En busca de la profundidad

Dejagah Moses Focus

Por cómo actúa la Nigeria de Stephen Keshi ante rivales replegados y por cómo concibe el fútbol la Irán de Carlos Queiroz, el partido que va a enfrentar a ambas escuadras en Curitiba se presume cerrado. Las Súper Águilas son un conjunto con voluntad posesiva al que le cuesta encontrar a sus veloces y desbordantes atacantes, mientras que la mayor virtud iraní es el sacrificio colectivo en pro de una defensa sólida como pocas. No obstante, en los amistosos de preparación para el Mundial se han visto probaturas destinadas a buscar una profundidad que en el día de hoy es clave. Recurriendo o sin recurrir a ellas, todo apunta a que la victoria será para el combinado que primero encuentre una zona débil en el rival y sea profundo. Nigeria e Irán son las menos favoritas del grupo de Argentina y Bosnia y Herzegovina, con lo que los 3 puntos les permitirán soñar con el pase a Octavos de Final.

Irán

La principal característica del Team Melli es su solidez defensiva. Carlos Queiroz ha configurado un equipo fiable y experimentado en torno a un sistema defensivo eficaz: Irán solo encajó 2 goles en los 8 partidos de la última (y más dura) ronda de clasificatorios asiáticos, en la que compartía grupo con la República de Corea y Uzbekistán. Este sistema está caracterizado por los apoyos constantes y el trabajo desmesurado de efectivos poco relacionados tácticamente con la defensa. Todo el centro del campo, se use el esquema que se use, está involucrado en la defensa posicional, y los repliegues iraníes son lo suficientemente densos como para evitar que los rivales se acerquen al arco que habitualmente defiende Rahman Ahmadi. En parte, esta solidaridad masiva de los centrocampistas se debe a que la mayoría de candidatos a las posiciones de volante son laterales acostumbrados a jugar en sus clubes en tres cuartos (sin perder apenas eficacia defensiva). Así se explica, entre otras cosas, que solo estén convocados 2 –o 3, según se considere– atacantes de banda y 6 laterales en una lista en la que, como no podía ser de otra manera, predominan los defensores.

Queiroz ha clasificado al equipo con un sistema de 4-4-1-1 en el que la banda derecha era la más fuerte en términos defensivos: Pejman Montazeri, central adaptado, ejercía como lateral derecho y Khosro Heydari actuaba en los tres cuartos. Por la particularidad de los laterales iraníes, no se puede considerar esta configuración como “doble lateral”, pues Heydari no se pasa los partidos junto a Montazeri sino que ayuda atrás a la par que desborda con movimientos fuera-dentro en cancha rival. Esta configuración de la banda derecha es la esperada en el Mundial, y la prensa iraní maneja la posibilidad de que Queiroz sacrifique a Masoud Shojaei en la posición de volante izquierdo para darle la titularidad a otro “lateral-volante” en ese costado como Ehsan Hajsafi. Por sus condiciones, Hajsafi es más solidario que el volante de la UD Las Palmas y, además, convenció al preparador mozambiqueño en el último amistoso de preparación para el Mundial ante Trinidad y Tobago (victoria 2-0; gol incluido). Sus aportaciones ofensivas le convierten, pese a no ser volante puro, en igual de apto para explotar el punto débil de Nigeria: Efe Ambrose (central adaptado).

Dejagah FocusColocado como segundo delantero, Dejagah puede ser el elemento de profundidad de Irán. Foto: Focus Images Ltd.

