Neuer, Hummels y Müller

NEUER HUMMELS BENZEMA FOCUS

Siguen sin convencer al gran público, sin acabar de justificar la apuesta de Löw, sin firmar la actuación redonda que cierre el debate sobre sus controvertidas decisiones. Esta Alemania aún no llena, no enamora a su país y tampoco intimida a sus rivales. Da la impresión de que no saca todo el partido posible a una generación con un talento rebosante. Pero ya están en semifinales por cuarta vez consecutiva. Vuelven a estar en la terna, en la pelea, presentes en la última semana de Mundial en la que se decide la gloria. Quizá el objetivo buscado por Löw, el de ser un atractivo equipo de fútbol posicional asociativo que domine a sus rivales, no se haya colmado de manera definitiva… ¿Pero qué más da? Esto es un Mundial. Aquí lo que cuenta es competir, es sacar adelante tus partidos, es llegar vivo a la siguiente ronda. Y si echamos la vista atrás, Alemania ha arrasado a Portugal, ha quedado primera de grupo en uno de los más difíciles de la competición, se ha deshecho de Argelia y ha superado a la temible Francia de Deschamps y Karim Benzema. Nadie recordará el camino si se vuelven con la Copa a casa, de la misma forma que nadie se acuerda del enrevesado partido ante Paraguay de la España de 2010, lo que les costó hacerle un gol a Portugal o de lo que se sufrió frente a Holanda en la final. Su próximo obstáculo es Brasil, la anfitriona y la gran favorita para levantar el trofeo al cielo de Maracaná. Hoy Alemania demostró que tiene argumentos competitivos para superarla.

 

France v Germany 2014 FIFA World Cup

Alemania ya está en semifinales. Foto: Focus Images Ltd

Löw matizó su propuesta

Cuando los onces empezaron a circular, la sensación al leerlos era que Jogi Löw había retrocedido cuatro años. Sólo había tres cambios respecto a la Alemania que cautivó goleando a Argentina en 2010: los dos centrales y Toni Kroos, que entraba por Lukas Podolski. Volvía Phillip Lahm al lateral derecho, volvían Basti y Khedira a jugar juntos, volvía Klose a formar la punta de ataque. ¿Volvía Alemania al fútbol dinámico, de transiciones, vertiginoso de Sudáfrica? Sobre el campo esa sensación quedó matizada: la selección germana sí jugaba de forma horizontal, pausada, buscando minutos largos de posesión. Y, de hecho, quizá durante la primera parte vimos a la mejor versión de esa idea: Lahm, comodísimo, ofrecía siempre un apoyo en salida desde la derecha, Kroos y Schweini se la pasaban con asiduidad, Müller, Klose y Özil bajan a apoyar y asentar su juego en campo contrario… y aquello convenció. No sólo por cómo circulaba el balón la selección teutona, sino sobre todo por cómo se defendía: defensa adelantada a muchos metros, con las líneas muy juntas y no permitía ni desmarques a la espalda ni apoyos de los jugadores galos más asociativos. Es cierto que Francia tampoco fue especialmente intensa en el robo, ni buscaba anticipar para que los interiores alemanes no se sintieran cómodos, pero los de Jogi supieron aprovechar bien esa situación. Marcó Hummels el 1-0 (discutible la contundencia de Varane en la acción) y parecía que aquel gol era el desenlace natural respecto a lo que se estaba viendo sobre el campo. Pero estaba claro que el partido no iba a ser siempre tan cómodo y que en algún momento tocaría sufrir: esto es un Mundial. Ese momento llegó en la segunda parte y ahí aparecieron los argumentos más sólidos para los que defienden a Alemania como la para ser campeona.

