Cabo Verde vuelve a soñar un año después

La Copa de África situó a Cabo Verde en el mapa futbolístico (Foto:Ullisan)

Hoy se cumple un año exacto de uno de los momentos más importantes de la historia del fútbol caboverdiano. El 8 de septiembre de 2012 Cabo Verde derrotó a Camerún en el partido de ida de la última ronda clasificatoria para la Copa de África. Ganó por 2-0 y un mes más tarde supo defender su ventaja en Yaundé -sólo perdió por 2-1-. Tras haberse quedado muy cerca de esta competición el año anterior, se ganaron la oportunidad de debutar en su primer gran torneo internacional. Doce meses más tarde sueñan con superarse y alcanzar el Mundial de Brasil.

La clasificación de un archipiélago donde viven menos de medio millón de personas para la Copa de África ya fue una noticia de impacto, pero todavía sorprendió más su actuación en la CAN. Dejaron una gratísima impresión en su puesta en escena, en el partido inaugural en Sudáfrica, en el que lograron empatar a cero ante el equipo anfitrión. Ese día, además, tuvieron alguna ocasión para ganar. Se mostraron como un equipo bien organizado que apenas dejó que su rival le inquietase.

Aunque seguramente su segundo encuentro en la Copa de África fue bastante mejor. Volvieron a empatar, en esta ocasión contra Marruecos, en un encuentro en el que generaron muchas más ocasiones que frente a Sudáfrica. Ese día Cabo Verde demostró que sus grandes virtudes aparecían cuando controlaba la posesión. Pese a ser un equipo bastante limitado técnicamente, prefería tener el balón antes que verse obligado a recuperarlo, aunque sus atacantes fueran rápidos. Quizás porque les faltó contundencia de cara a portería y necesitaban llegar muchas veces para marcar. En cualquier caso, era un equipo bien organizado a la hora de atacar y defender.

No obstante, dos empates no bastaban para meterse en los cuartos de final. Dependían de sí mismos para superar la primera fase, aunque para ello debían vencer a Angola. Y lo hicieron. Lo consiguieron tras remontar en los últimos diez minutos un 0-1 en contra -con algo de fortuna en los dos goles, hay que decirlo- en lo que acabó siendo un triunfo épico. Las imágenes de la victoria podrían ser perfectamente las de los vencedores de una final.

 

Pero Cabo Verde acabó cayendo en la primera eliminatoria frente a un rival de entidad como Ghana. Los caboverdianos compitieron a un buen nivel en un encuentro bastante cerrado, de pocas ocasiones, aunque perdieron por un engañoso 2-0: el primer gol llegó desde el punto de penalti mientras que encajaron el segundo tanto en el último minuto de descuento, en un contraataque después de que el portero Vozinha subiera a rematar un córner. Minutos antes el guardameta ghanés había intervenido en un par de ocasiones para evitar el que habría sido el empate de la selección lusófona.

La Copa de África situó a Cabo Verde en el mapa futbolístico (Foto:Ullisan)
La Copa de África situó a Cabo Verde en el mapa futbolístico (Foto:Ullisan)

Tras la Copa de África, el objetivo pasaba a ser la clasificación para el Mundial. Mientras que Etiopía, otra de las sorpresas de la última CAN, había empezado la fase de clasificación con buen pie, los caboverdianos habían perdido sus dos primeros partidos. Empezaron con dos derrotas: la primera en Sierra Leona y la segunda en casa ante Túnez, la gran favorita en su grupo, y que entonces se había colocado seis puntos por encima de los isleños.

De hecho, Cabo Verde también perdió su tercer partido, en Guinea Ecuatorial, por 4-3. Pero unos meses más tarde la situación cambió cuando la FIFA declaró que ante la alineación indebida de Emilio Nsue sancionaba a Guinea Ecuatorial. Por lo tanto, Cabo Verde pasó a ganar ese encuentro por 0-3. Un regalo del cielo que cayó a falta de una jornada para el final, cuando Túnez ya creía que estaba clasificada para la última ronda previa al Mundial. Pero Cabo Verde, que había cumplido sus deberes al ganar a Guinea Ecuatorial y Sierra Leona en Praia, se encontraba de golpe con una magnífica oportunidad para volver a hacer historia.

Aunque los caboverdianos no lo tenían fácil, porque debían ganar en Túnez para meterse en la última ronda, lo lograron. Y vencieron con autoridad, tal y como refleja el 0-2 del marcador, en un partido que únicamente pudieron seguir aquellos que estuvieron en el Estadio Olímpico de Radès o que sintonizaron alguna de las radios que transmitieron el partido. Ahora los Babanco, Ryan Mendes, Nhuck y Platini esperan a su rival, que se conocerá el próximo lunes 16 de septiembre. Además, serán cabeza de serie en el sorteo, aunque eso puede emparejarlos con adversarios de la talla de Egipto o Senegal. O incluso con Camerún, a quienes ya vencieron en una eliminatoria hace justo un año.

Related posts

Deja un comentario

*