Primeras sensaciones juveniles

Málaga - MarcadorInt

La decimosexta edición de la Mediterranean International Cup ya está en marcha. Este año, la constante evolución que experimenta este prestigioso torneo de fútbol base ha provocado que tanto la jornada inaugural como la posterior traca final se trasladen a Montilivi por cuestiones de capacidad. Sin ello desnaturalizar un MIC, en plena adolescencia, cuya esencia sigue impregnando con un aroma especial la Semana Santa de la Costa Brava.

En la presente, un finalista en dos ediciones (2013 y 2014) como el Villarreal tuvo el honor de abrir el fuego ante el clásico ‘anfitrión’: el Palamós. El encuentro no fue un test con la suficiente exigencia como para calibrar el porcentaje opciones de éxito de la entidad amarilla, aunque su trayectoria y pedigrí le avalan en una teórica terna que completan la prestigiosa academia Aspire Football Dreams, el Málaga -vigente campeón-, el Espanyol y el Sevilla. Caprichos de la primera fecha, estos cuatro últimos coincidieron en el mismo escenario de Tossa de Mar de forma sucesiva durante la tarde y decidimos echarla bajo el sol… Y las curvas.

Villarreal: El eterno aspirante

A diferencia de anteriores citas, el actual Villarreal compite con una mezcla de futbolistas de sus dos principales juveniles y el Roda, la entidad afiliada que le representó ediciones atrás. Una fórmula, que dicho sea de paso, también caracteriza al resto de favoritos, salvo Aspire, en mayor o menor medida. Con el técnico Pablo Godoy al frente, el eterno aspirante a la corona se apuntó un holgado triunfo (4-0) sin privarnos de captar los primeros rasgos de la calidad ofensiva de Leandro Eluney y Nahuel Cisnero, exjugador de Boca Juniors. Dos perlas de la media punta amarilla. El primero, autor del tercer tanto, de hábil conducción y manejo de su pierna izquierda. El argentino posee un eléctrico desparpajo que utiliza para sortear rivales y filtrar asistencias, habitualmente trazando diagonales desde el flanco derecho. De esos futbolistas diferentes que se perciben con apenas dos controles.

Aspire Football Dreams: El salto de una exitosa generación cadete

Por el potencial (físico) y desarrollo que siempre se le presupone, la academia con sede en África (Senegal) sostiene una distinguida vitola. A las puertas de la final durante varios años consecutivos en categoría juvenil, Aspire espera –al fin- dar continuidad a sus éxitos en categoría cadete y aumentar su hegemonía con esta generación de 1998 en su gran mayoría. Es la asignatura pendiente a superar por una camada cualitativa y estructuralmente superior a su predecesora.

Su debut ante la escuela Thau fue solvente pese a los problemas para abrir la cuenta goleadora. Uno de sus déficits como bloque, la falta de mordiente. Una vez deshicieron el entramado defensivo rival por primera vez, merced a una indecisión, dominaron con comodidad a base de músculo y desarrollo técnico hasta imponerse por desgaste (5-0). Ritmo alto y mucha asociación a pocos toques. No sólo están cómodos al espacio, aunque obviamente por condiciones es su especialidad. Todo ello bajo el liderazgo del central y capitán Jean Jules Sepp, ya destacado en anteriores ediciones cadetes y que reafirma sus brillantes expectativas en edad juvenil.

Espanyol: Primer candidato en apuros

La inclusión a última hora no le priva del favoritísmo previo. Con mayoría de futbolistas de primer año (1999), salvo alguna excepción, el Espanyol sufrió más de lo previsto para mantener una prometedora ventaja de dos goles en la primera mitad. Un Vista Alegre disciplinado y trabajador supo taponar la sangría a base de oficio y hasta recortó distancias en una de las pocas oportunidades claras que consiguió generar. Dentro de esta fría puesta en escena del cuadro blanquiazul (2-1), tres nombres a seguir: un distribuidor puro con criterio y llegada como Izan Checa, un Pablo Ávila contemporizador a la hora de mostrar los dotes especiales que se le intuyen y el dinamismo de Pau Retuerto como enganche.

