Aprender a trabajar juntos

Scotland v Belgium2014 FIFA World Cup Qualifying

La selección absoluta belga ha sido señalada desde hace varios años por su notable acumulación de talento. Talento joven, principalmente. Quizás fueron los Juegos Olímpicos de 2008 los que dieron el primer impulso mediático a este colectivo, debido a las semifinales que alcanzaron en Pekín. Jugaban Vincent Kompany, Thomas Vermaelen, Marouane Fellaini, Kevin Mirallas, Jan Vertonghen o Mousa Dembélé en aquel equipo olímpico.

Sin embargo, en la fase de clasificación para la siguiente cita, el Mundial de Sudáfrica, Bélgica estuvo a años luz del líder del grupo (España) y lo suficientemente lejos de Bosnia y Turquía como para llegar sin opciones a las últimas jornadas. Dos veteranos como Emile Mpenza y Wesley Sonck fueron entonces los máximos goleadores belgas en aquella clasificación.

Fue contratado el reputado Dick Advocaat para hacerse cargo del banquillo. Únicamente permaneció siete meses en el cargo y ni siquiera llegó a iniciar la fase de clasificación para la Eurocopa 2012, que sí disputaría con la selección rusa. No obstante, durante esos meses el clima en el combinado belga no parecía el ideal, algunos futbolistas pensaban más en sí mismos que en el colectivo y quizás eso influyó en la determinación de Advocaat, que cuestionó públicamente la decisión de Fellaini de ausentarse en un partido oficial y aprovechar para realizar una operación dental. “Creo que fue muy extraño que tomase una decisión así, que le hiciese perderse un partido de clasificación para el Mundial, ya que era una semana muy importante para Bélgica. Fellaini no actuó bien, no fue una conducta apropiada de un jugador con su equipo nacional”, expuso en rueda de prensa Advocaat.

Duró medio año el técnico holandés y la sensación en aquella época era que varios futbolistas de peso rendían mucho mejor con sus clubes que con la selección, que faltaba compromiso y que era necesaria una idea colectiva mucho más definida sobre el terreno de juego. Algo que no logró Georges Leekens, quien dirigió al equipo en el camino hacia la Eurocopa 2012, para la que Bélgica tampoco se clasificó y ni siquiera alcanzó la repesca. En apenas tres años y medio, cinco seleccionadores distintos ocuparon ese banquillo, ninguno con éxito. Hasta que en 2012 fue nombrado seleccionador un destacado ex futbolista como Marc Wilmots.

(Foto: Focus Images Ltd)
(Foto: Focus Images Ltd)

“Lo primero que tenemos que hacer es aprender a trabajar juntos. No más excusas. Contamos con excelentes futbolistas pero no hemos logrado nada todavía”, analizaba Wilmots antes de que comenzase la fase de clasificación para Brasil 2014. Wilmots lo tuvo claro desde el primer momento y detectó el problema: en los meses y años previos, Bélgica no había jugado nunca como un equipo y ni siquiera las individualidades de estrellas como Eden Hazard eran suficientes para ganar partidos. Wilmots fue alternando entre el 4-3-3 y el 4-2-3-1 durante este último año y la mejoría belga se hizo evidente. El triunfo en Belgrado en octubre de 2012 fue quizás el primer encuentro en que se apreció esa nueva identidad del combinado de Wilmots, más comprometido y trabajado colectivamente.

En el resto de la fase de clasificación, Bélgica ha ganado sus partidos más por oficio que por un juego deslumbrante. Ha sido un equipo muy sólido defensivamente y que ha explotado a menudo la posibilidad de jugar con espacios por delante, algo de lo que disfrutan jugadores como Hazard, De Bruyne o Lukaku. En 10 jornadas, 8 victorias, 2 empates, 18 goles a favor y 4 en contra es el buen balance belga, que viaja al sorteo del Mundial como cabeza de serie. “Aprender a trabajar juntos”, reclamó Wilmots a sus futbolistas hace un año. Por ahora, cumplen con ello.

Related posts

4 comments

definitivamente creeis que lukaku le ha ganado la partida a benteke?. yo creo que belgica tiene un grandisimo potencial con muchos jugadores interesantes y con mucha competencia en la linea ofensiva.

saludos

Tengo amigos viviendo en Bélgica y me ha comentado que allí nadie sensato habla de separación, y que si esa noticia llega a España es porque a alguno le gusta alentar esas tonterías.

Los nacionalistas flamencos amenazan con ello, algun que otro valón quiere que unirse a Francia (¿pero creéis que los franceses quieren saber algo de Bélgica?), pero todo el mundo sabe que son palabras sin más… Al menos mientras no se sepa "qué hacer" con Bruselas (la ciudad y las instituciones europeas) en caso de separación y mientras la familia real esté dónde esté. Así es como se ven las cosas a pie de calle en Bélgica.

Deja un comentario

*