Islandia sigue viva pese a las complicaciones

Sigthórsson - Helgi Halldórsson

Pese a jugar más de 40 minutos con diez por la expulsión de Ólafur Skúlason y quedarse sin Sigþórsson, su delantero estrella, por lesión en la última acción de la primera mitad, los de Lars Lagerbäck consiguieron aguantar la portería a cero y viajarán al Maksimir con opciones de clasificarse para el primer Mundial de su historia.

Sigthórsson - Helgi HalldórssonSigþórsson, en una imagen de archivo ante Dinamarca. Foto: Helgi Halldórsson.

Eligieron los dos técnicos el mismo sistema, 4-4-2, y también por su propuesta más ofensiva posible. En Islandia, Finnbogason partía de inicio como principal novedad haciendo pareja arriba con Sigþórsson, mientras que Gudmundsson y Bjarnason se repartían las alas a pie cambiado con Gylfi Sigurdsson nuevamente en el mediocentro. Por su parte, Kovać formó con lo esperado: Rakitić y Modrić como doble pivote y Eduardo acompañando a Mandžukić en la delantera. Lo más llamativo del dúo Rakitić-Modrić es que fue el del Sevilla el que actuó como hombre más retrasado, recibiendo el balón entre centrales en muchas ocasiones y siendo siempre el primero en dar salida a su equipo.

Con estos onces y dos ocasiones claras en los primeros minutos -una para Eduardo y otra para Finnbogason-, parecía que íbamos a vivir un partido movido y de ida y vuelta, pero no fue así. A partir del minuto 10 el choque se igualó. Entre balón aéreo y balón aéreo, Gylfi y Luka trataron de poner cordura de vez en cuando, pero nadie logró imponer su juego. Solo Perišić, pegado a banda izquierda, generó algo de peligro y alboroto cuando recibió, pero nada que pusiese en aprietos al portero local. En uno de los pocos balones que tocó, Sigþórsson arrancó en conducción desde la derecha y cuando parecía que la jugada podía ser peligrosa, se torció el tobillo y tuvo que retirarse en camilla.

Tras el descanso, y ya con Guðjohnsen en lugar del nueve del Ajax y Olić en el de Ilicevic, Rakitić se inventó un pase largo espectacular, Perišić ganó la espalda a Ólafur Skúlason, este lo agarró y Undiano lo mandó a la calle. Con 10, reestrucuturó Lagerbäck poniendo a Bjarnason en el lateral diestro y replegando mucho. Fueron entonces los mejores minutos de la selección ajedrezada, que dirigida por Modrić estuvo a punto de marcar y de encarrilar la eliminatoria pero se encontró con un inspirado Halldórsson. El meta islandés realizó hasta cuatro intervenciones de mucho mérito para mantener el 0-0. Los islandeses, espoleados por el público del Laugardalsvöllur y apoyados en un Guðjohnsen que a pesar de sus 35 años consiguió ganarle varios duelos a la pareja Ćorluka-Šimunić, se acercaron al área en los últimos minutos pero sin llegar a tener opciones claras.

Con este resultado, aumenta el favoritismo de Croacia, que jugará la vuelta en casa y cuenta con jugadores más experimentados, pero Islandia sigue viva a tan solo 90 minutos del Mundial de Brasil.

Related posts

Deja un comentario

*