Brasil supera un gran obstáculo

Júlio César Brasil - amil.delic

No fue sencillo, ni tampoco estuvo exento de sufrimiento el triunfo de Brasil con el que se inauguraron los octavos de final en este Mundial. Todo un país tuvo el corazón en un puño desde que Mauricio Pinilla soltó su derechazo en el minuto 119 hasta que ese balón se estrelló en el larguero. Fueron muchos minutos de nervios y temor en los que Brasil perdió el control del encuentro. Lo perdió, de hecho, al inicio del segundo tiempo y no lo volvió a recuperar. El larguero de Pinilla, las paradas de Julio Cesar y el fallo de Gonzalo Jara propiciaron la sufrida victoria local.

Luiz Felipe Scolari: “Creo que en este Mundial nos quedan aún una o dos tandas de penaltis por jugar.”

Lo mejor de Brasil en este partido, y muy probablemente en este Mundial, lo enseñó en la primera media hora. Lució el fútbol de Neymar en ese periodo inicial, la ‘verdeamarela’ golpeó a Chile a balón parado, su intensidad mandaba en el mediocampo y todo parecía preparado para que la anfitriona se sintiese cómoda y en un escenario ideal: con el marcador a favor y quizás con la posibilidad de sentenciar al contraataque. Una pérdida de balón a la salida de un saque de banda lo modificó absolutamente todo. Estuvo muy astuto Edu Vargas, se equivocaron Marcelo y Hulk, y Alexis Sánchez cambió el marcador. Cambió el marcador y empezó a cambiar el estado anímico de Brasil: no volvió a ser lo mismo tras el 1-1.

Alexis Sánchez había explicado antes del partido que “el chileno no se ha tenido fe con las grandes potencias mundiales”. Y ese complejo lo perdieron durante el enfrentamiento con Brasil. Hubo nervios al inicio. Muchos nervios. Porque no es normal que un mediocampo de tan buen nivel técnico como el que forman Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Arturo Vidal pierda tantos balones como perdió en el primer tiempo. Algunos de ellos daban lugar a contragolpes muy peligrosos, especialmente uno de Neymar tras pérdida de Aránguiz. El tanto de Alexis sirvió para estabilizar y tranquilizar a sus compañeros, que notaron el impulso anímico de ese 1-1. La medular chilena dejó de perder el esférico y, a partir de ahí, creció en el partido.

Alexis Chile Focus

Alexis Sánchez anotó el gol del empate (Foto: Focus Images Ltd)

Se perdió el segundo partido por lesión y no había estado demasiado afortunado en los otros dos encuentros de la fase de grupos, motivo por el cual es una novedad que Hulk sea el mejor jugador de campo de Brasil en este Mundial. No estaba ocurriendo eso hasta el descanso -Neymar brillaba hasta ese momento- y el futbolista del Zenit empezaba a acumular papeletas para ser el primer cambio de Luiz Felipe Scolari. Había arrancado el encuentro en la banda izquierda brasileña, donde ayudaba a Marcelo y seguía las incorporaciones de Mauricio Isla por ese carril. Hulk logró cambiar su papel en el segundo tiempo y él acaparaba los pocos ataques de Brasil tras la reanudación mientras que la afición de Belo Horizonte asistía con resignación a la ‘desaparición’ de Oscar y de Neymar. Hulk no concretó ninguna acción, pero al menos generó peligro, lo intentó y amenazó la portería de Claudio Bravo, que ya es más de lo que se puede decir de la segunda parte de Fred, Jo, Oscar o Neymar. Valiosos minutos de Hulk.

El esquema táctico elegido por Jorge Sampaoli, el mismo empleado ante España, resultó ser un acierto. El terceto defensivo compuesto por Gary Medel, ‘Gato’ Silva y Gonzalo Jara superó los ataques iniciales brasileños y creció en la segunda parte, especialmente el futbolista del Cardiff, que acabó jugando con una lesión muscular y resistiendo hasta que no pudo más. Si fuese la 15ª jornada de la Premier League, en el campo del West Bromwich Albion de turno, seguramente Medel habría pedido el cambio media hora antes que en Belo Horizonte, donde aguantó todo lo que pudo: hasta la segunda parte de la prórroga. El físico le permitió pisar el césped menos minutos a Arturo Vidal, mermado aún por la reciente operación de menisco a la que se sometió en Barcelona. Según los plazos habituales de una intervención como esa, Vidal no estaría jugando. “Lo aconsejable es que tenga entre dos y tres meses de recuperación”, aseguró el doctor Ramón Cugat, que fue quien practicó la operación a principios del mes de mayo.