El esquema base de la selección iraní en los clasificatorios asiáticos era un 4-4-1-1 muy marcado merced a la presencia de Mojtaba Jabbari como segundo delantero. A comienzos de primavera, el hoy futbolista del Al-Ahli Doha anunció su retirada de la selección, dejando vacante un puesto en el centro del campo. Javad Nekounam y Andranik “Ando” Teymourian, jueguen en doble pivote o como interiores por delante de un ‘5’ puro, son indiscutibles. Su personalidad y su carácter les hacen ser solventes en labores defensivas, aunque ambos son capaces de dar primeros pases, crear e incluso llegar desde segunda línea. Las bandas están ocupadas por los “laterales-volantes”, con lo que el cupo que deja Jabbari se puede cubrir en el carril central de dos maneras. La opción más conservadora y menos probable es la entrada de Reza Haghighi, rocoso mediocentro de Persepolis. Su entrada supondría jugar con un 4-3-3 que tapa líneas de pase a interiores como John Obi Mikel y neutraliza ofrecimientos y desbordes de jugadores como Victor Moses. La opción más probable, probada con éxito en el amistoso preparatorio más exigente (empate 0-0 ante Montenegro), es la más continuista: la colocación de Askhan Dejagah como segundo delantero. Con el futbolista del Fulham en tres cuartos de cancha, Irán solo repliega con 8 efectivos (y no con 9 como haría con Haghighi), presiona con al menos 2 jugadores la salida rival (suelen acompañar los laterales-volantes), retrocede menos metros de media en cada jugada rival y tiene a un futbolista que ofrece siempre conexiones por dentro para que Nekounam y Teymourian no tengan que avanzar y exponerse defensivamente. Tiene especial sentido la aparición del cottager en la noche de hoy, pues su frescura, su inspiración y su calidad técnica como atacante le hacen favorito en los duelos ante su par, un Ogenyi Onazi que actúa como mediocentro en Nigeria aun siendo interior. Su presencia, en definitiva, puede ser clave para que Irán se estire y encuentre la profundidad necesaria en este duelo.

Apenas hay dudas en el once con el que Irán intentará ganar el segundo partido de su historia en un Mundial. Carlos Queiroz tiene a Hashem Beikzadeh con molestias tras su lesión ante Montenegro, con lo que todo apunta a que Mehrdad Pouladi será el lateral izquierdo titular. Dejagah parece favorito para jugar en el centro del campo en detrimento del sólido Haghighi y Hajsafi parece estar por delante de un Masoud que, al igual que el chispeante Alireza Jahanbakhsh, se quedaría en el banquillo por si fuera necesario acabar de desgastar a Efe Ambrose. La portería no parece tan exclusiva como hace unos meses: puede que Ahmadi no sea de la partida y esté entre palos Alireza Haghighi. En la delantera, las grandes fases de clasificación para el Mundial y para la Copa de Asia 2015 del móvil Reza Ghoochannejhad (14 internacionalidades; 26 años) le sitúan como ‘9’ favorito por delante del pichichi de la Iran Pro League, el rematador Karim Ansarifard (42 internacionalidades; 24 años).

Nigeria

El combinado de Stephen Keshi se ha mostrado en el tramo final de clasificatorios africanos y en los últimos meses como un equipo con voluntad posesiva. El preparador nigeriano ha cambiado el 4-3-3 con el que se coronó campeón de África en 2013 y con el que compitió en la pasada Copa Confederaciones por un 4-2-3-1 ofensivo y creativo con el que persigue la asociación vertical. Este esquema supedita la salida de balón al acierto de los integrantes del doble pivote, lo cual es un riesgo teniendo en cuenta que estos son, por lo general, Ogenyi Onazi y John Obi Mikel. El futbolista del Chelsea FC se desentiende en la selección nacional de las tareas defensivas, con lo que se trata de un doble pivote con dos interiores en el que Onazi es el más retrasado. Con el paso de los meses, el futbolista de la SS Lazio ha mejorado en lo que a ofrecimiento a los centrales respecta, pero sigue siendo fácil para los rivales bloquear su salida. La presión alta (encimarlo) o el repliegue alto (obstaculizar sus líneas de pase) lo bloquean, y rara vez Obi Mikel lo ayuda. Estos escenarios, que pueden ser provocados por equipos tan ideológicamente opuestos como Grecia (no posesivo) y Etiopía (muy posesivo), bloquean a Nigeria en los primeros metros. Hace unos meses, los problemas de Onazi llevaban a las Súper Águilas a jugar en largo sobre el punta, Emmanuel Emenike. En los últimos tiempos, este pragmatismo –poco productivo ante equipos como Irán– se ha sustituido por la salida lateral.

