Messi y Robben para soñar con Maracaná

Prueba montaje Leo-Arjen

El Telegraaf, uno de los periódicos neerlandeses de mayor prestigio, abría la edición digital el pasado domingo con un montaje bastante gracioso. Se hacía eco de una supuesta lista de asuntos pendientes que Louis van Gaal debía liquidar. “Pasar cuentas por la final de 2010” y “superar el trauma de las tandas de penaltis” eran los dos primeros. Argentina y la final de 1978, con el palo de Rensenbrink en el descuento de regalo, ocupaban el tercer lugar. El postre perfecto sería Alemania.

Holanda Mundial Focus

Holanda busca rendir cuentas pendientes en el Mundial de Brasil. Foto: Focus Images Ltd

Y es que en Brasil tanto Holanda como Van Gaal están dejando atrás viejos fantasmas. Han superado distintos obstáculos y momentos bastante complicados. Empezaron perdiendo ante España, Australia y México. Llegaron a la tanda de penaltis contra Costa Rica después de ser superiores durante gran parte del encuentro, lo que podría frustrar a muchos equipos. Pero Holanda avanza con la determinación de Robben, el paulatino crecimiento de Sneijder a lo largo del torneo, los cambios de Van Gaal y el refuerzo que suponen para el grupo las victorias logradas tras decisiones que podrían ser controvertidas como el cambio al esquema de cinco defensas o la entrada de Krul antes de los penaltis de cuartos.

Así pues, las cosas funcionan y el grupo, uno de los más responsables que ha dirigido Van Gaal según el propio seleccionador, confía en el técnico. Pocas cosas deberían tocarse. Aunque con el futuro entrenador del Manchester United nunca se sabe. Su principal preocupación será detener a Leo Messi, que poco a poco se va quedando sin acompañantes en la selección argentina. Lesionado Agüero en la fase de grupos, cayó Di María en cuartos. El Kun puede llegar, pero sorprendería que fuera titular. A cambio, llega a tiempo una renovada versión de Higuaín tras un discreto arranque mundialista. Si seguimos el previsible principio de seguridad que rige las decisiones de Sabella, Enzo Pérez sería de la partida en una banda mientras Lavezzi ocuparía el costado opuesto. Pero tampoco es un futbolista del mismo perfil que Di María. Una vez más, el debate se centrará en si Gago merece regresar a la titularidad o si, en cambio, debe ser Biglia quien conserve su puesto.

“(Sabella) me pidió que ayudara en el medio, cerrara en defensa, tapara las salidas del tres rival y ayudara a Zabaleta. Y también que tuviera la confianza para soltarme, pasar al ataque y llegar”, Enzo Pérez a Olé.

Artículo relacionado: Argentina se la juega sin su Ángel

Argentina Di María Foto:Global PanoramaÁngel Di María es una baja clave para Sabella. Foto:Global Panorama

Más allá de los problemas físicos, a Argentina le interesa un encuentro lento en el que no lleve la iniciativa siempre. Hemos visto la mejor versión de la albiceleste cuando ha gozado de espacios ante rivales que se abren, cuando se ha producido un intercambio de golpes controlado. Sin Di María, su juego puede ser incluso más previsible. Holanda ya asumió el protagonismo frente a Costa Rica, pero nunca asumió excesivos riesgos. Minimizaba las pérdidas en el centro del campo y, por si acaso, siempre cerraban tres atrás. Si el balón no salía con facilidad, Martins Indi buscaba el cambio de orientación por alto. Al mismo tiempo, a Holanda le interesa que Argentina necesite hacerse con el balón en algún tramo del choque para liberar a Robben, imparable con metros para correr. Puede suponer una verdadera prueba de madurez para Marcos Rojo, que ha cuajado un notable Mundial hasta ahora pero que ni siquiera con Shaqiri se vio tan directamente amenazado por una estrella de primerísimo nivel como el futbolista del Bayern.

Sin embargo, Van Gaal se guarda un arma secreta para minimizar el impacto de Leo Messi, pues Nigel de Jong podría forzar y llegar a tiempo para la semifinal. Se retiró lesionado ante México y, de inicio, los pronósticos más optimistas apuntaban que regresaría en caso de alcanzar la final. El mediocentro del Milan es la pieza más sólida para realizar esta tarea, pues un centro del campo formado por Wijnaldum y Sneijder sería muy vulnerable a los movimientos entre líneas del astro argentino. Esto obligaría a alguno de los centrales (Indi o De Vrij, más ágil que su compañero) a perseguirlo por distintas zonas del campo. Esta tarea también la puede desempeñar Daley Blind, tal y como vimos en el choque ante Chile en la fase de grupos. Ante una Argentina sin Agüero ni Di María, Van Gaal se podría permitir este marcaje individual, aunque con Nigel de Jong quizás no haría falta y se podría proteger incluso mejor. En cambio, se suma a la lista de dudas Ron Vlaar, que terminó tocado ante Costa Rica. Con varias incógnitas, pronosticar un once de Van Gaal, tanto en hombres como en esquema, resulta muy complicado.

