Neymar, Capital Federal

Neymar Brasil - Focus

Por si era necesario dejarlo claro, Neymar cerró en Brasilia todas las dudas sobre su capacidad para liderar a la canarinha en una Copa del Mundo. Su actuación, aunque fuera ante la débil selección de Camerún, será recordada como la de la liberación definitiva del crack del Barcelona, sometido a una presión extrema desde el inicio del torneo (o incluso desde mucho antes, cuando se decidió que se le entregaría toda la responsabilidad y que nadie en el equipo le disputaría el rol de estrella). Neymar tuvo por primera vez en esta Copa una actuación superlativa y situó su cifra de anotación en cuatro goles: en un Mundial lleva ya más tantos que Cristiano Ronaldo y Messi en tres. El público abandonó el Estadio Nacional Mané Garrincha coreando el nombre de su ya ídolo indiscutible. Neymar ganó el partido, divirtió a la gente, se divirtió a sí mismo y dejó en el público la sensación de que Brasil es más candidata al hexa que ayer. A pesar de las evidentes debilidades defensivas que volvieron a ponerse de manifiesto ante el que numéricamente es el peor equipo del Mundial.

Brasilia NacionalEl Estadio Nacional de Brasilia disfrutó con su ídolo. Foto: marcadorint.

Salió Camerún atrevida, como disfrutando de la tarde, consciente de que su Copa del Mundo en Brasil terminaba en hora y media. La movilidad de sus puntas consiguió generar más peligro del que se pensaba. De nuevo, Daniel Alves fue la pieza más vulnerable de la línea defensiva de Scolari. Nyom, diestro cerrado, le ganó en una acción en la que entró como si fuera un extremo izquierdo en el 1-1 de Matip. Pero si Brasil era frágil atrás, Camerún lo era más, y que el partido iba a irse a una cifra alta de goles quedó claro muy pronto. Neymar resultaba incontenible para una zaga africana que además se encontró muy a menudo expuesta ante las pérdidas de balón en campo propio de sus compañeros centrocampistas. En este sentido, el trabajo sin pelota de Oscar fue muy remarcable.

A esta Brasil que tantas dudas ha generado no se le puede negar que tiene muy en forma a tres de sus piezas básicas: el central Thiago Silva, el medio centro Luiz Gustavo y el desequilibrante Neymar. Incluso en la tarde de Brasilia añadió otro motivo para el optimismo: la aportación de Fernandinho cuando ingresó en el segundo tiempo superó con creces a todo lo que le hemos visto a Paulinho en esta Copa. El del Tottenham no acaba de estar en su punto físico óptimo y cuando no es capaz de transitar de área a área a ritmo alto su fútbol no marca diferencias. Fernandinho, en cambio, sí pareció andar sobrado. Hizo varias cosas magníficas y dio la sensación de permitirle a Brasil un fútbol combinativo más rápido y más creativo con su presencia, especialmente cuando se juntó con Oscar. Chile será un rival mucho menos permisivo, pero ante Camerún la anfitriona descubrió que tiene plan B y reafirmó el estatus de su rostro más potente.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Buen dato el que dices que Neymar en un Mundial lleva más goles que Messi y CR7 en tres.

De hecho, también vi que con 22 años ya ha marcado más goles con la selección de Brasil que Rivaldo o Ronaldinho, por citar a 2 que han jugado muchos más partidos que él.

Deja un comentario

*