Son héroes y saben que lo son

Fotor062952452

Son héroes y saben que lo son. Debe de haber pocas sensaciones mejores que esa. Son conscientes de que ya han hecho por aparecer en la historia con sus acciones valerosas, arriesgadas y antológicas. Y las asumen con tranquilidad y naturalidad, porque sabían que las podían hacer. Saben que las pueden seguir haciendo, porque pueden con lo que les echen. Están convencidos de ello porque creen en sí mismos. No les hace falta más. No les hace falta ser bellos. No les hace falta ser divertidos. Ni siquiera pretenden gustar. Así son Costa Rica y Grecia. Los ticos han pasado por delante de gigantes ya caídos como Uruguay e Italia, pero tienen la suficiente tranquilidad como para mantenerse firmes y pensar, con argumentos, en que pueden ganar el siguiente partido. Sea quien sea quien esté delante, porque piensan en llegar hasta el final. No tienen un trasfondo histórico tan importante como Grecia, pero sí comparten con ella su mentalidad, que es bastante. La idiosincrasia helena es algo diferente. Y lo es porque Grecia es heroica, épica y capaz de sobreponerse a cualquier adversidad desde 2004. Por eso muchos mitos de aquel equipo, aún capaces de jugar y de emocionar, siguen en el seleccionado nacional. Impregnan su carácter y su forma de pensar en los jóvenes que poco a poco les suceden para que Grecia mejore sin olvidarse nunca de que “es 2004”. Lo han incluido en su ADN de tal forma que, aunque pasan los años, Grecia sigue siendo Grecia. Por eso el equipo ha crecido y se ha metido por primera vez en los Octavos de Final de un Mundial con un penalti metido con frialdad en el minuto 93 tras sufrir pronto dos lesiones. Ahora se enfrentan a los que pueden considerar sus homólogos centroamericanos.

Dos mentalidades, dos estilos y dos maneras de concebir el fútbol muy parecidas sobre el Arena Pernambuco de Recife: hoy el enemigo es como tú y en 2 o 3 horas de fútbol tienes que deshacerte de él. Rara vez jugarán ante alguien que esté tan cerca de cumplir eso de “tu principal enemigo eres tú mismo”. Y lo mejor es que quien gane lo hará con la tranquilidad propia de quien está convencido de que va a ganar. Son héroes, saben que lo son y quieren seguir demostrándolo en Brasil.

“Costa Rica me recuerda a la Grecia de 2004. Es una de las razones por las que tenemos que prestarle especial atención”

Fernando Santos en la rueda de prensa previa al Costa Rica-Grecia

Costa Rica

La identidad de la Costa Rica de Jorge Luis Pinto está claramente definida y marcada por su indiscutible 5-2-3. Es un equipo que, en principio, no quiere la posesión, pero la tolera cuando su rival la cede y la orienta siempre hacia los costados (su dibujo no tiene mediapunta). Como casi todos los equipos exitosos de este Mundial, Costa Rica parte de una buena defensa posicional para atacar después con confianza. Sobre la base de un arquero seguro como Keylor Navas y de sus tres sólidos centrales (Michael Umaña, Giancarlo González y Óscar Duarte), los ticos atacan, normalmente a base de transiciones. Los carrileros, que más bien son laterales, son fundamentales a la hora de iniciar las carreras de los atacantes. Júnior Díaz y Cristian Gamboa no buscan tanto llegar hasta la línea de fondo como sí llegar a la altura necesaria para lanzar a los hombres más adelantados: los técnicos volantes Bryan Ruiz y Christian Bolaños y el hombre más adelantado, el móvil Joel Campbell, quien por su naturaleza está bastante tiempo fuera del área. Ellos son los que, con su desborde, saturan a los mediocentros y centrales rivales tras recibir y consiguen los goles. Cuando el equipo tiene que defender, más allá de lo que atañe estrictamente a la línea de defensa, tiene a Yeltsin Tejeda trabajando constantemente sobre la base. El joven mediocentro de Deportivo Saprissa es el encargado del trabajo sucio y de las recuperaciones. Muchas veces le ayuda un buen socio como Celso Borges, que no solo colabora con él sino que también se aprovecha de sus robos para lanzar a los atacantes desde una altura considerable.

Joel Campbell Cristian Gamboa FocusGamboa y Campbell, dos hombres que definen el estilo tico, fueron fundamentales en la remontada ante Uruguay.
Foto: Focus Images Ltd.

