La identidad uruguaya contra las dudas italianas

Italy v Uruguay2014 FIFA World Cup

Uruguay no juega para gustar. Uruguay no juega para que lo elogien. Al jugador uruguayo le importa un bledo la opinión de los periodistas e hinchas de fuera. Uruguay juega para los uruguayos. En Uruguay nunca queda claro dónde se deja de ser un país pequeño y se empieza a ser una familia grande. O quizás, son las dos cosas.

Uruguay no entiende el fútbol como un juego. Lo entiende como una forma de vida. No se juega, se compite. No se quiere ganar defendiendo. Se defiende para ganar. Uruguay se sitúa en el mapa y se proyecta hacia el exterior gracias al fútbol. Fueron futbolistas los que situaron en el mapa a la República Oriental del Uruguay en 1924, 1928 y 1930. Son sus embajadores. A los jugadores uruguayos sólo les asusta una cosa: fallar a su gente. Se puede perder, pero no se puede fallar.

Italy v Uruguay 2014 FIFA World CupLas gradas del Arena das Dunas fueron claramente uruguayas. Foto: Focus Images Ltd.

Por eso Luis Suárez se volvió loco festejando la victoria. Otro, al final del partido, se pondría a pensar en su error, en ese mordisco a Chiellini. Chiellini, tantas veces infractor, acabó siendo víctima del tercer acto de canibalismo del delantero ‘celeste’. Suárez quizás será sancionado, quizás no estará contra Colombia. Pero en ese momento no le importaba, como poco le importan las críticas de la prensa extranjera, los insultos en las redes sociales, las opiniones. Uruguay juega para su gente y los demás estamos fuera, lanzando opiniones, buenas o malas, que rebotan. No somos parte de esa familia.

¿Uruguay jugó bien? No, para nada. Compitió bien. Los tópicos sobre lo que podía ser un Uruguay-Italia decisivo se cumplieron. Fue más una pelea de barrio que un partido. Italia se perdió en sus debates internos. Prandelli ha intentado dar brillo al juego del equipo, ha intentando iniciar una época de romanticismo, de estética. Nos deja grandes partidos, como el de Inglaterra, pero los resultados no han acompañado. Dimite, cierra la puerta y sus defensores no se quedan con muchos argumentos. Falló de forma estrepitosa contra Costa Rica y contra Uruguay fue víctima de sus dudas: quiso el balón, pero para defenderse. Intentó encontrar el equilibro entre sus ideas y la tradición italiana. ¿Defender el 0-0? Sí, pero con el balón. Falló. O mueres con tus ideas, o vuelves a la vieja tradición. Pero las dos cosas, no.

Fue un partido tan emotivo, tan visceral, que está destinado a ser analizado con la barriga y el corazón. Un partido poliédrico, con mil caras. Con mil debates. Unos miran el partido y advierten la grandeza de la garra uruguaya. Otros sólo ven a un grupo de marrulleros. Algunos consideran que Italia fue un desastre total. Y otros creen que la culpa fue del colegiado por expulsar a Marchisio y no mostrar la roja a Suárez. Ni la expulsión de Marchisio genera consenso. Nada genera consenso en un partido que abandonó el terreno de la racionalidad rápidamente, entrando en el de la emotividad.

Italy v Uruguay 2014 FIFA World CupMarchisio se fue expulsado en una decisión bastante discutible. Foto: Focus Images Ltd.

Italia salió con una defensa reforzada, pensando en Cavani, incansable, y Suárez. Aunque también reforzó el centro del campo, para esconder el balón. Y quiso reforzar el ataque, con Immobile al lado de Balotelli. Quiso reforzar todas las líneas y acabó siendo un equipo partido. A Pirlo, por su magia, se le exigen milagros como si fuera Nuestra Señora de Fátima. Por momentos, la táctica lo ha castigado más que ayudado, obligándolo a desgastarse sin ayudas. Italia generó poco peligro, aunque se defendió bien contra Uruguay, que se jugó toda su fortuna a una carta. Sabía que con el 0-0, alguna tendría. Buffon sacó dos, una prodigiosa a Suárez. Y al final, decidió Godín, un tipo que este año se empeña en salir en todas las fotos. Si el partido se debía decidir por huevos, Godín puso los suyos. Remató mal, con la espalda, pero lo metió. Al uruguayo no le importa que el gol no sea bonito. Se grita para su gente, y los demás advertimos una fuerza colectiva brutal, sorprendente. La escritora francesa Colette, en 1924, ya definió a los uruguayos como un grupo en que civilización y barbarie se unen. Los vio ganar el oro olímpico, charlar con pausa y elegancia, y luego competir como locos. Eso sigue siendo Uruguay. Un entrenador listo que diseña partidos con criterio, siempre pensando en el resultado y no en los elogios. Y luego, la idea se defiende con locura. Con bocados. Con esa barbarie que detecto la pluma de Colette.

Uruguay necesitaba ganar y salió con tres defensas, con Cáceres abandonando el lateral para juntarse con Godín y un Giménez consagrado. La idea era mantener con vida el partido. Uruguay supo jugar a lo que sabe, supo ser fiel a su tradición, supo jugar para su gente. Italia, perdida en debates, no supo ser la de siempre. Tampoco supo ser lo que sueña Prandelli por las noches. Fue poco, fue un garabato, un boceto.

