Una oportunidad histórica para Irán

queiroz (RTP)

Irán puede obtener una clasificación histórica para los Octavos de Final ante la eliminada Bosnia y Herzegovina. Irán, un equipo que no tiene complejos por mantener por momentos a todos sus efectivos por detrás de la línea del balón. Un equipo que se atreve a contragolpearle con desparpajo a selecciones como Argentina. Un equipo que, de la mano de Carlos Queiroz, se ha fortalecido hasta el punto de ser la selección más rocosa e impenentrable en términos defensivos de esta Copa del Mundo. Un equipo que se quedó fastidiado porque un tal Leo Messi invalidó 91 minutos de excitante exhibición defensiva, cuando su afición lo celebró masivamente en las calles de su país. En un Mundial en el que las defensas se imponen a los ataques Irán no sobraría. Pero no depende de sí misma para ser el orgullo de Asia y avanzar a las eliminatorias. Tiene que confiar en que Argentina, el equipo al que atascó, venza* a Nigeria. Y, por supuesto, tiene que contragolpear mejor que nunca en este Mundial para cumplir con la premisa fundamental de sus chances: ganar.

Tiene que vencer a la selección de un Estado que tiene muchas conexiones con Irán por motivos religiosos. Bosnia y Herzegovina es el único Estado europeo con mayoría de población musulmana, a pesar de que su sociedad es una mezcla de religiones y culturas heredada de la antigua Yugoslavia. Las relaciones entre la República Islámica de Irán y Bosnia y Herzegovina son significativamente buenas y existe un flujo migratorio considerable entre ambos países. Trasladado al fútbol, las federaciones de ambos Estados mantienen relaciones amistosas, pero hoy el contexto es distinto. No son partidos amistosos, sino la Copa del Mundo. Y aunque los bosnios estén eliminados, están heridos en su orgullo y tienen ganas de demostrar que son mejores de lo que han exhibido hasta ahora. Irán, como en las últimas dos semanas, peleará con el objetivo de que este partido sea recordado. Más de lo que lo es su única victoria en los Mundiales (2-1 a Estados Unidos en Francia 1998). Peleará para que Salvador de Bahía sea un templo en la historia del fútbol iraní.

*Cualquier victoria argentina y cualquier victoria iraní dan el pase a Irán excepto que ambas sean por un gol de diferencia, en cuyo caso se necesitaría un sorteo para dirimir el pase entre Nigeria e Irán, que empatarían en todos los baremos de desempate.

Bosnia y Herzegovina

Bosnia y Herzegovina ha demostrado dos versiones muy distintas en esta Copa del Mundo. En el debut, ante Argentina en Maracanã, el conjunto exyugoslavo se olvidó de la posesión de balón y asumió que la iniciativa sería de La Albiceleste. A pesar de encajar el autogol de Sead Kolašinac a los dos minutos, los hombres de Safet Sušić se mostraron sólidos en un repliegue a media altura en 4-4-2. El planteamiento bosnio contemplaba aquel día la opción del juego directo sobre Edin Džeko (192cm). Pero no para que el futbolista del Manchester City buscase la portería por su cuenta sino para que le bajase el balón a unos atacantes de tres cuartos –Senad Lulić, Zvjezdan Misimović e Izet Hajrović– que desbordaban y percutían por los puntos más débiles de la defensa de 5 de Alejandro Sabella. La imagen ante una aspirante al título no fue mala pese a cederla el balón y perder por 2-1. Se consideraba que los bosnios deberían ser ellos mismos en los siguientes duelos del calendario. Y así lo intentaron en un duelo ante Nigeria marcado por una variación táctica de Safet Sušić: Lulić como lateral izquierdo. El retorno del futbolista de la Lazio a la demarcación de sus orígenes era una variación ofensiva vista en los clasificatorios pero poco esperada en Brasil. Era poco probable porque el preparador de Zavidovići no se estaba atreviendo a desplegar de inicio, por ser demasiado ofensivo para los escenarios propios de un Mundial, el doble ‘9’ DžekoVedad Ibišević característico de los últimos años. Con Lulić en un costado se pretendió explotar la principal debilidad de Nigeria (Ambrose como lateral derecho) en un ataque que aumentó notablemente con la posesión y la iniciativa bosnias. Sin embargo, ese cambio supuso variar la configuración del ataque y dejar, como mínimo, a un futbolista fuera de su posición ideal en cada jugada. Todo el caos posicional, sumado al control del centro del campo de Nigeria y al shock anímico producido con el gol mal anulado a Džeko y la posible falta a Emir Spahić en el gol de Odemwingie dejaron a Bosnia y Herzegovina sin respuesta y eliminada.

