La potencia de Emenike y los reflejos de Enyeama eliminan a una Bosnia decepcionante

la foto

Safet Susic alteró la disposición táctica de Bosnia respecto al primer partido del Mundial ante Argentina y rompió la pareja Besic-Pjanic en la zona ancha. En lugar de lo visto hace solo unos días (Besic guardaba la posición y Miralem Pjanic actuaba como interior), el joven centrocampista del Ferencvaros estuvo acompañado por Haris Medunjanin. Pjanic por delante, más liberado, y cerca de él Misimovic, que partía teóricamente desde la banda izquierda pero rara vez se acercó a la cal. Ese sector lo ocupó constantemente Senad Lulic y por esa vía encontró Nigeria el camino para provocarle un continuo dolor de cabeza a Asmir Begovic.

 Disposicón táctica en la primera mitad del encuentro (Nigeria-Bosnia)

nigeria vs bosnia - Football tactics and formations

A Bosnia no le duraba la posesión de la pelota, la salida de balón no terminaba de ser limpia, y Emmanuel Emenike entendió que detrás del carrilero de la Lazio había un filón por explotar: Lulic se incorporaba a campo nigeriano, el conjunto europeo perdía la pelota con facilidad -errores no forzados- y Mikel, Onazi y Ambrose buscaban los desplazamientos en largo a la zona derecha de su ataque. La verticalidad nigeriana, unida a la fragilidad defensiva de la selección balcánica, potenció un ida y vuelta con dos momentos críticos: el gol -mal- anulado a Edin Dzeko en el minuto 20′ tras un pase magistral de Misimovic a la espalda de los centrales nigerianos y la réplica -legal- de Peter Odemwingie, que logró batir a Begovic tras una acción individual de Emenike: el delantero del Fenerbahçe le tiró un autopase a Spahic, el defensa del Bayer Leverkusen se tropezó con el futbolista nigeriano y, ante la incredulidad del resto de la defensa bosnia, le cedió la pelota al punta del Stoke City que hizo el primer tanto del partido. El tanto dejó noqueada a una selección que no transmitió buenas sensaciones en ningún momento.

Enyeama - SuperEagles
Vincent Enyeama volvió a demostrar su categoría bajo palos. Foto: SuperEagles.

En los segundos cuarenta y cinco minutos Susic intentó lavarle la cara al equipo: sustituyó a Hajrovic por Ibisevic y pasó a jugar con dos puntas. También retiró a Lulic por Salihovic y a Medunjanin por Tino-Sven Susic. Todo ello antes del minuto 65′. La idea era cargar el área, jugar más directo, pero solo Pjanic por momentos encontró a los dos puntas. Misimovic se fue diluyendo y Nigeria tuvo opciones a la contra donde destacó la movilidad y la madurez de Babatunde, que evitó que la selección africana se partiera en un 4-2-4. Keshi trató de refrescar el ataque con Shola Ameobi pero la campeona de África fue poco a poco retrocediendo hasta fijar la defensa dentro de su propia área. El reloj corría y Bosnia no encontraba soluciones. Y eso significaba la eliminación.

Con el 1-0 en el marcador se entró en el descuento y ahí apareció el gran portero del fútbol africano, Vincent Enyeama, para marcar la diferencia y evitar la pérdida de dos puntos valiosísimos que sitúan a Nigeria a las puertas de los octavos de final. Bosnia trataba de colgar balones al área buscando a sus dos referencias ofensivas y, en uno de esos desplazamientos, Dzeko ganó la posición a la pareja de centrales nigerianos, se revolvió de espaldas con maestría buscando rematar con su pierna izquierda y conectó un disparo mortífero a escasos tres metros de la portería defendida por el guardameta del Lille. Era el empate a uno… pero no llegó: Enyeama reaccionó con reflejos de felino y logró desviar lo justo la trayectoria de la pelota para que ésta acabase impactando en el palo derecho y, posteriormente, fuese escupida al lateral.

Emenike y Enyeama le enseñan la puerta de salida del Mundial a una Bosnia que se quedó en menos de lo que apuntaba. Las Súper Águilas aún no tienen certificada la clasificación para la siguiente ronda, pero incluso podrían alcanzar la primera plaza del Grupo F si logran vencer a Argentina el próximo miércoles 25. ¿Por qué no? Ahora mismo rebosan confianza.

Foto de portada: TirbunDergen, bajo licencia CC 3.0

Related posts

5 comments

Viendo los pronósticos de Santomé el campeón será Holanda y el goleador Edinson Cavani. Ya que puso como campeón a España, revelación a Bosnia que ambos perdieron sus 2 encuentros. Goleador Dzeko que no lleva ninguno y figura del Mundial Sergio Ramos que jugó un partido espantoso ante Holanda.

Bueno Sergio sabes un montón, pero los prónosticos no son lo tuyo.

Muy disgustado con los cambios de Susic. No tiene sentido buscar un juego directo si precisamente lo que caracteriza a tu equipo es la calidad de sus centrocampistas, Pjanic-Misimovic. El segundo estaba muerto, llegó desde China sin ritmo y ya se vio contra Argentina, debió ser substituido. Además dejó a Bosnia sin bandas quitando a Hajrovic y Lulic (en lugar de adelantarlo). El ataque bosnio fue un embudo sin claridad que aglutinó gebte por dentro. Además los centros eran frontales, más faciles para la zaga. En conclusión los cambios además de equivocados (no por los que entraron, que para mí eran los idóneos, sino por los que salieron) fueron poco ofensivos. Tenía mucha ilusión puesta en Bosnia y mi decepción es grande. Perdón por el testamento pero no se me ocurría mejor lugar para expresar mi decepción que éste. Un saludo

A mí me llamó la atención que el equipo salió al campo completamente decaído, con muy poca determinación. Y esto, más allá del evidente error arbitral, no cambió en todo el partido. No lo termino de entender.

Lo de Bosnia es muy decepcionante. El árbitro los perjudicó enormemente sin duda, pero se le notó cansada en todo momento. No sé si los haya afecatdo el clima, la humedad (porque lucían muertos) o el miedo escénico en su primer mundial, pero esperaba mucho más de este equipo.

En el partido contra Argentina no estuvieron del todo mal. Sobre todo en la primera parte, reaccionaron bien al gol de Kolasinac.

Deja un comentario

*