Roman Bezus: la aparición de la jornada europea de selecciones

Roman Bezus, cuando jugaba en el Vorskla Poltava (Foto: Oleg Dubyna (Олег Дубина))

De acuerdo. El partido estaba roto, sentenciado, liquidado. Montenegro perdía 0-3, se sentía destrozada y le acababan de expulsar dos jugadores. Eran nueve contra diez, y no sólo nueve contra diez: eran nueve que sabían que el partido, con 0-0, se les había puesto de cara con la expulsión de un rival. Eran nueve contra diez perdiendo 0-3; una hora antes, esos nueve eran once y también jugaban contra diez, pero empataban a cero. O sea: el contexto era idóneo para que un ucraniano que entrara en el minuto 91′ se luciera. Eso si tenía tiempo de que le cayera algún balón, claro.

Y pese a todas las facilidades, uno no pudo dejar de asombrarse ante lo que vio. Un chico rubio recoge la pelota en tres cuartos, algo escorado a la derecha. Empieza a conducir en diagonal. Elimina varios rivales, pasa por entre las líneas del oponente y de repente se ve en el área. Va en dirección hacia el córner y el portero le sale. Su decisión es asombrosa: con el exterior de la derecha, en una posición antinatural -iba corriendo hacia la izquierda-, se la levanta al guardameta cruzándola en la diagonal opuesta a su trayectoria. ¡Wow! ¿Quién es este tío?

 

Roman Bezus, cuando jugaba en el Vorskla Poltava (Foto: Oleg Dubyna (Олег Дубина))
Roman Bezus, cuando jugaba en el Vorskla Poltava (Foto: Oleg Dubyna (Олег Дубина))

Este tío se llama Roman Bezus, tiene 22 años y acaba de marcar su primer gol con la selección absoluta ucraniana. Precisamente hoy, el día en el que su equipo nacional ha renacido con una goleada de impacto en Podgorica. Su historia es la típica del que va escalando los peldaños lógicos. Empieza en el equipo de su ciudad, el Kremin Kremenchuk, y lo hace bien. Lo ficha el club de la capital de la región, el Vorskla Poltava, que juega en primera. Destaca. Lo ficha el club de la capital del país, el Dinamo de Kiev. Esto último ocurrió el pasado mes de enero.

Que sí, que ya no había partido, que Montenegro había bajado los brazos. Pero marcó el gol de la tarde. Jugando dos minutos.

Related posts

Deja un comentario

*