Aparecieron Hummels y Neuer y le birlaron la gloria a Benzema

Tampoco es que Francia avasallara en los minutos finales como se espera que haga un equipo que está quedando fuera (y como hizo Colombia después, sin ir más lejos), pero empezó a aparecer Griezmann, a buscar a Benzema en el área y el peligro se empezó a acercar. Y si hasta ahora Müller primero y Neuer después habían sido los activos competitivos sobre los que se había vertebrado la actuación de Alemania en este Mundial, esta vez apareció Mats Hummels. El jugador del BVB, que había estado convaleciente durante toda la competición, fue decisivo en varias acciones puntuales que evitaron de forma directa goles en contra de su equipo. Es un especialista en aparecer a última hora y apagar un fuego que parece que va a hacer arder la casa: tres veces se quedó Benzema sólo en el área y tres veces apareció el canterano del Bayern para atajar el disparo con una acción de última hora. Y, cuando no, apareció Neuer con sus atajadas. No tuvo que intervenir mucho, pero, como hacen los porteros grandes, salvó a su equipo en las dos o tres manos que tuvo que meter. Especialmente meritoria la del minuto 93, un disparo escorado del propio Karim que Manu bloqueó con una mano firme. Esta vez el equipo sí supo controlar mejor los tiempos del partido, sí supo administrar su ventaja y competir de forma convincente, mientras que Francia decepcionó por su indolencia, por el carácter de sus estrellas: sólo Griezmann y Benzema demostraron amor propio. La sensación es que la columna vertebral formada por Neuer – Hummels – Müller (unido, por supuestísimo, al resto de complementarios de lujo) es un argumento suficiente como para competir contra cualquiera. Ellos te ganan partidos.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

7 comments

Y aún tiene que aparecer el viejo Mesut con un par de GutiPases. Sería bonit.

Pd. Alemania clara favorita a la final con TS y Neymar fuera, y del otro lado del cuadro no creo que ni Lio pueda con la Manschaft.

Interesante analisis tactico W. Un saludo de uno que te sigue en tw

La verdad no entiendo tampoco qué pasó con Francia. Jugó a un nivel notablemente inferior al que venía exhibiendo en la competición. El calor pudo ser un atenuante para una selección que hasta ahora no había probado esas inclemencias?…

Por cierto, no entiendo como Deschamps sigue insistiendo con un central tan limitado, torpe y lento como Sakho, teniendo a Koscienly y Mangala en el campo. Bastante caro le terminó saliendo la actuación de Sakho ante Ucrania, porque, más allá de éso, no encuentro argumento alguno para insistir con un central que entorpece y lentifica mucho la salida del equipo.

Y sobre Alemania, no sé. Le sigue faltando algo: más pólvora, más verticalidad y desborde arriba. No hay ningún jugador en condiciones de aportarle esas características a un equipo que a veces se torna demasiado lento, predecible, aburrido y sin improvisación arriba. Schurle, el supuesto "vertical" del equipo, me parece un auténtico paquete, con el respeto que me merece… pero no es un jugador diferencial ni especialmente virtuoso… Lo de Klose también fue pobre: le pasan factura los años.

Lo positivo: el regreso de Lahm al lateral y la salida (al fin) del lento Mertesacker del once.

Veremos como evoluciona este mundial. Al fin y al cabo no hay por ahora ningún equipo que realmente destaque sobre el resto.

Me convencio un poco mas esta Alemania, aunque sea tuvieron mas solidez(que era algo que les faltaba) juegan como Brasil pero con mucha mas calidad. Ver a esta Alemania no motiva nada pero los veo en la final.

¿Alguien puede explicar el pésimo partido de Matuidi y Pogba? No aportaron la presión intensa que se les presumía y encima estuvieron extremadamente erráticos con sus pases tanto largos como cortos, y casi no aportaron llegadas al area ni disparos lejanos. ¿Fue una cuestión táctica por cómo jugó alemania, o psicológica por el peso del partido y falta de sobriedad y de intensidad? No lo entiendo.

Por otra parte espero que Klose no sea titular en semis ni en una hipotética final. Schurrle fallo dos ocasiones claras, cierto, precipitandose y disparando sin fuerza ni colocación. Pero creo que fue algo más del momento, de no decidir bien, que de estar limitado en esa faceta, ya que le hemos visto goles en el Chelsea y con la selección de mucha calidad técnica en el disparo. Además hizo muy buenas arrancadas, tiró desmarques y ayudó en defensa.

Deja un comentario

*