Los 28 minutos de Sami Khedira

FIL BRAZIL GERMANY 24

La historia recordará el 8 de julio de 2014 como el día en el que se produjo una de las derrotas más duras (1-7) jamás vistas en un Mundial y elevará, con todo merecimiento, a Miroslav Klose a la categoría de mito del fútbol de selecciones al anotar su decimosexto gol en la Copa del Mundo, el segundo tanto en un Brasil-Alemania marcado por el derrumbe del caparazón de Luiz Felipe Scolari en una primera parte de tragedia griega para los intereses brasileños.

Sin embargo, en un escalón inferior en cuanto a la dimensión global de la catarsis futbolística vivida en Belo Horizonte pero no menor en términos de incidencia en el resultado final, un centrocampista no excesivamente refinado ofreció un tramo de plenitud en su juego, menos de media hora, que sirvió para batir y potenciar los jugos de una selección alemana en la que Tomas Müller, Toni Kroos y Manuel Neuer marcan el camino de la excelencia. Pasarán los años y probablemente muchos nos iremos olvidando inconscientemente de los 28 minutos firmados por uno de esos jugadores habitualmente cuestionados por la dificultad para encajarlo dentro del canon futbolístico imperante en el que a menudo no se tiene en consideración lo que uno es capaz de hacer antes de recibir la pelota y después de soltarla: Sami Khedira.

FIL BRAZIL GERMANY 11Los jugadores de Alemania -Khedira detrás de Schweinsteiger- celebran uno de los goles conseguidos. Foto: Focus Images Ltd

El seleccionador alemán, Joachim Löw, le pidió a Khedira que hiciese labores de segundo delantero yendo a presionar muy arriba la salida de balón verde-amarela. La idea era ahogar a David Luiz y Dante, encimar a Luiz Gustavo y recuperar la pelota en campo contrario para cortocircuitar a Brasil cerca de su portería. Sami, al que hace solo unos días se le había exigido algo totalmente distinto -apoyar la construcción de juego alemán muy cerca de Bastian Schweinsteiger en un rol mucho más posicional, equilibrando a la Mannschaft-, lo bordó. Pero no solo estrujando hasta el extremo a Dante y asociándose con Müller aprovechando las incorporaciones al ataque de Marcelo, firmó media hora de juego al alcance de muy pocos descosiendo a un doble pivote absolutamente superado por las circunstancias. Gustavo y Fernandinho no supieron ponerle freno a un futbolista en tal estado de efervescencia con la pelota en los pies que se atrevía a resolver con soltura complejos dilemas dentro del área pequeña. Lo nunca visto. 

La defensa anfitriona se miraba a sí misma tratando de encontrar a su líder, Thiago Silva -hoy suspendido-, mientras Khedira se escapaba una y otra vez por resquicios que le permitían combinar con precisión en tres cuartos de campo para a continuación penetrar hasta las inmediaciones de la portería defendida por Júlio César. Lo hacía con una facilidad pasmosa, consustancial al estado de shock por el que pasaba en esos momentos la pentacampeona del mundo, y con una delicadeza inusitada. Tal fue la inspiración convertida en fantasía en la asistencia para Toni Kroos en el 4º gol que todo lo que no sea “está firmando los mejores minutos de su vida en un escenario incomparable” terminaría por quedarse corto. Tras conseguir el 5º tanto, las pulsaciones fueron bajando poco a poco en Alemania y Khedira finalmente sería sustituido en el minuto 76 con la sensación de haber escrito en el Estadio Mineirão una especie de obra póstuma breve pero extremadamente concentrada y rica en matices.

Merece un reconocimiento unánime.

Más artículos sobre el Brasil 1-7 Alemania:

“Cuando la anticipación llega tarde”
“Ya son eternos”
“La prensa brasileña critica a Scolari por descuidar la defensa”
“Los 5 mejores jugadores de la semifinal”
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

13 comments

Con el 0-3 ya se vió q la posición de Sami en el campo y su disciplina y compromiso sempiternos para con el equipo iban a firmar un partido para el recuerdo…
Ayer fue la piedra angular d Alemania, sin duda.

