El cuidador de la piscina

Hotel Partido Ordenador

El coche avanzaba hacia el aeropuerto de Sao Paulo y en la pantallita con señal televisiva se podía seguir la transmisión brasileña de los últimos minutos del España-Holanda. “Es una masacre total”, decía el narrador, como deteniéndose a reflexionar por primera vez sobre la trascendencia histórica del resultado y el valor futbolístico de lo que estaba ocurriendo en el campo. Lo exclamaba con emoción, aunque no tenemos claro si ese entusiasmo venía motivado por la debacle de un rival directísimo o porque en las transmisiones brasileñas hay expresividad máxima en todo momento (por la mañana, el locutor había gritado extasiado con dos intercepciones de N’Koulou y Héctor Moreno que seguramente en la televisión española habrían sido liquidadas con un gritito más tímido; en ese momento entendí muchas cosas: entendí por qué los soporíferos partidos de los equipos brasileños en la Copa Libertadores –soporíferos desde nuestra óptica- levantaban tantas pasiones en las gradas y eran celebrados en la prensa del país del jogo bonito como si fueran la quintaesencia de las batallas tácticas).

Jogo bonito. “Ustedes no van a ganar el Mundial. España hace un juego como el del Barcelona. Es un juego que es muy espectacular pero que es muy vulnerable. ¿Viste lo que le ocurrió al Barcelona esta temporada? A España le pasará lo mismo. A nosotros nos pasó en el 82. Éramos el mejor equipo de todos los tiempos, pero no sabíamos marcar atrás, Italia nos hizo goles y nos fuimos para casa”, me había dicho por la mañana el cuidador de la piscina del hotel. No entendí demasiado su argumentación, pero cuando me comentó que Oscar había sido el mejor jugador del partido inaugural y no Neymar empecé a tomármelo en serio.

El cuidador de la piscina decía que España perdería por su manera de jugar, pero España había ganado mucho jugando de esa manera. También el Barcelona había ganado mucho hasta que empezó a perder. Quizá la cuestión no estaba en la manera, sino en cómo el paso del tiempo y la colección de medallas pueden afectar a la manera. Transiciones rápidas, balones a la espalda de los centrales… Los goles que encajó España recordaron bastante a los que encajó esta temporada el Barcelona. Madre mía, el cuidador de la piscina.

Cuando se le discutió a Del Bosque su convocatoria continuista, uno de los argumentos que la defendieron fue el que venía a señalar que “la selección no debe ser un premio o un tribunal de justicia; debe ser el equipo más preparado y conjuntado para ganar”. En realidad, sin embargo, no había en aquellas reivindicaciones una demanda de recompensas. Los que pedían a Gabi en la lista y a Koke en el once los pedían porque habían sido los mejores centrocampistas españoles de la Liga y, por lo tanto, los que llegaban más en forma al final de temporada. La selección no debe ser un premio, pero tampoco debe pasar por alto los estados de forma. Los Mundiales se juegan cuando se juegan. El equipo más preparado hoy no tiene por qué ser el que estaba más preparado hace dos años.

Related posts

6 comments

Hola Axel,

Sinceramente no creo que haya sido un problema de identidad de juego, si no un problema físico. Hasta la primera media hora, todo iba muy bien para España, pero en cuanto apareció el cansancio, se fue del partido, y Holanda le pasó por encima llegando antes, y en definitiva, corriendo más.
No soy ni mucho menos especialista en la preparación física, pero no le veo ninguna lógica a vivir y entrenar a 15ºC, cuando luego tienes que jugar a 30ºC y con 90% de humedad.

Un saludo y a ver si remontamos!

Es que lo del clima no tiene nada que ver, Holanda también jugó con ese clima, tanto el clima como el césped son para las dos selecciones, no solo para España, si se hubiera jugado contra una selección sudamericana hasta que se podría argumentar eso. Para mi el primer tiempo fue aburridísimo, Holanda jugando al pelotazo y España teniendo el balón sin saber qué hacer con él.

Es cierto que el clima es para los dos equipos. Pero Holanda se prepara en Rio de Janeiro si no me equivoco, dónde la temperatura es mucho más calurosa que en Curitiba, por lo que los jugadores holandeses estarían mucho más acostumbrados al calor, ya que entrenan todos los días con ese clima.

