La antigua Grecia ante una Rumanía que quiere volver a la élite

Karaiskaki

El duelo entre helenos y rumanos evoca ciertas imágenes de grandes citas internacionales. Es cierto que no se trata de dos combinados repletos de estrellas, ni selecciones que deban tenerse en cuenta para luchar por el Mundial. Pero: ¿cómo olvidar el cabezazo de Charisteas en la Eurocopa del 2004, que silenció a toda Portugal en su propia capital? ¿O a la Rumanía del 94, ese equipo que hacía que muchos niños europeos se levantaran a hurtadillas de la cama, y silenciosamente encendieran la tele mientras la casa permanecía oscura y el resto de la familia dormía, totalmente ajena a las gestas de Hagi, Popescu y compañía? Esa última historia es autobiográfica, pero me consta que es también aplicable a otros compañeros de generación. Porque la solera, la identidad histórica y mediática, no se consigue sólo con victorias y conquistas, muchas veces nos acordamos de los equipos que nos dejan detalles e imágenes que no tienen siempre que ver con el resultado final de un partido. Y Grecia y Rumania tienen esa solera, y por eso luchan por un billete de ida a Brasil. Una lucha que arranca este viernes en el Karaiskaki del Pireo.

16 AÑOS DESPUÉS

En realidad, Rumanía no disputa una Copa del Mundo desde Francia 98, así que está delante de una gran oportunidad histórica de volver a la élite mundial del fútbol, de la que ya hace tiempo que vive alejada.

Para llegar a esta repesca, el combinado de Victor Piturca ha tenido que luchar hasta el último minuto con Turquía y Hungría. Siempre por la oportunidad que da ser segundo de grupo, pues la selección holandesa ha estado en otra esfera desde que arrancó la fase de clasificación. Precisamente las derrotas de magiares y otomanos, ante la Holanda de Robin Van Persie, les dan esta segunda oportunidad a Rumanía.

Durante la fase de clasificación, Piturca ha venido usando un 4-4-2, ocupando generalmente Marica y Stancu la posición de punta, aunque en ciertos partidos ha transformado este sistema en un 4-4-1-1, con un leve movimiento de piezas, situando a Stancu por detras de Marica. Así el futbolísta del Gençlerbirliği ha podido ayudar más al centro del campo en encuentros complicados, sobre todo fuera de casa. La base del equipo, obviamente, la forman futbolistas del Steaua, más los jugadores importantes que juegan en el extranjero. Precisamente la gran baja rumana para esta eliminatoria es un ex del Steaua: Vlad Chiriches. El jugador del Tottenham ha sido, y es, la pieza clave en defensa de esta generación. Pero desgraciadamente para él y su país, en la última jornada de Premier League, en el partido entre los Spurs  y el Newcastle, el central rumano sufrió un golpe que le ha fracturado la nariz. Así que se presentan en esta eliminatoria sin su capitán y líder espiritual. Para sustituir a Chiriches, Piturca ha llamado a Dragos Grigore, defensa del Dínamo de Bucarest. La baja de Chiriches la suplirá en el terreno de juego Florin Gardos, mientras que el resto de la zaga la completarán, como durante toda la fase de clasificación, Rat, Goian y Matel.

RAT Rumania
Rat, con Rumanía (Foto: Damiano Benzoni)

En el doble pivote parece segura la presencia de Alexandru Burceanu, mientras que su acompañante debería ser, con toda propabilidad, el mediocentro del PAOK, Costin Lazar.

Tres hombres se disputan la titularidad en las alas rumanas. El costado izquierdo parece destinado para Cristian Tanase, mientras que en la derecha, el espanyolista Gabriel Torje y Gigel Bucur se disputan la titularidad.

 Tatarusanu será el portero titular en detrimento del guardameta de la Roma, Bogdan Lobont.

El portero del Manchester City, Costel Pantilimon y el actual futbolista del Ajaccio, Adrian Mutu, son los jugadores más importantes que no han entrado en la convocatoria. En realidad la mala relación entre Mutu y el el seleccionador rumano es algo más que conocido.