Kolasinac Di María Zabaleta Bosnia Argentina - five til noonKolašinac fue titular ante Argentina, pero su ausencia ante Nigeria fue un problema para su selección. Foto: five til noon.

Las expectativas puestas en Bosnia y Herzegovina tras rozar con buen juego el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012 y tras acceder a este Mundial también juegan en contra de la escuadra balcánica. Tanto es así que, en general, se considera un fracaso la campaña bosnia en Brasil cuando está compuesta, hasta ahora, por dos partidos muy poco comunes, muy concretos y condicionados por el rival y por su desarrollo. Dos partidos de una selección que no deja de ser una debutante en una Copa del Mundo. La concentración bosnia se siente “decepcionada” (en palabras de Haris Medunjanin) por la relación entre su rendimiento y los resultados y por las cuestiones arbitrales que condicionaron el duelo ante Nigeria. La desilusión ha llegado hasta tal punto que la continuidad del entrenador que les ha llevado hasta aquí tras 5 años gloriosos está en peligro. Safet Sušić podría no extender su contrato con la Federación de Fútbol de Bosnia y Herzegovina y podría dejar de ser seleccionador bosnio en las próximas semanas. En la previa de este último partido mundialista, que aparentemente será su último encuentro al frente de los dragones, no ha querido hablar sobre su futuro, pero sí ha dicho que este se definirá en 10 días. Quiere que su combinado demuestre nivel a pesar de la eliminación y los mazazos anímicos asociados al segundo partido, aunque ha adelantado que hará variaciones en el once titular.

“En cuanto a mis decisiones respecto al equipo no me arrepiento de nada. Empezamos el Mundial con un equipo que estuvo bien en los amistosos de preparación. No me arrepiento de nada. Y sobre mi futuro no quiero decir nada ahora. No es el momento adecuado. Lo sabremos en los próximos 10 días. (…) Mañana habrá cambios. Habrá nuevos jugadores, porque es demasiado hacer el mismo once los tres partidos.”

Safet Sušić en la rueda de prensa previa al Bosnia y Herzegovina-Irán

Ante Irán, un conjunto que condiciona la naturaleza y el estilo de su rival por lo peculiar de su propuesta, se verá a una Bosnia y Herzegovina posesiva. Tendrá el balón y tendrá que buscar un método para profundizar en el cerrado repliegue persa. Argentina no tuvo profundidad en el juego interior ante Irán, y el cierre de las bandas persas propició que Messi tuviese que desigualar el marcador con un gol propio de su talento. En el desarrollo del partido, Argentina hizo algo más de daño por el perfil derecho de Irán, compuesto por un central adaptado como lateral (Montazeri) y por el ocupante de la plaza menos definida del once de Carlos Queiroz (Heydari/Masoud). En ese costado debería volver a verse a Kolašinac como lateral izquierdo y a Lulić como volante. Sušić va a dar minutos a futbolistas suplentes en los dos primeros encuentros, con lo que la imprevisibilidad del once es manifiesta. Acertarlo es una quimera, aunque parece probable que dos futbolistas titulares en los primeros encuentros no estén en él por problemas físicos. Por un lado, el elegante pero indisciplinado mediocentro Muhamed Bešić podría no ser de la partida al sufrir unas molestias que le impidieron entrenar ayer. Por otro, el interior de la AS Roma Miralem Pjanić parece condenado a la suplencia al sufrir una lesión en el tobillo derecho que le impidió completar los últimos entrenamientos.

Irán

Carlos Queiroz ha conseguido con su planteamiento defensivo que Irán sea la mejor selección asiática en esta Copa del Mundo. Ha dado auténticas lecciones de cierre de espacios y de repliegue en los encuentros ante Nigeria (0-0) y Argentina (1-0). No hay manera de penetrar por dentro con el nada clásico mediapunta Ehsan Hajsafi y con la pareja formada por Javad Nekounam y por un Andranik Teymourian que muerde en la presión, que sabe ser ordenado y que podrá presumir de haberle ganado los 4 tackles que intentó a Leo Messi. No hay manera fácil de entrar en campo rival por los costados con el buen achique de los miembros de ese doble pivote, con las valiosas ayudas de los volantes Askhan Dejagah y Masoud Shojaei y con el buen trabajo de los laterales. En especial, del infravalorado Mehrdad Pouladi. Y si la amenaza llega a la línea defensiva, los centrales son los protectores de un Alireza Haghighi que apenas ha mostrado inseguridad en los 180 minutos disputados en lo que va de Mundial. Solo un genio de este juego como Leo Messi ha sido capaz de marcarle a Irán en dos encuentros. La solidez del equipo que solo concedió dos goles en la última ronda de clasificación para el Mundial ha mejorado exponencialmente, y es quizá el combinado más rocoso de la Copa pese a las selecciones que están destacando por sus defensas de 5. En ataque, Irán no quiere para nada la posesión (30% ante Argentina; 136 pases completados por 510 La Albiceleste). Ahora bien, su problema en este Mundial se encuentra en la salida al contragolpe. A diferencia de lo visto en los amistosos preparatorios, el inicio de las transiciones se le asigna a unos hombres de banda algo lentos a la hora de empezar su carrera hacia campo contrario: Dejagah y su homólogo de banda derecha, que primero fue un lateral-volante como Khosro Heydari y después un volante puro como Masoud. No lograron hacerlo con corrección en el partido ante Nigeria ni tampoco en la primera parte ante Argentina. En principio, por el desgaste asociado a trabajar mucho en defensa. En consecuencia, la única vía de ataque persa era el juego directo sobre su punta Reza Ghoochannejhad, con tendencia a caer al perfil derecho del ataque.

