Kovačić y Srna meten a Croacia en el Mundial

Srna Croacia

Mateo Kovačić y Darijo Srna, niño y capitán, fueron clave para que Croacia venciese por 2-0 a Islandia en Zagreb y se clasificase para el Mundial de Brasil. Ni jugar con 10 más de 50 minutos por la expulsión de Mandžukić impidió que los de Niko Kovać fuesen muy superiores a una Islandia que se vio totalmente superada en el partido más importante de su historia.

Srna Croacia - FocusDarijo Srna, en una imagen de archivo ante Escocia. Foto: Focus Images Ltd.

Tan solo dos novedades en cada equipo hubo con respecto a los onces de la ida. En Islandia -cambios obligados- entraron Sævarsson y Guðjohnsen, y en Croacia -decisión técnica- partieron hoy de inicio Kovačić y Olić. Especialmente significativa fue la actuación del joven centrocampista del Inter, que arrancó como mediapunta por delante de Rakitić y Modrić y fue el jugador más desequilibrante del partido. Tras la expulsión del delantero del Bayern, reorganizó a su equipo Kovać mandando a Olić a la punta del ataque y Kovačić a la izquierda, que desde allí generó la jugada del 2-0 que anotó Srna llegando desde atrás. El lateral del Shakhtar, capitán en su club y en la selección, no se cansó de subir en todo el partido y volvió a demostrar por enésima vez que es un líder y uno de los mejores del mundo en su posición. Pocos minutos después, el joven Mateo dejó la mejor acción individual del partido: se fue de varios islandeses, tiró un autopase, se plantó solo ante Halldórsson pero su remate raso lo sacó el portero con el pie. El Maksimir, entregado a su niño prodigio, lo despidió con una tremenda ovación cuando se fue sustituido en el 75.

Antes, en la primera parte, Mandžukić había adelantado a los locales aprovechando un balón suelto en el área después de un buen centro de Ivan Rakitić, que otra vez fue el centrocampista más retrasado de los ajedrezados. Pese a estar con uno menos, en ningún momento sufrió Croacia, que si no ganó por más fue porque Halldórsson volvió a cuajar un gran partido y realizó cuatro o cinco paradas espectaculares.

Islandia, el día en el que se podía clasificar para el primer Mundial de su historia, apenas inquietó a Pletikosa en todo el partido. Ni Gudmundsson y Bjarnason por las bandas, ni Guðjohnsen desde la mediapunta, ni Finnbogason arriba, ni Sigurdsson llegando desde atrás fueron capaces de acercarse al gol que les habría puesto todo de cara. Una pena fallar en el día clave, sí, pero llegaron hasta un lugar con el que ni soñaban hace muy poco tiempo.

Al Mundial va Croacia; a la historia del fútbol de su país, la Islandia de Gylfi y compañía.

Related posts

6 comments

Me gusta mucho Croacia. Pienso que puede dar mucho de qué hablar en el mundial. Tienen excelentes laterales; un centro de defensa con experiencia en grandes citas y al que de a poco debería irse incorporando Lovren, que lo está haciendo magnífico en la premier; un centro del campo conformado por Rakitic-Modric-Kovacic tiene muchísimo vuelo y, arriba, Manzukic y Olic son también excelentes delanteros. Creo que, por el bien del mundial, clasificó el que debería hacerlo.

La única nota mala es la tarjeta del delantero del Bayern.

Deja un comentario

*