LA FALANGE HOPLÍTICA

En la Antigua Grecia se inventó un sistema defensivo para las batallas que convirtió a los ejércitos helenos en conjuntos prácticamente imbatibles. Filas de 8 hombres, en horizontal y vertical, que trabajaban como una sola unidad. Impenetrables, invencibles.

No se si Fernando Santos se inspiró en eso para crear a la actual selección de fútbol de Grecia. Pero si es cierto que si algo ha demostrado su equipo es capacidad defensiva y de repliegue entorno al balón. Muchos han dicho que su grupo era el de menos nivel de toda la fase, pero encajar 4 goles en toda la liguilla, es una tarea muy destacable. Lo cierto es que Grecia disputa esta repesca por la diferencia de goles frente a Bosnia-Herzegovina, pues ambas selecciones terminaron empatadas a puntos. Dicho todo esto, es obvio que algún talón de Aquiles ha de tener este combinado, y este no es otro que su incapacidad ofensiva. Y es que si hemos remarcado que solo encajaron 4 goles en 10 partidos, no podemos pasar por alto que tan solo fueron capaces de convertir 12.

El seleccionador portugués ha jugado prácticamente todos los encuentros con un 4-5-1, de rápido repliegue, sobre todo cuando se convierte en ciertos encuentros en un 4-3-3, estando los dos extremos siempre pendientes de defender. Por suerte para él, tanto Samaras como Salpingidis, pese a su veteranía, tienen una capacidad excelsa para el martirio que supone atacar y defender sin parar, son dos jugadores que parecen disfrutar cuando sufren, por antitético que esto parezca.

En la punta de ataque, Grecia debe aprovechar el inmenso momento de forma por el que pasa Konstantinos Mitroglou. La racha con la que llega, tanto en Champions League como en liga, le convierte, posiblemente, en el jugador más desequilibrante de la eliminatoria.

Grecia es un conjunto veterano y guerrero, y estas dos características las personifica el eterno Giorgios Karagounis, que pese a todo sigue siendo un jugador de esfuerzo, aunque obviamente el físico ya no lé de para tanto despliegue. A Karagounis le suelen acompañar en el centro del campo Alexandros Tziolis y Panagiotis Kone. El de PAOK suele realizar funciones de recuperación, mientras que la distribución corre más a cuenta del mediocentro del Bolonia.

Es curioso que Sokratis Papastathopoulos no haya conseguido una plaza fija en la zaga helena. En realidad, y pese a su buen trabajo en la Bundesliga, el central del Dortmund ha alternado titularidad con suplencia en esta Grecia. Pero en el sprint final de cara a estos dos partidos, parece haber quedado relegado ante la pareja que forman Katsouranis y Siovas. Aún así es posible que acabe siendo titular.

El germano-griego José Holebas, y otro de la generación de oro helena, como Loukas Vyntra, completarán la zaga en ambos encuentros con toda seguridad.

La portería la ocupará el cancerbero del Granada, Orestis Karnezis. El hecho de que Karnezis no esté jugando en su club preocupa un poco en el entorno heleno.

Las oportunidades para ambos equipos parecen estar al 50%. Jugando en casa, obviamente el primer partido parece más decantado para el cuadro heleno que tiene una gran capacidad defensiva. Rumanía sabe que tendrá que estar muy certera en las ocasiones que puedan generar para llegar en buena disposición al encuentro de vuelta en el Nacional de Bucarest.

Grecia vs Away team - Football tactics and formations(Posibles alineaciones del Grecia- Rumanía)

GolT será el único canal en España que transmitirá toda la Copa del Mundo de Brasil 2014. ¡Abónate pinchando en este enlace!

Foto de portada: lippert61

Related posts

3 comments

Pues Pantilimon empieza a ser de los jugadores más conocidos de Rumanía y eso no habla bien de Rumanía. Clara favorita Grecia.

Deja un comentario

*