Al igual que ante Uruguay, que ante Italia y que ante Inglaterra, sobre estas bases se fundamentará el planteamiento de Pinto ante Grecia. Ruiz y Bolaños tendrán que estar muy pendientes de colarse ente Maniatis, Karagounis y la defensa griega para hacer buenos los servicios de los laterales, quienes buscarán su presencia en campo contrario aprovechando que Joel Campbell imantará al mediocentro griego (muy posiblemente Karagounis). Les será difícil ante el fuerte sistema defensivo heleno, pero sobre el papel le debería costar menos a Ruiz. El volante del PSV Eindhoven percutirá por el sector en el que prestarán sus servicios Holebas, lateral ofensivo y algo desordenado, y Papastathopoulos, el más lento de los dos zagueros europeos. Previsiblemente sea ese perfil hacia donde se oriente Borges para intentar darle a Costa Rica una variante más posesiva de su idea, en la que Gamboa le cede el balón y él lanza en el contragolpe al propio Gamboa y a Bryan Ruiz. Karagounis tendrá que elegir entre ayudar en el dos contra uno de la banda izquierda griega o vigilar a Campbell, y elija lo que elija, Costa Rica tendrá ventaja. Esto es lo que se puede interpretar de las palabras de Pinto en la previa del encuentro. De sus comentarios también se puede interpretar que la destrucción de Tejeda sobre la media punta griega (posiblemente poblada por Samaris) será igual o tan importante como una solidez defensiva que implica a los laterales y a los centrales. Grecia transita y, además de con juego directo, suele hacerlo con juego exterior. El delantero esperado es Georgios Samaras, con su movilidad y sus 192 centímentros, por lo que su figura y la de los volantes serán importantes para una Grecia que, en la mente del seleccionador colombiano, debe ser absorbida por su defensa de 5 y por los apoyos de esta.

“El manejo del espacio va a ser clave. Tenemos que saber cómo jugarle al bloque defensivo que manejan, que es importante. Saben jugar además al contragolpe. Tenemos que estar preparados para las dos cosas a la vez, trabajar su bloque defensivo y poder contrarrestar el contragolpe”

Jorge Luis Pinto en la rueda de prensa previa al Costa Rica-Grecia

El preparador de San Gil aseveraba también en rueda de prensa que su Costa Rica va a seguir haciendo lo que ha hecho hasta ahora. Esto supone la recuperación del once base de los primeros dos encuentros mundialistas tras las rotaciones vistas ante Inglaterra. En ese encuentro, Roy Miller fue titular como central zurdo a la izquierda de Giancarlo González –apercibido de sanción como José Cubero– y Randall Brenes partió como titular en el sector izquierdo del ataque tico. El central de Deportivo Saprissa Michael Umaña y el trequartista del FC København Christian Bolaños regresarían a un once inicial en el que Campbell y Borges estarán algo más descansados que sus compañeros tras ser sustituidos en el segundo tiempo ante la escuadra de Roy Hodgson. Todos sus integrantes están dispuestos a hacer más historia todavía al superar el récord histórico de Costa Rica en los Mundiales. Lo harán si se cuelan entre los 8 mejores, algo que no pudieron hacer en el único precedente: Italia 1990. Hoy no tienen delante a Checoslovaquia. Hoy está Grecia.

Grecia

La primera clasificación de Grecia para los Octavos de Final de una Copa del Mundo ha sido “muy Grecia”. Y no podía ser de otra forma. Georgios Samaras lanzó con frialdad un penalti en el minuto 93 de un partido ante una generación soñadora de Costa de Marfil y puso el 2-1 definitivo en un videomarcador que registró muy pronto las lesiones del mediapunta Panagiotis Kone y del portero Orestis Karnezis. Ese es, por el momento, el punto álgido de Grecia en este Mundial, en el que se está sobreponiendo al batacazo de la derrota en la apertura ante Colombia (3-0) y a las tensiones internas surgidas en los entrenamientos de los días siguientes. Los cafeteros le dieron el balón a una Grecia que no tolera bien la posesión y esta no supo proponer ante un equipo veloz y capaz de contragolpear. Después vino Japón y volvió la Grecia más pura; la “más 2004”. Resistió durante más de una hora al resguardarse al calor de los centrales casi en área propia tras la expulsión de Kostas Katsouranis. Y ante Costa de Marfil partió del casi infranqueable sistema defensivo para presionar a los africanos, incomodarlos, transitar tras robo y atacarlos con juego exterior. Los hombres que pueblan el centro del campo del nuevo 4-2-3-1 de Fernando Santos no acostumbran a conducir porque Grecia está muy poco interesada en la posesión. Sin embargo, los hombres de banda (tanto laterales como José Holebas y Vasilis Torisidis como volantes como Lazaros Christodoulopoulos y Dimitris Salpingidis) sí acostumbran a avanzar hacia campo contrario por sus carriles y a asociarse con su atacante correspondiente.

