Ni se te ocurra un Mundial sin mí

Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles en Belfast (Foto: Ramsey Cardy / Focus Images Ltd)
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles en Belfast (Foto: Ramsey Cardy / Focus Images Ltd)
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles en Belfast (Foto: Ramsey Cardy / Focus Images Ltd)

Estamos en 2013 y Cristiano Ronaldo ya no es el post-adolescente que con su cara de niño tímido -¡tímido!- las volvía a todas locas en Lisboa, cuando paseaban por delante de los rascacielos decorados con su rostro, imagen rompedora de la Portugal de 2004, de la Portugal que poco a poco dejaba de ser sostenida por Luis Figo y se agarraba a la efervescencia, a la excitación juvenil de un fenómeno al que el banquillo del Manchester United había transformado en pocos meses en un futbolista apto para que su talento ganara partidos y no sólo aplausos. Estamos en 2013 y Portugal vuelve a jugar una final en Da Luz, aunque esta final es más dramática y menos golosa, menos trascendente y más importante. Es una final que no entrega copas, pero es una final que evita traumas. En 2018 Cristiano Ronaldo tendrá 33 años, y quizá siga jugando a un buen nivel, pero difícilmente podrá ofrecerle a su país este esplendor actual de la edad perfecta, de los 28 que aún no son treinta y dejaron hace rato de ser veintipocos. Y el miércoles, el miércoles que viene, o no, el martes por la noche, igual el martes por la noche la única posibilidad real se llama Rusia y es en 2018, y será con 33 años, y quedarán casi cinco, y dará una pereza bárbara contar los días, las semanas, los meses…

Con Zlatan se podría decir que el último tren ya es éste, ya que al Transiberiano, habitualmente, no se sube a los 36. Y los 32 de Zlatan son mejores que sus 28, pese a que esto no suele ser lo normal. Zlatan nunca ha sido un tipo normal. Marcaba goles de playstation en los tiempos en los que Pienaar jugaba en el Ajax, pero le faltó siempre esa metamorfosis que Cristiano sufrió incluso antes de que el mundo decidiera que su estética ya no era exquisita sino desgarradora. Cristiano llegó a Old Trafford sintiéndose una especie de malabarista de Leidsplein -pese a haber crecido muy lejos de Amsterdam- y comprendió que a un señor escocés que gritaba mucho lo que le importaba de verdad era ganar y aplastar. Y entendió. Zlatan nunca dejó de dar la sensación de que bueno, marcar golazos cuesta poco, pero ganar, al fin y al cabo, no debe ser tan importante, porque depende de más gente y él sólo puede controlar su parcela, y con que su parcela sea un monumento -un puente de Malmö a Copenhague, por ejemplo- ya basta, ya vale, ya su rebeldía queda satisfecha, ya los que lo han despreciado alguna vez están llorando porque él es tan grande. Y así siempre. Y así se explican sus carreras.

Y ojo, en realidad, el partido golpea el ánimo y el equilibrio emocional de millones de portugueses y suecos que esta noche dormirán peor. O visitarán tabernas, más agradables las lusas, claro, pero algún bar abierto debe haber en Estocolmo. Es, pues, un partido de tremenda repercusión para mucha gente, y nosotros nos ponemos pesados y hablamos sólo de Cristiano y de Zlatan. De que uno no estará en el Mundial. Y no decimos que los niños portugueses y los niños suecos odiarán el Mundial si su equipo no está.

Pero es que en este caso, en la resolución de una contienda que se adivina pareja -y no porque los equipos tengan el mismo nivel, sino más bien porque a Portugal le ha costado horrores hacer daño a equipos que se echan atrás y que acumulan a mucha gente cerca de su área, y se entiende que es lo que hará Suecia-, los egos pueden marcar las diferencias que decanten los baños de lágrimas. Si los buenos salen cabreados ya te puedes echar a temblar. Cristiano en 2004 perdió en Da Luz ante Charisteas, que era bastante peor que Zlatan, pero 2004 era 2004 y 2013 es 2013. La insoportable idea de que Messi juegue el Mundial y yo no se enfrenta al hartazgo de que el mundo hable de Messi y de Cristiano, de Cristiano y de Messi, y olvide que aquí estoy yo, joder, y que si soy peor que ellos es porque no he necesitado nunca ser mejor.