Pirlo, Verratti y Marchisio consiguieron mantener el balón en el centro del campo, pero la roja al piamontés alteró las cosas. Los entrenadores movieron las piezas. Si Parolo y Cassano aportaron poco, Maxi Pereira, que entró por un Lodeiro perdido, aportó más garra.  Italia, partida, se asustó. Intentó recuperar el manual de jugar con 10 y amargar al rival. Pero era demasiado tarde. El ‘Cebolla’ y Suárez fallaron sus ocasiones. Godín, no. Uruguay ganó como sabe. Con ese estilo tan visceral que genera debates. Italia perdió generando debates. Pero un matiz separa los casos. En Uruguay, no se debate tanto como en Italia.

Italy v Uruguay 2014 FIFA World CupPrandelli presentó la dimisión y puso fin a cuatro años de mandato. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

12 comments

Uruguay gano al estilo de la vieja Italia. Al igual que éstos no son vistosos, no gustan al aficonado, pero tienen algo que les hace dignos de admiración, porque siempre están en la pomada.

La roja de risa. En cualquier otro partido hay 20 o 30 entradas perores.

En mi opinión, no es que Uruguay ganara al estilo de la vieja Italia… sino más bien que no tienen argumentos en su juego para llevar el peso del partido a partir de la posesión, porque no tienen constructores. Viven de su pareja de delanteros y la garra de su defensa. Con la recuperación de Suárez y la entrada en el 11 de Giménez han mejorado mucho. Contra Italia, se aprovecharon de que en los últimos 15/20 minutos la Azzurra buscó descaradamente mantener el empate, perdió tiempo… y al final, en un córner, San Diego Godín.
En Italia, no me convence De Sciglio como lateral izquierdo, porque se le ve incómodo a la hora de usar su pierna izquierda. Mundial muy, muy flojito de Immobile, Pirlo dando lecciones magistrales, y sí, la roja es de chiste.

Gracias Axel por esta delicia de relato-analisis-homenaje que nos has regalado!! Yo como uruguayo me permito destacar aun mas a Tabarez, pedazo de entrenador!! En la jugada del gol, atacan 7 uruguayos contra 6 italianos, pero una superioridad organizada con arrastres y bloqueos. Maravilloso golpeo de G.Ramirez. Ahora toca ver que decide FIFA con Suárez, y preparar el partido contra Colombia, duro rival. Pero cuando sabes que llevas la ilusión de 3 millones de compratiotas en tu escudo, da igual el que te echen, lo tenes que dar todo si o si, es tu deber…eso es ser uruguayo, aunque estés lejos de casa como yo, se sigue siendo orgullosamente celeste.

Lo de Suarez es decepcionante. Solo ilusiona con pensar que había cambiado pero es uno más del montón que no aprenden y que no cambian. Y ojo que el arbitraje ya ha eliminado a Bosnia, Inglaterra y ahora Italia. A ver a quién mas se cobra…

Eso digo yo, Inglaterra por qué? perdieron en el intercambio de golpes con Italia, Suárez se bastó solo y a medio gas para que Uruguay ganara, y Costa Rica los contuvo con bastante facilidad. No creo que los árbitros hayan tenido nada que ver. En el primer partido, Brasil-Croacia, sí, fue clamoroso el error en el penalti. Pero igualmente, Pletikosa fue una madre durante todo el partido. Lo de Bosnia tampoco lo veo claro.

El mordisco de Suárez es feo… se podría entender si fuera un hecho aislado, y más con un defensa tan pegajoso como Chiellini, pero es que con esta ya van 3 veces que le da por morder a un rival. Deberían sancionarlo para que se le quite la costumbre, porque es una pena que un jugadorazo así haga esas cosas.
Pese a la eliminación de Italia, me quedo con el nivel que ha mostrado Pirlo. Me encanta verlo jugar, cómo lee el juego, cómo se coloca, pasa de primeras con izquierda y derecha, siempre al trote… sus lanzamientos de falta, y la precisión en el pase. Aunque no vaya a ser posible, me encantaría verlo jugar junto a Iniesta. Son los dos jugadores que más me han impresionado.
Por cierto, muy bien otra vez Giménez. A Tabárez le va a venir bien la baja de Lugano.

Queda claro que Gastón Ramirez puede aportar mucho a Uruguay, diría que más de lo que aporta Nicolás Lodeiro, ya que puede hacer el trabajo de éste como enganche y le suma el plus del balón parado.

Que gran crónica

estoy totalmente de acuerdo con el análisis que has hecho, esta claro que prandelli es un gran entrenador, un entrenador romántico con gustos “delicado” quizá demasiado para los italianos, tan acostumbrados a la lucha y la marrullería. Uruguay se dedica a competir, lo de jugar lo de deja para otros… compiten con todo aunque a luis suarez habría que decirle que juegue con protector bucal. …

Los arbitrajes pro-Latinoamérica en este Mundial empiezan a oler bastante mal. Veremos si no acaba siendo tan recordado en ese aspecto como el mundial asiático.

Deja un comentario

*