“Este es el momento de la verdad. Es la primera vez que estamos entre los 16 mejores equipos del planeta y podemos seguir haciendo historia. (…) No nos damos por satisfechos con lo que hemos alcanzado hasta ahora, queremos dar nuevas alegrías a nuestro pueblo. [En 2004] yo no era jugador profesional. Estaba en la calle festejando como un aficionado más de nuestra selección. Adoraba ese equipo y pasé momentos inolvidables. Espero que podamos emular el éxito de la selección griega de 2004”

Vasilis Torosidis en la rueda de prensa previa al Costa Rica-Grecia

Aunque Costa Rica no es, ni mucho menos, un equipo con voluntad posesiva, su mayor tolerancia hacia el manejo del esférico le hace favorita a tener más fases con balón en este encuentro de Octavos de Final. Cuando los helenos no tienen el balón, algo probable esta noche, aplican un sistema de presión u otro según la naturaleza del rival. Ante Costa de Marfil, un equipo posesivo cuyo mediocentro recoge el balón que le ceden en raso los centrales, Grecia adelantó al mediocentro Andreas Samaris hasta convertirlo en mediapunta para ayudar a Samaras en un dibujo de 4-4-2. Su presencia constante en altura fue fundamental para el robo del primer gol ante los africanos. Hoy Grecia le hace frente a una Costa Rica cuya principal vía de salida de campo propio se encuentra en los laterales: Díaz y Gamboa. Por ello, el esquema de presión debería variar para que los volantes participen más intensamente en las labores sin balón y para que puedan ahogar a un equipo tico que se quedaría en igualdad numérica de fallar en su salida (los tres centrales y el lateral que no tenía la pelota frente al volante que roba, Samaras, Samaris y el volante que está en la banda contraria). Grecia planteará también el partido considerando el juego directo sobre Samaras y los contragolpes iniciados más atrás, tras pérdidas en su campo de hombres como Borges, Bolaños o Bryan Ruiz. Una vez se recupere el esférico, la velocidad en ataque será fundamental para despistar a la zaga costarricense. Esa velocidad la ponen los atacantes, que se mueven merced a los desplazamientos largos de futbolistas precisos a la hora de iniciar transiciones como Giorgos Karagounis o Samaris. El veterano (37) futbolista del Fulham cumplirá también un rol clave con la vigilancia a un Joel Campbell: si recibe en su zona, puede hacer daño hasta a Kostas Manolas, cuyo Mundial está siendo excelso por su capacidad de corrección y su velocidad en el cruce.

Karagounis Ireland FocusEl control de Karagounis en la zona de recepción de Campbell será fundamental para apagar el ataque tico.
Foto: Focus Images Ltd.

El once esperado para el encuentro y con el que Fernando Santos ha probado en los últimos entrenamientos previos es el mismo que acabó la primera mitad ante Costa de Marfil. Si bien el mediapunta del Bologna Panagiotis Kone está descartado por su lesión muscular en el duelo ante los africanos, el equipo médico de la selección es optimista con respecto a la recuperación del portero del Granada Orestis Karnezis, que sufrió una molestia en su espalda y tuvo que ser sustituido por Panaglotis Glykos a los 24 minutos de juego. Si en las horas previas al partido recibe la aprobación de los médicos, sacará al arquero del PAOK FC de un once que volvería a formar en 4-2-3-1. Aunque Karagounis acabó el último partido como mediapunta, volvería a ser mediocentro en un doble pivote formado por él y por un Giannis Maniatis que dio el susto en el entrenamiento de ayer al sufrir un golpe en la rodilla. Samaris estaría por delante junto a Salpingidis, Christodoulopoulos y Samaras, y el cuarteto de cobertura sería el mismo que en todos los partidos hasta el momento. Probablemente, los dos laterales, Holebas y Torosidis, guarden más su posición que de costumbre para cerrar espacios a Bolaños y Bryan Ruiz. Estarán protegidos, como siempre, por dos centrales distintos entre sí: el rápido Manolas y el contundente Sokratis Papastathopoulos. Este último, además de Torosidis, Samaras, Salpingidis y Katsouranis están apercibidos de sanción, con lo que se perderían el hipotético partido de Cuartos de Final si ven una amarilla y su combinado avanza.