Chile mejoró muchísimo en la segunda parte, pero no inquietó lo suficiente a Julio Cesar. Es inevitable pensar que quizás Chile habría tenido una mayor facilidad para pisar el área brasileña y para encontrar la portería rival si Arturo Vidal, su estrella, estuviese al 100%. Fue Alexis Sánchez quien lideró al equipo. No lo hizo nada mal, todo lo contrario, pero se vio algo solo por momentos y la entrada de Mauricio Pinilla en el campo tardó algún tiempo en surtir efecto. Tardó hasta ese minuto 119 en el que el larguero brasileño repelió el disparo desde la frontal del área. El guardameta del Toronto FC fue un espectador más de la jugada, pero no de lo que estaba por venir. En un partido en el que los porteros habían sido dos de los mejores, Claudio Bravo y Julio Cesar tendrían mucha responsabilidad en la tanda de penaltis. Ambos estuvieron francamente bien, aunque las diferencias las marcaron los lanzadores en el quinto y definitivo lanzamiento: Gonzalo Jara no fue Neymar.

Neymar Brasil - Focus

Neymar suma cuatro goles en este Mundial (Foto: Focus Images Ltd)

La presión que rodeaba a Neymar a la hora de ejecutar el quinto penalti era enorme. No le afectó porque, como luego dijo Luiz Felipe Scolari, se acercó al esférico con la tranquilidad propia de quien lanza un penalti en el barrio junto a sus amigos de Santos. Pero no era ese el escenario, sino Belo Horizonte, el penalti decisivo y los octavos de final del Mundial de Brasil. El temple de Neymar, a sus 22 años, en ese momento crítico resulta ciertamente asombroso.

Jorge Sampaoli: “Vinimos al Mundial a proponer, no a defendernos. Medel tenía un desgarro de ocho milímetros, era imposible que jugara y jugó. Y Vidal hizo todos los entrenamientos infiltrado. Ambos arriesgaron su salud para que Chile tuviera una posibilidad.”

Tendrá seis días Brasil para recuperarse hasta que se enfrente el próximo viernes en cuartos de final a Colombia. Duelo sudamericano y duelo de mucho nivel. No estará Luiz Gustavo, sancionado por acumulación de amarillas, y de ello deben aprovecharse José Pékerman y James Rodríguez de algún modo. La baja de Luiz Gustavo ha de mantener a Fernandinho en el once inicial y abrir un puesto al que optan tanto Ramires como Paulinho. Mientras tanto, Hulk sale verdaderamente airoso de este Brasil-Chile, algo que no puede decir Fred, que cada vez está más cuestionado. Pero esa será otra historia, la de los cuartos de final. Brasil superó un gran obstáculo este sábado. Quedan otros tres.

Foto de portada: amil.delic.

Related posts

5 comments

Visto lo visto, cabría esperar una dupla central Thiago Silva-Dante y un doble pivote David Luiz-Fernandinho para el partido contra Colombia? Cuadrado puede atacer mucho esa zona izquierda brasileña, más aún sin Luiz Gustavo, o crees que Felipao, mantendrá la dupla central y se decantará como su reemplazante a Ramires o Paulinho?

A mi me sorprendería muchísimo que Scolari rompiese su clásica e intocable pareja de centrales, la verdad.

Felipao mantendrá la pareja de centrales, aunque para mí, seguramente la opción de David Luiz en el centro del campo es la mejor por su agresividad y metros recorridos. Paulinho está lentísimo, Hernanes es más un media punta y Ramires no es un mediocentro al uso.

solo he visto a chile en el partido de españa y en este contra brasil, pero no me pareció un equipo que haya venido a proponer, o sea, ha realizado su propuesta que es la de un equipo aguerrido, intenso, concentración y presión constante, rapidez y capacidad de atención. y brasil juega a prácticamente lo mismo, algo menos coral, más jerárquico y abierto. así que me pareció un partido donde nadie propusiera realmente.
los dos esperando que les saliera “la jugada” (supongo que el fútbol es sólo eso, “la jugada”, pero no sé)y aunque la segunda parte chile la tuvo más tampoco se atrevía a desordenarse para buscar el gol, supongo que porque sabía la bestia de brasil aprovechando esos contextos.
no creo que brasil gane el mundial, no sé qué miedo hay a decirlo. el que es muy difícil que gane. ante equipos como españa tendrían más posibilidades, habría más incógnita, pero ante la intensidad que están mostrando la mayoría de equipos no tiene nada que aportar. al final he dejado casi un análisis pero es que me pareció así, sin más.

Honestamente Sergio, me parece que en una situacion normal, quitando el escenario, los arbitros y demas circunstancias, Colombia es mas que Brasil. Los colombianos no han tenido un cuadro que los exiga a su maximo nivel y creo que este Brasil esta lejos de llegar al suyo.

Felipao sabe que el no puede hacer mucho. Podra encaminar a su equipo a algo, pero cuando suene el silbato, los jugadores andan solos.

Colombia debe pasar, eso si los arbitros y la FIFA dan permiso. Pero por lo visto, ni los arbitros podran ayudar a Brasil. Neymar es un "crack", pero del futuro.

Deja un comentario

*