Sampaoli examina a la nueva Australia

Australia Tim Cahill Focus

Hoy acaban dos viajes en el tiempo. Por un lado, el de una Chile nostálgica, que ha recuperado de su pasado reciente el Bielsismo que desprendía en el pasado Mundial. Por otro lado, el de una Australia próspera, que ha avanzado hacia el futuro y ha rejuvenecido notablemente su escuadra. Cuiabá es el lugar donde La Roja y los Socceroos volverán a vivir el presente (0:00 CEST). Allí quiere consolidarse la Chile del carismático Jorge Sampaoli, una segunda versión de la Chile de Sudáfrica. Y allí quieren ganarse un nombre los jóvenes de la nueva generación aussie bajo la dirección del reformista Ange Postecoglou.

Chile

La poco exitosa etapa de Claudio Borghi al frente de una Chile sin identidad acababa en noviembre de 2012. Por entonces, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional anhelaba el fútbol de la era Marcelo Bielsa (2007-11). Con la voluntad de convertir los meses de Borghi en un paréntesis y de restaurar el antiguo ideario, contactó con el epígono del rosarino, su compatriota Jorge Sampaoli. Este carismático técnico había arrasado con Universidad de Chile, como demuestra la conquista de la Copa Sudamericana de 2011, la de dos Torneos Apertura y la de un Torneo Clausura. Estaba en el cénit de su poco pomposa carrera como director técnico cuando le llegó la oportunidad de liderar a Chile y de recuperar su no tan viejo libro de estilo. En la segunda mitad de los clasificatorios sudamericanos para el Mundial, Sampaoli le cambió la cara a una Chile que remontó el vuelo, acabó tercera clasificada y recobró un futbol muy ofensivo y muy propio con el que aspira a superar el grupo mundialista de España, Países Bajos y Australia.

Chile, con Sampaoli en el banco, es un conjunto con voluntad posesiva y actitud atrevida. Las premisas de su juego son a la vez una ventaja competitiva y un gran riesgo. La polivalencia, la asociación rápida, la presión alta y la verticalidad marcan a una selección en la que rara vez juegan centrales puros. Sampaoli solo ha incluido a uno en la convocatoria, José Rojas, y no se le espera en los encuentros mundialistas. Es por ello por lo que mediocentros y laterales se reubican en la zaga (sea de 3 o de 4) haciendo desaparecer el rol de central alto y fuerte. Sampaoli aspira a controlar por completo los partidos, tanto cuando tiene la pelota como cuando no, con lo que la parcela defensiva queda algo descuidada y poblada por futbolistas que piensan habitualmente en el campo rival: Gonzalo Jara, Mauricio Isla, Eugenio Mena e incluso Gary Medel. Con el control de la posesión, sus naturalezas hacen que Chile salga en raso de forma rápida y vertical. Pero un fallo de precisión en los primeros metros o un desequilibrio en la presión de los hombres que juegan por delante les dejan completamente expuestos. La altura a la que se pueden llegar a colocar, además, dificulta transiciones defensivas cuando el rival juega directo o lanza un contragolpe tras robar cerca de la línea defensiva.

Alexis FocusLa movilidad de Alexis Sánchez, así como la de Vargas, hace difícil defender los ataques de Chile. Foto: Focus Images Ltd.

Si se tiene en cuenta lo ofensivo del equipo en términos nominales, una presión bien efectuada produce robos en altura que los interiores (Marcelo Díaz, Charles Aránguiz, Arturo Vidal), los profundos laterales y los escurridizos “no puntas” Alexis Sánchez y Eduardo Vargas rara vez desperdician. Cuando Chile controla la posesión y propone, se junta la movilidad propia de Alexis (volante) y de Vargas (segundo punta) con la capacidad asociativa de interiores, de carrileros –si los hay– y de mediapuntas como Jorge Valdivia. Las conexiones de los hombres más adelantados son prácticamente imparables para los defensores rivales, a los que les cuesta adaptarse a tanta movilidad en el seleccionado chileno.

Sampaoli ha alternado los esquemas de 3-5-2 y de 4-4-2 en rombo. Últimamente es Jorge “el Mago” Valdivia el que ha condicionado la elección de un esquema y de otro. Su presencia como titular es una de las dudas de una Chile que parece contar con él pese a su desgaste físico. De acuerdo con los últimos entrenamientos, Chile examinará a los Socceroos con el esquema de 4 en el fondo, con Marcelo Díaz de ‘5’, con Valdivia de enganche y con Arturo Vidal de interior. El futbolista de la Juventus es la otra duda de La Roja. Ha entrenado al ritmo del grupo y podría jugar de inicio pese a haber viajado a Brasil renqueante por su operación de los meniscos de la rodilla derecha.