Tanto ayer viendo GolTV, claro, como hoy pienso lo mismo. Khedira no hizo nada que no hiciese cualquier otro jugador de Alemania de media y ataque (salvo Mesut al que aún se le espera…), pero entre el cariño que le tenéis y lo raro que parece que el del Real Madrid destaque en un partido hace eso, que le aupéis y hasta le dediquéis artículos personalizados. Una asistencia más que normal con una defensa rota, que no fue nada del otro mundo, la vimos todos y un gol a puerta vacía con la misma defensa.

Alemania ayer fue un rodillo ante una de las peores brasiles por juego y nombres jamás vista. Pero fue en general, es más, creo que Müller con su movilidad y desquiciando a los medios y defensas brasileños y Kroos fueron bastante mejores que Sami.

No critico para nada el artículo ni lo que hagáis, solo faltaría. Pero bueno, es lo que me parece a mí.

Nada, según tu, parece que jugaron el Fuenlabrada y el Valdemoro….
Vale que es la pero Brasil, pero nadie le ha metido este meneo, y no te recuerdo la final d ela copa de confederaciones…Algún merito tendrá Alemani, y por cierto partidazo de Khedira por mucho que te pese. Seguir alabando a paquetes tipo Marcelo por hacer alguna filigrana absurda…

Es incomparable que, por los méritos realizados en el partido de ayer, se venga diciendo que su actuación debería servir para asegurar su continuidad (y renovación) en el Madrid ya que no juega en la misma posición y no desempeña la misma función en la selección que en su club.
Como bien se apunta, ayer Alemania jugó con un doble pivote formado por Schweini (posicional) y Kroos (en un rol más interior) con Sami haciendo las veces de mediapunta (al más puro estilo Raúl García o Marouane Fellaini -en el Everton-) en el que ejerció una presión asfixiante sobre el eje central defensivo brasileño; mientras que en el Madrid ejerce
Por lo tanto, aún siendo su actuación de ayer escandalosa, y esto es innegable, no me parece comparable al juego que desempeña en su club (box to box, con un sacrificio defensivo mayor, ejerciendo de “escoba”) y que jugadores como el mismo Kroos, Modric e Isco podrían desempeñar con un mayor éxito. Aunque todo depende del estilo de juego que el entrenador quiera proponer, y el tipo de partido claramente influye en la decisión que éste deba tomar.

*en el Madrid ejerce más de mediocentro que de “mediapunta”, con todas las connotaciones que eso conlleva unido a su menor calidad técnica.

Es exactamente como lo has descrito. En el Stuttgart equipo donde destacó, su posición era más cercana a la que ayer desempeñó en la selección Alemana que a la que desempeña habitualmente en el Real Madrid. Es un llegador y no un pivote posicional y al igual que a ti me recuerda a la situación que ha tenido Raúl garcía desde que fichó por el Atleti hasta el año pasado. Es la corriente de pensamiento:”Presiona bien, tiene buen físico, roba balones, pero no es un dechado de virtudes técnicas ergo lo situamos como medio centro posicional” y estoy convencido que es una mentalidad que se ha cargado más de una carrera en el mundo del fútbol.

El partido de Khedira fue para enmarcar. No es su primera gran actuación con Alemania (aunque es de largo la mejor y más importante. Su problema en el Madrid es que cumple una función distinta que no le permite explotar sus virtudes.
Quizás no tiene la clase de otros jugadores, pero su potencia física y su capacidad de llegada le hacen un centrocampista muy interesante siempre que esté bien rodeado, como en su selección.

Lo de Kedhira no viene de ahora, ante Argelia en el primer tiempo de zozobra no estaba.

Recuerddo q su euro2012 fue muy buena hasta q la italia de prandelli los eliminó. Me sorprendió muchísimo su soltura con el balón, ayer intentó cosas q en el madrid jamás haría. Definitivamente es un jugador de selección, muy competitivo y con el carácter q le pide Low para acompañar a Kroos y Schweini.

Deja un comentario

*