Abrir la mente

Teatro Rio Janeiro MarcadorInt

En la noche anterior al partido por el tercer y cuarto puesto, en SporTV seguían preguntándose qué había ocurrido en el 1-7. Le trasladaron la cuestión a Ricardo Rocha, que estuvo en el Mundial de Estados Unidos:

“La humildad fue la clave en aquel equipo. Parreira dejó claro cómo jugar: organización defensiva y liberar el talento para que decidiera arriba. Todos los que no éramos Romario o Bebeto sabíamos que teníamos que sacrificarnos para que ellos marcaran diferencias. En este equipo de 2014 no observo esa humildad. Cuando se habla de sustituir a un jugador porque ha estado mal parece que sea un sacrilegio. En 1994 si había que cambiar a alguien se le cambiaba. Y claro que se decepcionaba, pero al final lo entendía porque tenía humildad. Y si había que cambiar el sistema se cambiaba. Ahora no: creemos que somos los mejores y morimos con el mismo esquema hasta el final”.

André Rizek, desde el estudio, ponía a Holanda como contraste:

“Mirad Van Gaal. Para mí ha sido el mejor entrenador del Mundial. Ha asumido que la tradición histórica del 4-3-3 no le permitía ya agredir a los rivales y ha buscado la mejor fórmula para sacar provecho a sus jugadores. Se ha atrevido a hacer algo nuevo porque era necesario. Y ha habido partidos, como el de México, en el que ha cambiado hasta dos veces el sistema. Para mí eso es de gran entrenador. En Brasil ha habido inmovilismo”.

Otro tertuliano aparece e insiste:

“En el fútbol brasileño nos creemos los mejores y ya no lo somos. El resto de equipos estudian tácticas, investigan… Nosotros nos hemos encerrado en lo de ser el país del fútbol. Uno ve partidos del Brasileirao y son soporíferos. Lentos… No hay táctica, no hay nada… ¡Tenemos una línea defensiva mucho más ilustre que la de Argentina y en cambio la suya, que aparentemente era tan floja, lleva tres partidos sin encajar un gol! ¡Porque son un equipo compacto! Un equipo tácticamente trabajado. El nuestro no… ¡El nuestro es todos hacia arriba y a la que perdemos la pelota es un drama!”

Rizek remata:

“Los alemanes, cuando cayeron ante Croacia en 1998, se dieron cuenta de que algo no estaban haciendo bien. Se reunieron los clubes y la federación y decidieron cambiar por completo el trabajo de la base. Salieron a ver qué ocurría en el mundo”.

En efecto, Joachim Löw lo confirmaba en la rueda de prensa previa a la final contra Argentina cuando un periodista holandés le preguntaba si se habían fijado en el viejo estilo ofensivo neerlandés para construir la atractiva Alemania actual:

“No sólo en Holanda. En Holanda, en España, en Sudamérica… Viajamos mucho para ver cómo estaban trabajando los demás y a partir de aquí desarrollamos este proyecto. Y ahora disfrutamos de los resultados”.

Related posts

3 comments

A dia de hoy Brasil recuerda al tipico equipo Africano, una reunion de estrellas que destacan indivudualmente en sus equipos pero que en conjunto son una total anarquia.

Ver a David Luiz esas arrancadas desde la defensa hasta 3/4 de campo tan habitualmente esta muy bien para el espectador pero a cualquier entrenador le sacaria de quicio.

Deja un comentario

*