Robben Focus Holanda

Arjen Robben, el futbolista más decisivo en la selección de Louis van Gaal. Foto: Focus Images Ltd

Que podrían jugar mucho mejor para los futbolistas que tienen. Que no convencen. Que en ocasiones son demasiado conservadores. A Alejandro Sabella y Louis van Gaal les da igual lo que se pueda decir de ellos porque han cumplido el objetivo inicial y están a un único paso de la final. Argentina superó el quinto partido después de 24 años sin alcanzar las semifinales mientras que Holanda sólo había llegado tan lejos en cuatro ocasiones. A medida que avanzaba el Mundial ambos han ido ajustando a su equipo, de forma más o menos obligada, para competir mejor. Y cuentan con dos bestias como Arjen Robben y Leo Messi que pueden desequilibrar cualquier partido aunque el rival no cometa ningún error grave. El espectáculo está servido.

“Con lo normal, no alcanza. Lo colectivo es lo primordial. No todos los días se juega una semi”, Ezequiel Lavezzi.

Argentina vs Holanda - Football tactics and formations

Alineaciones probables (22:00, Gol Televisión)

Foto de portada: The Global Panorama/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Llevo un par de días pensando en qué harán ambos seleccionadores para cubrir sus bajas, si forzarán a los tocados, o cómo intentarán explotar sus puntos fuertes y anular los del rival…

Argentina se queda sin Di María, y no está claro si el pivote será Gago o Biglia. Lo más lógico, a priori, es que Sabella salga con Romero, Rojo, Garay, Demichelis, Zabaleta, Biglia, Mascherano, Enzo, Messi, Lavezzi e Higuain. Los puntos fuertes de la albiceleste son, obviamente, el todopoderoso Messi, la velocidad y el estado de forma de Lavezzi, y la seguridad de Garay. Sus puntos flacos, la inseguridad que transmite Romero, la diferencia de nivel entre Garay y su pareja en el centro de la zaga, y las enormes dificultades que tienen para construir desde atrás y dominar en el medio, porque está claro que ni Gago ni Biglia están entre lo más granado.

En cuanto a Holanda, sus puntos fuertes son el propio Van Gaal, Robben y el nivel y polivalencia táctica mostrados por Blind. No tengo ni la más remota idea de cómo configurará Van Gaal su 11, aunque sí espero que Vlaar y De Jong fuercen para jugar. Me sorprendió muy gratamente Wijnaldum, un extremo puro al que ponen en un doble pivote y se marca un partido bien majo.

El 11 por el que acabé decidiéndome es el siguiente:
Cillessen, Martins-Indi, Vlaar, De Vrij, Kuyt, Wijnaldum, De Jong, Blind, Snejder, Robben y Van Persie.
La portería y la linea de 3 centrales queda intacta. Para ayudar a De Jong, reubicaría a Blind en el medio, ya que puede trabajar en defensa, y tiene todo lo necesario para conectar con Snejder. Su hueco en la izquierda lo ocuparía Kuyt, el gran fajador, y en la derecha apostaría por Wijnaldum, porque viendo que es capaz de currar en un doble pivote, puede funcionar en el carril derecho, posición en la que sumaría sus virtudes ofensivas.
En cuanto al planteamiento… tengo premisas básicas: Snejder debe probar todo lo que pueda el disparo, porque Romero no bloca. Si entra, gol, y si no, córner. Kuyt debe desgastar todo lo que pueda a Zabaleta, y si es posible arrancarle una tarjeta, para que el más que probable revulsivo, Depay, haga estragos por ahí. Además, teniendo al lateral ocupado en defensa, un problema que te quitas. Wijnaldum me parece más seguro que Janmaat para tapar a Lavezzi (o a Enzo, según sea el planteamiento de Argentina). Con más talento ofensivo, puede desgastar también a Rojo. Un revulsivo ineresante seria meter a falta de 20 minutitos a Lens, una bala. Por lo demás, sabiendo que Garay es la clave de la defensa argentina, Robben debe atacarlo todo lo que pueda, y Van Persie explotar las debilidades de Demichelis. Si Snejder debe probar el disparo, lo mismo deben hacer los dos puntas, que tienen muy buen golpeo.

La transformación de Wijnaldum es bastante curiosa. Hace 3 años era un claro extremo, pero poco a poco se fue reubicando en la mediapunta, donde ya terminó jugando con el Feÿenoord y donde empezó en el PSV. Pero esta temporada se asentó en el doble pivote (formado por Schaars y él), aunque jugó poco porque se lesionó de gravedad. Y digamos que no era muy fiable en esa posición en Eindhoven, pero ha ido limando sus defectos. Con Van Gaal no se sabe, pero de lateral ya no lo veo, no “inventándoselo” en unas semifinales de un Mundial.

Deja un comentario

*