Y ante este tipo de cuestiones, el entrenador rival puede intentar diseñar muchas cosas -poner a Wernbloom y renunciar a un punta, comentan desde Suecia, e incluso hay quien habla de situarlo en la banda derecha para tapar a Cristiano-, pero al final es complicado que la combinación del talento extremo y el hambre real -casi físico- no acaben imponiéndose.

Recuérdale al señor que está hablando del Balón de Oro que perder esto supone quedar eliminado de cara al del año que viene. Salvo que el mundo se vuelva loco y haber jugado o no un Mundial haya dejado de ser importante.

Alineaciones probables Portugal-Suecia (20:45 en directo en Gol Televisión):

Portugal vs Suecia - Football tactics and formations

Related posts

7 comments

Axel qué partido vas a ver en vivo? Y recomendame uno a mi que no sea Islandia -Croacia que en Argentina va diferido. Saludos.

Puede que ibra sea mejor que Charisteas pero no que todo el equipo griego junto , los cracks importan pero si no juegas en equipo eres un indígena tirando lanzas a los aviones

La diferencia entre el conjunto sueco y el portugues es abismal en cuanto a jugadores de jerarquía, nada más que hay que ver el peso del club donde juegan y el rol que desempeñan en su club, en esto ganaría por goleada Portugal, con jugadores como Cristiano, Moutinho, Pepe, Bruno Alvés,Nani…Los suecos no dejan de ser un conjunto de jugadores profesionales (algunos buenos jugadores) pero que no tienen ningún plus excepcional y diferencial, excepto claro está el gran Zlatan Ibrahimovic. No se posicionarme quien es mejor jugador si Cristiano o Ibrahimovic me parece que deben estar los dos en el olimpo de los grandesjugadores de la historia.

Ibrahimovic no vende por el aire violento, por el inconformismo rebelde hasta con sus propios compañeros, pero en lo futbolístico lleva una carrera inmaculada. Si no llega a estar Messi (posiblemente el mejor jugador de la historia) en el Barsa y Pep no hubiera inventado la figura del falso 9 para la “Pulga” posiblemente hubiera ganado más de una Champions. Porque ligas nacionales son infinitas las que tiene. Digamos que CR7 tiene características similares a las de Ibra pero mas refinadas y con un poco quizá más de ambición, y evidentemente con muchísimo mas gol. Dos jugadores excepcionales, no se quien es mejor sólo se que son dos colosos, y es una pena que se pierda uno de ellos un mundial. Por cierto otro jugador top que tiene características parecidas a los dos cracks mencionados es Ribery. ¿Casualidad?

Vamos claramente con Suecia, el rival más débil siempre. Que sigan siendo titulares jugadores que están de vuelta como Bruno Alves, Postiga o Nani sólo puede ser debido a que no existe nada mejor detrás (pese a las numerosas pruebas),así que este es el nivel portugués: vivir eternamente en la repesca. Y este mismo argumento me vale también para Suecia, Kallstrom hace tiempo que no está para estos trotes. Apostamos a que termina jugando Anders Svensson??

Yo me abono a que Suecia nos puede callar la boca con un partido super profesional de toda la línea defensiva y un golpeo de balón de S.Larsson para Ibracadabra. Si no es así Cr7 y su furia apagaran las luces de Estocolmo con la potencia de que para ser el mejor solo basta con no creérselo.

“Y los 32 de Zlatan son mejores que sus 28, pese a que esto no suele ser lo normal. Zlatan nunca ha sido un tipo normal”.

Buena definición 😛

No sé si definirán las individualidades de los 2 bichos o no. No me mojo. El punto a favor de Cristiano es que Zlatan en la selección muchas veces a rendido muy por debajo de su nivel y Cristiano también pero menos.

Deja un comentario

*