Está apto desde el punto de vista clínico, entrenó normal tres o cuatro días. En lo futbolístico quizás no tanto, pero la personalidad y su jerarquía en este tipo de competencias desnivela (…). Y él tiene muchos deseos de jugar”

Sampaoli sobre Arturo Vidal en la rueda de prensa previa al Chile-Australia

Australia

Cuando Australia pasó futbolísticamente de Oceanía a Asia se le presupuso una superioridad física, técnica y cultural muy marcada con el resto de selecciones AFC. Su clasificación para el Mundial 2010 hizo a los Socceroos más competitivos, pero el avance generalizado de las selecciones asiáticas combinado con el envejecimiento excesivo de su plantel le dio varios sustos en la clasificación para Brasil 2014. El técnico alemán Holger Osieck logró reconducir a los aussies tras su mal arranque en la última fase de grupos asiática. La “vieja guardia” australiana consiguió resultados suficientes como para meterse por tercera vez consecutiva en un Mundial hace ahora un año. No obstante, esa “vieja guardia” empezaba a pedir con su deficiente juego un cambio de turno. En septiembre, Brasil les ganó en Brasilia por 6-0, y las críticas empezaron a ser significativas. En la doble fecha FIFA de octubre, los Socceroos viajaron a Saint-Denis y Francia les ganó por el mismo marcador: 6-0. La imagen dada en ambos partidos motivó el cese de Osieck y la apuesta por el grecoaustraliano Ange Postecoglou. La Federación Australiana de Fútbol confió en un técnico que, independientemente de su buen hacer en clubes de A-League, había entrenado durante 7 años a la selección sub 20 (2000-07). Era el hombre idóneo para hacer el necesario cambio generacional en los Socceroos.

Australia Tim Cahill FocusTim Cahill, falso ‘9’ titular, es de los pocos veteranos de la rejuvenecida Australia. Foto: Focus Images Ltd.

Postecoglou es el técnico reformista que, en 8 meses, ha conseguido rebajar 5 años la edad media de Australia. Emblemas como Mark Schwarzer, Lucas Neill, Saša Ognenovski, Brett Holman, Joshua Kennedy o Luke Wilkshire, que ayudaron a los Socceroos a meterse en el Mundial, ya suenan a historia. Les han dejado su puesto en herencia a una camada de futbolistas poco mediáticos pero asentados en clubes de A-League (como el central Matthew Špiranović o el lateral Ivan Franjić) o de perfil medio-bajo en Europa (como el lateral Jason Davidson, el volante Tommy Oar o el portero Matthew Ryan). La transición la regula un Postecoglou que ha dotado al nuevo grupo de variados registros de juego. Australia ya no juega necesariamente de forma directa sobre su falso ‘9’, Tim Cahill (de los pocos veteranos que continúan), sino que sabe asociarse con balón. Las bandas siguen siendo la principal vía para llegar a campo contrario, pero ya no se emplean solo para servir centros al área o a la cabeza del mencionado Cahill, quien puede sacarle ventaja a la poca altura de los defensores chilenos. Ahora, los atacantes de banda son volantes hábiles en el fuera-dentro, desbordantes y asociativos, con lo que mezclan con el interior o con el mediapunta que más cerca tengan. Para todo esto, Australia necesita una posesión que, por cómo sus rivales de grupo, rara vez tendrá. Por ello, no es de extrañar que la contención, la cautela y el repliegue sean los axiomas principales de una nueva Australia que difícilmente podrá lucirse en exámenes como el de Cuiabá ante la Chile de Sampaoli.

La lesión del centrocampista del Celtic FC Tom Rogić ante Parana Clube hace 10 días (victoria por 2-0) deshizo parte de un puzzle que Postecoglou tenía prácticamente acabado. La salida del portentoso mediapunta de la convocatoria deja vacante un puesto en un centro del campo que puede cambiar de estructura según las necesidades de cada partido. Los últimos entrenamientos de los Socceroos hacen pensar en que se mantendrá el 4-2-3-1 previsto antes de la mencionada lesión y que será el segundo futbolista más veterano de la plantilla, Mark Bresciano, quien ejerza de ’10’. La presencia del centrocampista de Al-Gharafa es la variante intermedia de las tres planteables. La más conservadora supone el cambio a 4-3-3 y la entrada de James Holland, mediocentro del Austria Wien, por detrás de Mile Jedinak y Mark Milligan, los mediocentros multitarea indiscutibles de Postecoglou. La más ofensiva pasa por centrar a volantes como James Troisi o Dario Vidošić, que a medio camino entre la zona del interior y la media punta, pueden revolucionar partidos. Ese cupo extra en el centro del campo es la duda principal de un once en el que solo baila la posición de central acompañante del atento y bien colocado Špiranović. Alex Wilkinson parte con ventaja sobre Ryan McGowan por su rendimiento en el último amistoso ante Croacia (derrota por 1-0).

CHIAUSAlineaciones probables del Chile-Australia. Infografía: Share My Tactics.

Related posts

7 comments

David, Sampaoli dirigió a la Universidad de Chile, no a uno de sus principales rivales como es Universidad Católica.

Si algo no hace la Roja de Sampaoli es salir en vertical. Ahí está la principal doferencia con la selección que jugó en Sudáfrica hace cuatro años.

Portentoso mediapunta Tom Rogic? Nunca había oído su nombre, podrías hablar un poco de sus caracteríticas? edad, pierna buena.. no se esas cosas…

Lástima que no vaya a estar Robbie Kruse, probablemente el Australiano con mas talento de la actualidad, pero bueno, lesión de ligamento desde Diciembre…

Deja un comentario

*