Alineaciones probables (22:00 CEST, Gol Televisión)

Costa Rica vs Grecia - Football tactics and formations

Related posts

6 comments

Buenas David muy buen análisis como siempre, es un gusto leer textos sobre fútbol tan profundos

Sobre lo que dices del papel de Joel Campbell y Karagounis (o el mediocentro que esté emparejado con él) no crees que al no jugar con '9' Costa Rica, Karagounis no tendrá problema en bascular para crear la superioridad numérica y que sea Manolas el que salga al paso de Campbell? También he estado pensando que para frenar al de Olympiakos Santos podría volver a jugar con un mediocentro defensivo más retrasado. Saludos!

¡Gracias, Toni! 🙂

Sobre lo que comentas, creo que lo particular de los ofrecimientos de Campbell es que no están del todo orientados a los costados sino que se producen en el carril central, según he apreciado en la Fase de Grupos. Y de caer a un costado, ha caído mucho más hacia el sector de hacia Bryan Ruiz (cuando a Costa Rica la lanza Gamboa, como en la remontada ante Uruguay) que hacia la zona de Bolaños (donde estaría Manolas). Si Campbell busca sacar de zona a un central, este sería Papastathopoulos esta noche, y eso es un problema para Grecia tan pronto como Sokratis no es tan rápido como Manolas (ni como Campbell). Creo que por esto necesita una vigilancia específica.

Es un matiz muy interesante. Quizá Grecia provoque que Campbell caiga hacia la banda de Manolas con Karagounis/MC. Dependerá de la insistencia helena en eliminarlo o minimizarlo con el método que comentas. Por otra parte, la posibilidad de meter un pivote puro no es ninguna locura, pero de acuerdo con la prensa griega que he tanteado, Santos pretende salir con Karagounis, Maniatis y Samaris en el centro.

¡Saludo de vuelta!

Sí, tienes razón, sin duda Sókratis sufriría más ya que es un jugador más lento en todos los sentidos (como se vio en el fuera de juego que rompe en el gol de Costa de Marfil. Y sobre la variante que hemos comentado puede que Santos salga con ese tridente en el centro del campo pero siendo Maniatis el pivote retrasado.

Personalmente creo que a Grecia le sería más útil defender con ese tridente con Maniatis más retrasado si no va por detrás en el marcador. Ante Costa de Marfil Karagounis presionaba con Samaras arriba pero casi siempre los africanos superaban la presión y luego Grecia se veía un poco agobiada por la superioridad numérica por dentro (recordemos que con Aurier bien abierto Kalou pasó a ocupar posiciones más interiores, no sé si tu tuviste la misma impresión. Un saludo David!

Os parece mejor central Sokratis que Papadopoulos( el del Shalke)?? Éste último se que ha estado lesionado no lo digo reclamando su titularidad que conste.

Recuerdo como si fuera ayer cuando ví a Campbell por primera vez. Fue en un pre-mundial sub-20 jugado en Guatemala. No había más de 200 personas viendo los partidos que no fuesen de la selección local, y supongo que tampoco muchos españoles como yo verían aquel torneo.

Fue con mucha diferencia el mejor jugador del torneo. Hacía lo que quería con cualquier rival, salía por izquierda, derecha, cambios de ritmo brutales y además marcó 11 goles. De hecho me pregunto si algún gran club de Europa vió la irrupción de este chico en aquel torneo.

En aquel torneo también estaba Tejada, que era el jefe del centro del campo; como abarcaba cancha. Costa Rica fue subcampeona tras la México de Uli Dávila y Alan Pulido y Campbell disputó después la Copa Oro y Copa América donde lo fichó Arsenal.

También recuerdo cuando Borges, hace apenas dos años estaba en Fredriktad de la Segunda División noruega. Un tío que ya estaba para jugar en un nivel tipo Bélgica o Portugal. Bueno, aun tampoco entiendo que hace en AIK Solna.

Aunque se veía que había buen futuro, ni el más hicha de Costa Rica podía esperar pasar y como pasó en el grupo que estaba.

Deja un comentario

*