Van Gaal nos había estudiado muy bien y ya el planteamiento inicial a mí me pareció muy inteligente.
Porque el 5-3-2 es muy matizable:
– Porque defiende con los centrales a 30-40 metros de la portería, cosa que pocos rivales han hecho con España, creyendo que por defender más cerca de su portería hay menos posibilidad de que les marquen gol.
– Porque un central tenía libertad para seguir a Costa cuando recibía de espaldas o ir a por Xavi para que no girase y pensase.
– Porque Holanda sabe que España es previsible por el medio y acumula hasta 6 jugadores con perfil central.
– Porque los laterales subieron poco al ataque pero defendían muy arriba para que Iniesta y Silva no encarasen y para evitar los desdobles de los delanteros.

Todo ello con el objetivo de que España jugase lenta y por el centro, cosa que consiguieron hasta el penalty, donde España mostró su mejor versión leyendo que había que buscar pases filtrados con jugadores desde segunda línea( Silva en el mano a mano con Cillesen).
Holanda planteó el partido sabiendo sus limitaciones y lo estaba llevando a donde quería hasta ese penalty.

Pero para mí, el momento que lo cambia todo y que provoca la arrolladora segunda parte de Holanda es un matiz.
Es el gol del empate. Y no cambia todo por lo psicológico o lo físico. Lo cambia por lo táctico:

La situación inicial de Holanda arriba es Van Persie siempre adelantado con Robben y Sneijder escalonados por detrás. Se buscan en ataque porque confían en que asociándose crearán peligro.

Pero el gol provoca un vuelco total para la segunda parte.
Más allá de quien tiene más culpa o menos, creo que Van Gaal detecta como hacer el verdadero daño a España.

Blind recibe sin marca porque Silva casi siempre se asocia con Iniesta metiéndose hacia el medio y dejando una salida limpia para el lateral.
Robben se tira a la espalda de Azpilicueta y Piqué le sigue. Ramos no hace la cobertura a Piqué y hay un hueco de 25 metros entre ambos con lo que además Alba no puede cerrar en dirección a portería quedando inutilizado.
El matiz no es el gol y la sucesión de errores, si no localizar que los centrales juegan muy seprarados, no se hacen coberturas y además eso inutiliza a los laterales en las ayudas.

Van Gaal adelanta a Robben que juega en paralelo con Van Persie al incio de la segunda parte, emparejando a los dos jugadores con los dos centrales españoles pero con 30 metros de distancia entre ellos. No parece un cambio muy apreciable pero ocasiona todo lo que va a suceder en los siguientes 45 minutos.
¿Cuando un rival le ha jugado a España con dos delanteros en paralelo?
A partir de ahí vino la goleada con balones buscando el uno contra a la carrera, con desmarques de afuera adentro o viceversa pero buscando que los centrales estuviesen lo más separados posibles, y practicamente no asocíándose entre ellos en niguna jugada pero marcando dos goles cada uno y teniendo otras dos ocasiones claras.

Muchas cosas son debatibles del partido de ayer, pero lo que marca la humillación ( no la derrota si no la sensación real de aplastamiento) es ese matiz de adelantar a Robben 7 metros en la segunda parte.
Al menos eso creo yo.

Ekuk, matizaría que Robben no sólo adelanta su posición, también deja la banda derecha y se mete más en la izquierda / por el centro. Por cierto, de Holanda destacaría mucho lo bien que lo hizo Blind.

Axel, muy bueno lo de empezar a tomarse en serio al cuidador cuando dijo que Oscar fue el mejor 😀 En lo que no estoy de acuerdo es que Koke y Gabi hayan llegado bien al final de temporada, más bien todo lo contrario. Basta ver un dato: Los últimos 4 partidos del Atlético (3 de Liga, 1 de Champions) se saldaron con 3 empates y una derrota. Hasta el Barça acabó con mejores números (aunque parezca al revés).

Dicho de otra forma, si no anulan el gol de Messi y el Atlético no gana nada, muchos habrían dicho que los Koke, Villa (0 goles en los últimos 15 partidos), etc llegan tan fundidos que no deberían ir al Mundial.

Un genial artículo, para reflexionar(lo) de verdad. La consideración del último párrafo es para tenerla en cuenta, y creo que, con las dos últimas frases, se zanjan todas las polémicas y debates que ha traído la convocatoria de España.

Deja un comentario

*