió con una final espectacular en la que anotó los dos goles que dieron el título al equipo tarraconense. Puede jugar tanto en punta como en una banda. Solidario en defensa, no ha desentonado cuando le ha tocado trabajar cerca de la línea de cal para dar equilibrio a su equipo en los partidos más complicados. Al mismo tiempo, como punta es un futbolista profundo y especialmente rápido, que ataca bien los espacios para aprovechar los balones que solían peinar sus compañeros en el estilo de juego directo que practicó el Nàstic en las citas más exigentes.

Isaac Nuhu (Aspire Football Dreams)

Nadie desequilibró tanto como Nuhu en Aspire Football Dreams. Extremo izquierdo tremendamente rápido y demoledor en el cambio de ritmo, recordó a lo que vimos en Karamoko el año pasado, también con el 17 a la espalda de Aspire FD. Su extraordinaria aceleración le permite dejar atrás a los defensas con enorme facilidad, incluso cuando arranca en estático. Diestro, es capaz de irse hacia dentro para buscar asociarse o hacia fuera para pisar la línea de fondo y poner el centro hacia atrás. Su rapidez de piernas también le permite ejecutar cambios de dirección y maniobras técnicas que dejan atrás a sus adversarios y aportó una cuota de gol más que interesante. Los últimos partidos los jugó en punta para castigar los espacios ante rivales que buscaban proponer mediante la posesión del esférico.

Isaac Nuhu celebra el gol frente al Villarreal, en cuartos de final.
Isaac Nuhu celebra el gol frente al Villarreal, en cuartos de final.
Otros futbolista destacados:

Entre los arqueros a tener en cuenta merece la pena apuntar a Ryan Mullen (portero, Celtic), que se mostró especialmente sólido en el juego aéreo. En el Barcelona, el capitán Arnau Comas (central) mandó en la zaga azulgrana, del mismo modo que Aleix Ruiz (central) lo hizo en el Nàstic y Max Potter (central) en la cel Celtic. Entre los centrocampistas hay que rescatar a Manu Navarro (Móstoles), Carlos Beitia (Villarreal), Lucas de Vega (Barcelona) y David Agbo (Aspire FD). En las bandas destacaron el inteligentísimo Javier Comeras (Villarreal) y el técnico Jorge Galdón (Villarreal), además del punzante y profundo Alexis Modica (Eupen). Arriba marcaron diferencias tres delanteros que se han quedado fuera del once: Dani Ribelles (Espanyol), Konan N’Dri (Aspire FD) y Dzhoshkun Temenuzhkov Mihaylov “Kun” (Barcelona).

Carlos Beitia, centrocampista del Villarreal.
Carlos Beitia, centrocampista del Villarreal.
Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*