Roman Eremenko: la estrella de Finlandia tiene apellido ruso y nació en Moscú

Roman Eremenko, con el Rubin Kazan (Foto: Голубович Дмитрий / Licencia Creative Commons)

Finlandia, por cuestiones climáticas, no ha desarrollado una gran afición por el fútbol. La nieve está presente durante gran parte del año incluso en sus ciudades más sureñas -pese a que estas presentan veranos muy cálidos-. El deporte nacional se llama pesäpallo, y se parece un poco al béisbol. Sin embargo, su preponderancia es más práctica que de audiencias televisivas. Si hablamos de número de espectadores, en Finlandia triunfan, por este orden, el hockey-hielo, el atletismo, el esquí de fondo, los saltos de esquí y la formula-uno. Su selección de fútbol, pese a haber mejorado notablemente en los últimos años, no se ha clasificado nunca para una Eurocopa o para un Mundial. No es raro, pues, que su máxima figura actual tenga un apellido ruso y haya nacido en Moscú. Hablamos de Roman Eremenko.

 

Roman Eremenko, con el Rubin Kazan (Foto: Голубович Дмитрий / Licencia Creative Commons)
Roman Eremenko, con el Rubin Kazan (Foto: Голубович Дмитрий / Licencia Creative Commons)

Estamos en Moscú. Es el año 1990 y el jugador del Dynamo de Moscú Alexei Eremenko recibe una oferta del extranjero. Lo llama un modesto club de Finlandia, el Oulun Luistinseura. La familia entera, con los dos niños Alexei Junior y Roman, que tienen en ese momento siete y tres años de edad, se marcha a vivir a Oulu, que con casi 200.000 habitantes es la ciudad más poblada del norte de Finlandia y la sexta del conjunto del país. Un año después, Eremenko ficha por un conjunto superior de primera división, el FF Jaro de Jakobstad, un pueblo bilingüe situado en la frontera con Suecia. Alexei jugó casi 250 partidos con el Jaro en tres etapas distintas, y sus dos hijos empezaron a entrenar en las categorías inferiores del club.

En un entorno de fútbol físico y minoritario, el talento innato de los hermanos Eremenko destacó desde muy pronto. Tanto, que llamaron la atención incluso en el extranjero. El mayor, Alexei Junior, debutó a los veinte años con la selección absoluta de Finlandia y pronto se convirtió en su especialista a balón parado. Sus faltas directas se hicieron famosas en Europa. Le valieron, también, para probar suerte en las ligas de Italia (Lecce), Rusia (Saturn) y Ucrania (Metalist). No tuvo demasiada suerte, y acabó aceptando una propuesta del Kilmarnock escocés, donde se convirtió en uno de los mejores jugadores de la SPL en la temporada 2010-2011.

Esas actuaciones en Kilmarnock le valieron a Alexei para ganarse la oportunidad de regresar a un campeonato de élite: fichó por el Rubin Kazan. Allí se reencontraría con su hermano menor, el mejor jugador de Finlandia de los últimos años: Roman Eremenko.

Roman, de niño, ya prometía más que Alexei. Debutó con el Jaro en primera división finlandesa cuando tenía diecisiete años. A los diecinueve ya estaba jugando en la Serie A italiana con el Udinese. Allí no tenía demasiada continuidad, así que se fue al Dinamo de Kiev, en el que estuvo tres temporadas y media, jugando la Champions League con regularidad. En 2011 firmó por el Rubin Kazan, uno de los equipos dominantes del fútbol ruso en el último lustro. Y en Tartaristán se convirtió en el gran talento del equipo y en una de las figuras indiscutibles de la liga. Su calidad en la media punta marca diferencias, ya sea en acciones en las que él resuelve o en otras en las que facilita la tarea a sus compañeros. En la Europa League 2012-2013 fue uno de los grandes responsables de que el Rubin llegara a cuartos de final, accediendo a su ronda más avanzada de todos los tiempos en cualquier competición continental. Tuvo mucho peso en las victorias ante el Atlético de Madrid y frente al Levante.

En la selección finlandesa, sin embargo, no ha marcado nunca tantas diferencias como su hermano mayor. Es curioso, porque a nivel de clubes lo ha superado claramente, pero con el equipo nacional Alexei ha marcado catorce goles, mientras que Roman solo ha conseguido dos. Pero ahora, con veintiséis años, el menor de la saga Eremenko está ya preparado para asumir la responsabilidad. Es el jugador más determinante de la selección que este viernes se mide a España, por encima del goleador Pukki y del capitán Moisander, un central con una excelente salida de balón con la pierna izquierda -claro, juega en el Ajax-. Su hermano Alexei, que no jugaba en Kazán y se marchó al Kairat Almaty de la liga kazaja, no ha sido convocado esta vez con Finlandia, lo que viene a confirmar su evidente declive. El pequeño Roman ya manda en casa.

A todo esto, papá Alexei es ahora el entrenador del FF Jaro, al que dirige desde 2009 y al que tiene situado en la mitad de la tabla de la primera división finlandesa tras 26 jornadas. Y ahí vive, en Jakobstad. Donde el fútbol empezó para Roman Eremenko.

Related posts

11 comments

Es una lástima que en Finlandia el fútbol no sea tan popular. Ahora les visita España como campeona del mundo y no es un gran acontecimiento como sería en otros paises.

bueno, nieve todo el año, no se yo eso si es verdad, eh… de enero a principios de mayo, como mucho… y empieza a mediados de diciembre como muy pronto, monguers

bueno, seguramente tengan un 90% de posibilidades de perder… pero en el partido que España jugó como local tenían el 99,9%; y vale que con mucha suerte, pero el caso es que consiguieron un empate (y marcando un gol precioso tras un contraataque magistral, por cierto). Los partidos hay que jugarlos, y lo que cuenta son los goles, no el porcentaje de posesión; así que confianzas, ninguna.

Gracias por esta fantástica web, me habeis devuelto la alegria de volver a leer y escuchar prensa deportiva de nuevo después del astio provocado por la prensa deportiva convencial en este país.
Un saludo

Deja un comentario

*