Málaga: El vigente campeón, con ausencias y en reserva

Deparó el ecuador de la tarde el debut del Málaga en su segundo camino a la reconquista. Lo hizo con notables ausencias y alguna pieza entre algodones que limitará los planes de su preparador de aquí en adelante. El debutante en Primera Javi Ontiveros, ‘Kuki’ Zalazar y el central Luis se quedaron fuera de la lista de Sergio Pellicer entre compromisos con las categorías inferiores de la selección y/o con el Atlético Malagueño de Manel Ruano. Además, el punta marroquí Youssef En-Nesyri ha sido reclutado por Hervé Renard para los encuentros clasificatorios para la próxima Copa de África que Marruecos disputará los días 26 y 29 de marzo ante Cabo Verde. Con las piernas cargadas tras haber jugado un partido liguero el día anterior, el cuadro de la Costa del Sol aterrizó en la Costa Brava el mismo día de su debut, circunstancia que se hizo notar sobre el terreno de juego frente a un rival muy correoso.

Como ya le sucediera hace dos años en el mismo escenario de Tossa con Libertad de Asunción, el Málaga volvió a sufrir el elevado nivel de intensidad de un equipo sudamericano. En este caso de Los Blue Rays de Perú, en el que destacó el punta, todavía en edad cadete, Renso Galindo. Y eso que se las prometió muy felices el equipo blanquiazul. Un gol de Manuel Cordero a los pocos instantes del inicio y otro de bella factura en botas de Jesús Rodríguez en las postrimerías del primer acto parecían enterrar las opciones peruanas. Sin embargo, la concentración y el carácter competitivo de Los Blue Rays no se desvanecieron. El hándicap de altura (una media de 1,75m) y el cierto desorden táctico fue suplido por un notable trabajo enérgico de repliegue de espacios, rozando incluso en muchas ocasiones el límite reglamentario. Algo que acabó de mermar a un Málaga con ciertos problemas crónicos en la salida de balón desde la cobertura frente a un rival intenso.

No ha sido la mejor performance del equipo a batir, que consiguió salvar el triunfo esperando que mañana (hoy) sea otro día pese a que las sensaciones de su técnico al acabar la jornada no sean del todo esperanzadoras. “Se nos va a hacer muy largo esto”, dijo Pellicer. Lo tendrá más difícil que nunca este Málaga para conseguir la triple corona. Incluso más allá de que la estadística también juegue en su contra.

Sevilla: Las mejores sensaciones a la velocidad de Pozo

Desde el primer al último equipo, el Sevilla lleva impregnado el gen competitivo que se extrapola a todas y cada una de sus categorías. Juega casi de memoria el juvenil de Liga Nacional, como también apuntan que lo hace el División de Honor, que pugna por el título doméstico con el Málaga. Apenas encontró oposición en el World Sport Academy (4-0) al que dominó e hizo correr tras el balón de cabo a rabo. Tras un primer testeo, el conjunto hispalense fue quien más y mejores sensaciones transmitió en la primera fecha de un torneo que ya conoce la endiablada velocidad de Alejandro Pozo, autor de un gol y una asistencia.

Es conveniente poner en cuarentena la mayoría de los cruces de esta primera fase de grupos, por la desigualdad de nivel que se suele manifestar en ellos. No obstante, en ocasiones se suele igualar ya que muchos entrenadores aprovechan para rotar a sus futbolistas con las miras puestas a la fase final. La adaptación a rivales desconocidos, el cansancio previo, la duración de 25 minutos por parte y las dimensiones de los recintos son aspectos a valorar dentro de un torneo donde las candidaturas previas evolucionan de menos a más y se convierten (o no) en realidad a partir del viernes.

Foto de portada: marcadorint.com.

Related posts

Deja un comentario

*