¿Quieres ver a Victor Moses o a Odemwingie en directo en un partido de la Premier League? Pinchando aquí te explicamos cómo conseguirlo.

Este cambio, que deja entrever la intención de Keshi de dominar los partidos, exhibe la asimetría nigeriana. Efe Ambrose, central adaptado al lateral derecho, no ofrece tanto en campo contrario como Uwa Elderson Echiéjilé, lateral izquierdo. Alrededor de su figura se estaba configurando este nuevo mecanismo de salida, pero su lesión ante Grecia (0-0) hace dos semanas le dejó fuera del Mundial. Su baja es de especial importancia en un equipo que no tiene laterales de primer nivel y que estaba encontrando en el futbolista del AS Monaco una vía de escape para evitar el bloqueo fácil del centro del campo. Todo hace indicar que, tanto contra Irán como en el resto del Mundial, le va a sustituir Juwon Oshaniwa, lateral izquierdo del FC Ashdod israelí de 23 años que ha disputado 203 minutos oficiales con Nigeria (391 en total). Sin laterales de experiencia y sin un doble pivote capaz de dar salida, Nigeria puede tener problemas ante una Irán que presiona, que repliega intensamente y que defiende bien. La esperanza para encontrar la profundidad es Victor Moses. El mediapunta del Liverpool FC va a tener que multiplicar sus ofrecimientos al centro y a las bandas para romper las líneas iraníes y encontrar en conducción a los volantes (presumiblemente Peter Odemwingie y Ahmed Musa) y a Emenike. Si aparece demasiado atrás su velocidad y su desborde se reducen al tener que librarse de demasiados defensores. Esto hace viable el cambio a la banda izquierda del ’10’ nigeriano y la entrada en la mediapunta de futbolistas como Ramon Azeez o Michael Uchebo.

El once de Keshi ofrece más dudas que el de su rival de hoy. Parece claro que Oshaniwa, único lateral izquierdo de la convocatoria, cubrirá la baja de Echiéjilé. También que Emenike tiene todas las papeletas para ser el ariete titular: con su movilidad puede sacar del partido a los centrales iraníes y a Nekounam. No obstante, la posición de Moses no está clara y, con ello, tampoco lo están los hombres de tres cuartos de cancha. Odemwingie, Azeez e incluso Uchebo pueden ser titulares según la demarcación del dorsal 11. El prometedor central Kenneth Omeruo, cedido en el Middlesbrough por el Chelsea FC, es duda por unas molestias físicas, con lo que Joseph Yobo apunta a la titularidad junto a Godfrey Oboabona.

IRNvsNGA

Alineaciones probables (21:00 CEST, Gol Televisión)

Fotos de portada: Focus Images Ltd. Edición: MarcadorInt.

Related posts

8 comments

Partido que se prevé aburridísimo. Más que nada interesa ver si Nigeria está en condiciones de disputarle el segundo puesto a Bosnia, aunque bueno… viendo el nivel de Argentina, parece que puede pinchar contra cualquiera.

El nivel de Argentina te parece malo?. Que queda para el resto de selecciones. Viste 45′ malos con Bosnia y ya tenes argumentos para pensar que Irán o Nigeria pueden ganarle. Te felicito.

El jugador irani de las palmas le obligan a no jugar los play offs no? Es una injusticia para un equipo que esta a punto de subir

Sabiendo que David Fernández es tan optimista con los equipos asiáticos como pude escucharle en el podcast asiático,creo que es más una ilusión o esperanza por ellos que una realidad. Tengo apostado a que gana Nigeria el partido ya que me parece una gran cuota, espero no equivocarme, y por favor David Fernadez, no me metas tanto miedo en el cuerpo 😉

Deja un comentario

*