Autodestrucción camerunesa

Eto'o Assou Ekotto Camerún mustapha_ennaimi

Sólo Corea del Norte, encuadrada en un grupo de enorme dificultad, se marchó del Mundial de Sudáfrica con peores resultados que Camerún, última en un grupo con Holanda, Japón y Dinamarca. El combinado africano perdió sus dos primeros partidos y fue la primera selección en caer eliminada. Cuatro años más tarde, se repite la misma historia: Camerún llega a la tercera jornada de la fase de grupos sin más aliciente que aguarle la fiesta a Brasil.

La séptima participación de Camerún en un Mundial ha sido tan decepcionante como la anterior. Pese a las buenas individualidades con las que cuenta Finke, la falta de cohesión es dramática. Cohesión futbolística y también cohesión en el vestuario. Los Leones Indomables cuentan con Eto’o y Song, tipos experimentados que militan en grandes clubes de Europa; M’Bia, campeón de la Europa League; Choupo-Moting o Aboubakar, que han firmado cifras notables en la Bundesliga y la Ligue 1; y varios futbolistas que cumplen semana tras semana en Francia como N’Koulou, Bedimo, N’Guémo o Makoun. Mimbres hay, tales como para eliminar a Túnez en la repesca practicando un juego bastante convincente en el choque de vuelta ante su propio público o para empatar contra Alemania en un notable amistoso.

Pero llega el Mundial y todo cambia. Camerún sólo ha superado la fase de grupos en una única ocasión: el Mundial de 1990. Pese al recuerdo de la cita italiana, cuando se convirtió en la primera selección africana que alcanzó los cuartos de final, las demás participaciones del combinado africano en la Copa del Mundo han resultado bastante decepcionantes. En Brasil, Camerún ha regresado al pasado, a Sudáfrica. Lo insinuó su debut contra México y se confirmó tras el tanto de Ivica Olic en la segunda jornada: un incómodo Song no asume la responsabilidad en el centro del campo, Enoh y Matip tampoco ayudan al barcelonista, la espalda de ambos laterales supone un punto débil clarísimo, los extremos intentan constantemente la jugada individual, sin mirar quién les acompaña y el delantero vive tan lejos de los demás que acaba desconectando del encuentro.

Alex Song Camerún Barcelona Focus

El Mundial de Song, decepcionante. Foto: Focus Images Ltd

La expulsión de Song en el minuto 40, por golpear a Mandzukic sin que el balón estuviera cerca, el error de Itandje en el 2-0, la pasividad defensiva en los dos últimos tantos y el pique entre Moukandjo y Assou-Ekotto en el que intentó intervenir Eto’o tras el pitido final. Croacia expuso todos los defectos de Camerún. Defectos crónicos.

África ya ha perdido a su primer representante. Nigeria, Argelia y Ghana pueden ser las siguientes en caer.

Foto de portada:  mustapha_ennaimi

Related posts

1 comments

En esta selección si que hace falta una limpeza, eliminar egos y hacer equipo.
Le tengo mucho cariño a esta selección desde italia 90.

Deja un comentario

*