queiroz (RTP)Carlos Queiroz dirige a una Irán muy sólida que empezó a contragolpear bien en el Mundial ante Argentina. Foto: RTP.

Sin embargo, en la segunda mitad ante Argentina algo cambió. Una galopada elegante de Masoud le incentivó a seguir saliendo al contragolpe con la máxima velocidad que el físico y las condiciones climáticas le permiten. Dejagah siguió sus pasos y también se acercó con peligro a Ghoochannejhad cuando el combinado de Sabella estaba volcado sobre el área de Haghighi. Hubo una jugada polémica en la que se pudo señalar penalti a Irán y hubo un par de ocasiones claras para el conjunto de Carlos Queiroz salvadas por Romero. Estas muestras ofensivas son la prueba de que el equipo es capaz de completar su planteamiento defensivo con buenas transiciones. Hoy, ante Bosnia y Herzegovina, estas serán trascendentales. De ellas dependen una victoria que podría dar un histórico pase a Octavos de Final. Analistas y futboleros iraníes sugieren variaciones ofensivas en el once de Queiroz, como la inclusión del pichichi de la Iran Pro League 2013-14 (14 goles) Karim Ansarifard en un esquema con 2 puntas o como la titularidad del joven (20) y chispeante Alireza Jahanbakhsh en lugar de Masoud o de Heydari. De todas las sugerencias, la que más utilidad podría tener ante los bosnios sería la relacionada con la titularidad del volante del NEC Nijmegen, que podría aportar una velocidad en la salida al contragolpe que Dejagah muestra con demasiada irregularidad. No obstante, Carlos Queiroz no tendría pensado variar el once que hizo historia pese a perder ante Argentina.

El técnico de Nampula ha sido protagonista de la previa del partido. Por una parte, por su rueda de prensa posterior a la derrota ante Argentina, en la que protestó con vehemencia el posible penalti de Zabaleta a Dejagah. Por otra, por sus declaraciones polémicas acerca del mal futuro que se le avecina, desde su punto de vista, al fútbol asiático a tenor de sus resultados en este Mundial. Y por último, por sus declaraciones previas al encuentro en las que anunció su intención de dejar el cargo tras el Mundial. Hace casi dos semanas, Queiroz hizo pública esta posibilidad por la falta de apoyo del Ministerio de Deportes y de la Federación de Fútbol de Irán. Su seleccionado ha empezado a manifestarse en la preparación para el partido ante Bosnia y Herzegovina sobre este asunto, y todos los que se han expresado son partidarios a la continuidad del entrenador de origen mozambiqueño. La plantilla reconoce que su éxito actual y la posibilidad de hacer historia esta tarde en Salvador de Bahía se debe a la identidad que Queiroz les ha dado como colectivo. A pesar de la unanimidad, es un asunto que ha despistado a la concentración en días claves para la historia del fútbol persa.

“Si Queiroz se va, el fútbol iraní será el perdedor. Sería algo malo. Queiroz ha estado en el fútbol iraní 3 años y conoce a todos los jugadores. No me puedo creer que no vaya a estar aquí tras el Mundial. Espero que se quede con el equipo. (…) Irán no es Brasil o Argentina, que tienen muchas estrellas. Somos un equipo que debe jugar compacto. Tenemos plateamientos tácticos fuertes para conseguir éxitos en el campo. Cuando es necesario, todos jugamos en defensa. Y cuando es hora de atacar, todos jugamos como equipo”

Declaraciones de Reza Ghoochannejhad a IranWire, vía The Guardian

Alineaciones actualizadas al oficializarse (18:00, Gol Televisión)

Iran vs Bosnia y Herzegovina - Football tactics and formations

Related posts

1 comments

David, ¿a qué se debe el batacazo asiático? Ningún clasificado, ninguna victoria… Personalmente esperaba mucho más de Japón.

Deja un comentario

*