Luiz Gustavo, el ancla de Scolari

Luiz Gustavo - Brasil - AgenciaBrasil

La anfitriona, y para algunos principal favorita al título, afronta los últimos días de preparación para el Mundial dando descanso a algunos de sus hombres importantes -el caso de Paulinho es el mejor ejemplo- ya con la mente puesta en el encuentro que abrirá la máxima competición del fútbol de selecciones el día 12 de junio a las 22:00 en São Paulo (Gol Televisión).

Mientras la mayoría de seleccionadores nacionales apuran los partidos amistosos para realizar probaturas tácticas y terminar de definir sus onces iniciales, Felipão se limita a esperar que transcurran los días hasta que llegue el debut pidiendo tensión a sus futbolistas y entrenando una y otra vez los automatismos adquiridos. La responsabilidad es máxima, pero Brasil tiene pocas cosas nuevas que ensayar: principalmente porque su entrenador confía ciegamente en el grupo que consiguió vencer la Copa Confederaciones hace casi un año y las jerarquías están muy bien definidas. No hay cabos sueltos.

Scolari: “Mis futbolistas tienen que jugar como si fuese siempre el último partido. Así es como quiero que la selección brasileña entre en el campo”.

Luiz Gustavo Brasil Focus

Luiz Gustavo en el stage europeo. Foto: Focus Images Ltd

Los tres imprescindibles

Neymar, Thiago Silva y Luiz Gustavo sostienen a la selección de Scolari. El primero canaliza el fútbol ofensivo y provoca el desequilibrio: atrae la atención de los defensas rivales, habilita a Marcelo y a Fred, desborda en estático, decide a balón parado y enamora a la grada. Cuando entra en contacto con la pelota genera tensión en el oponente. A Neymar se le teme, algo que todavía no sucede cuando viste la camiseta del Barça. Atrás, Thiago Silva, capitán y líder de la organización defensiva de la canarinha, mantiene centrado a David Luiz, saca al equipo de posiciones retrasadas, intimida en las jugadas de estrategia y nunca desconecta. Dirige la presión y el repliegue y corrige a sus compañeros. Ellos dos son los futbolistas de mayor calidad individual de la anfitriona y ambos asumen esta responsabilidad en las dos áreas. Sin embargo, el sello de la selección que aspira a ganar su sexta estrella, no es Neymar ni tampoco Thiago Silva: es Luiz Gustavo. El mediocentro del Wolfsburgo no ha cuajado una gran temporada en Alemania y pese a ello nadie discute su titularidad. La idea, el futbolista que marca el estilo desde la llegada de Scolari al cargo, la plasma un mediocentro de buenos fundamentos defensivos con un gran despliegue sin balón y un manejo de la pelota poco artificioso pero eficiente.

El guardián

Felipão armó la Seleção tratando de equilibrar al máximo talento y oficio. Su apuesta en torneos cortos siempre se ha basado en economizar al máximo los goles anotados; por lo que a día de hoy es impensable concebir una Brasil sin Luiz Gustavo. Siendo un futbolista agresivo en el corte, el sistema de ayudas en el centro del campo favorece que no tenga que exponerse continuamente a robar yendo al suelo. Una gran cantidad de los balones recuperados los recoge porque tácticamente está bien posicionado y situándose entre el balón y el oponente es prácticamente infranqueable. Si Neymar y Hulk cierran espacios por dentro y Oscar retrocede unos metros taponando la salida de balón del rival, Paulinho y Luiz Gustavo avanzan siendo conscientes de que Thiago Silva y David Luiz no sufren demasiado dejando metros a su espalda. El engranaje, que exige un elevado desgaste físico y, sobre todo, solidaridad en la presión, lleva al contrincante a jugar en largo y ahí el daño se limita en un % elevado. La labor del excentrocampista del Bayern es fundamental porque él es el guardián del perfil de Neymar y Marcelo y la última ficha en caer en la transición ataque-defensa antes de que la pareja de centrales se vea forzada a salir al cruce. Todo gira a su alrededor.

Hace unos meses nos planteamos si Fernandinho podría romper el Luiz Gustavo-Paulinho o lo complementaría y en estos momentos lo primero se antoja imposible. Lo segundo no, puesto que no es difícil imaginar un once sin Fred en punta, con libertad para Neymar y Hulk, o un 4-3-3 con un mediocentro, Luiz Gustavo, y dos interiores, Fernandinho y Paulinho -sin Oscar-, en determinados contextos de partido.

Fernandinho complementando a Luiz Gustavo y Paulinho:

Brasil - Football tactics and formations

Ramires, Willian, Hernanes y el propio Fernandinho tendrán que seguir esperando su oportunidad para entrar en un once que se puede recitar de memoria. Y ninguno de los cuatro puede hacer la función de Luiz Gustavo, por eso él es el ancla de Scolari.

Alineación tipo de Brasil:

Brasil - Football tactics and formations

CONVOCATORIAS DEFINITIVAS PARA EL MUNDIAL 2014

Foto de portada: Agencia Brasil, bajo licencia CC 3.0

Related posts

6 comments

Creo que no demasiadas. Puede ser útil en un momento dado pero parte por detrás de Ramires, Fernandinho o Willian, diría yo. Sin Oscar (tocado), Scolari probó con Willian de diez. Y atrás Luiz Gustavo y Paulinho son fijísimos + Fernandinho te da mucho con la pelota + el trabajo de Ramires. A priori no lo tiene fácil.

Se me antoja importante William en este mundial, con la libertad de Ney
creo que harán falta jugadores mas sacrificados en labores defensivas y conociendo a Felipao esta bastante claro que no va a dejar ese fleco suelto.

mi 11 de brasil seria el siguiente:

julio cesar

alves-D.Luiz-T.Silva-Marcelo

L.Gustavo-Paulinho

Willian-Oscar-Neymar

Hulk

Mi unica duda sería fernandinho por paulinho u oscar.

Deja un comentario

*