Rumanía-Hungría, un juego de banderas

Cluj-Napoca, capital histórica de Transilvania

Cluj-Napoca. Koloszvár. Klausenburg. Tres nombres para una misma ciudad. En rumano, húngaro y alemán. Capital histórica de Transilvania, la ciudad de Cluj-Napoca es una de las principales ciudades de Rumanía, aunque tiene un 20% de la población húngara. El resto son rumanos. Pero en 1910 el 80% de la población era húngara y los rumanos eran sólo el 20%. Además, en muchos mapas de la época el nombre aparece en alemán porque la ciudad formaba parte del Imperio austro-húngaro y en ella vivía una minoría que hablaba alemán.

La región de Transilvania forma parte del estado rumano desde el año 1920. Antes era tierra húngara, con los rumanos que vivían en ella pidiendo autonomía o la unión con el estado rumano. Entre 1940 y 1945, por decisión de Hitler, Transvilvania pasó a ser húngara de nuevo durante unos años. En 1945 regresó a manos rumanas. Por medio, refugiados, violencia, asesinatos, cambios de placas de las calles y nombres de ciudades. Hoy son los húngaros que viven en Transilvania los que piden autonomía y sueñan con volver a formar parte del estado húngaro. El papel de esta minoría húngara en Rumanía, de hecho, siempre ha complicado las relaciones entre los dos estados. Cuando sus selecciones de fútbol juegan entre ellas la cosa se complica. Como ocurre esta semana.

Cluj-Napoca, capital histórica de Transilvania
Cluj-Napoca, capital histórica de Transilvania (Foto: Alex Balan)

El partido de ida en Budapest fue muy polémico, pues en la semana previa un aficionado del Rapid de Bucarest quemó una bandera húngara durante el encuentro de liga en el campo del CFR Cluj. El CFR Cluj es históricamente el equipo identificado como el de la minoría húngara, por lo que el gesto del aficionado visitante era especialmente provocador. En la grada del CFR Cluj se pueden ver aficionados que llevan banderas rumanas (como los miembros del grupo Comando Gruia) pero también otros que llevan símbolos húngaros, como los KVSC, que hacen referencia al nombre original del club en el idioma húngaro: Kolozsvári Vasutas Sport Club (equipo de los trabajadores de los ferrocarriles de Koloszvár). El propietario del CFR Cluj es Árpád Pászkány, uno de los miembros más destacados de la comunidad húngara en Rumanía.

La quema de esa bandera calentó el partido jugado en la capital húngara. En la rueda de prensa previa, por ejemplo, los responsables de la Federación húngara se negaron a contratar a un traductor con conocimientos de rumano. Cuando los periodistas rumanos preguntaron en inglés, se les respondió en húngaro. No entendieron nada.

El partido de Budapest se jugó sin público, pues los húngaros cumplían una sanción por cánticos contra los jugadores de Israel durante un amistoso. Sin público, Rumania sacó un empate (2-2) con un gol en el último minuto. Fuera del estadio se lanzaron objetos contra el bus con los periodistas rumanos y la policía cargó contra los manifestantes húngaros. A la quema de la bandera y el episodio de la rueda de prensa se unió un tercer factor: el partido se jugó en la semana del día nacional de Hungría. Y los miembros de la comunidad húngara en Rumanía lo celebraron con manifestaciones que reunieron a unas 10.000 personas, como la de Kezdivasarhely (Targu Secuiesc en rumano). Curiosamente, las regiones donde los húngaros son mayoría no son las más cercanas a la frontera. La zona donde los húngaros son mayoría se sitúa al este de Transilvania, en el centro de Rumanía. Es conocida como el país Szekle.

Esta región vivió las manifestaciones más populares, con la presencia de la bandera Szekle, esa que representa a los húngaros del este de Transilvania (una bandera azul, con franja dorada y una media luna). Una bandera muy polémica porque las autoridades rumanas la quieren quitar de los edificios oficiales de los pueblos donde los húngaros son mayoría. La polémica es tan fuerte que el Ministro de Interior amenazó con expulsar al embajador húngaro de Bucarest. Y en Budapest, la bandera Szekle apareció en el Parlamento como muestra de solidaridad.

El duelo Rumanía-Hungría, también a nivel de clubes. En la foto, un Ujpest-Steaua de Bucarest (Foto: photoreti)
El duelo Rumanía-Hungría, también a nivel de clubes. En la foto, un Ujpest-Steaua de Bucarest (Foto: photoreti)

Esta es una historia de largas polémicas y viejos símbolos. El partido de Bucarest sí se jugará con público, con unos 4.000 hinchas húngaros. Unos 1.000, los más radicales, se han organizado en su propio tren. Otros hinchas que animaran a los húngaros en la capital rumana son ciudadanos… rumanos. De etnia húngara, cómo no. Las autoridades rumanas han advertido que no permitirán que los hinchas visitantes muestren banderas provocadoras como la ‘Szekle’ o la bandera de la casa de Arpad, la bandera histórica del nacionalismo húngaro, que hace referencia a la casa real que creó el reino de Hungría. Un reino que tenía su corazón espiritual en la región de Transilvania, hoy en día parte del estado rumano.

Para los futbolistas o entrenadores húngaros con pasaporte rumano la situación nunca ha sido sencilla, ya que se han visto obligados a justificar siempre su fidelidad. Dos de los mejores entrenadores de la historia de Rumanía eran húngaros, como son Laszlo Boloni o Stefan Kovacs, el hombre que entrenó al Ajax de Cruyff de 1971 a 1973.

Rumanía y Hungría son vecinos que no se llevan bien. Los dos sienten como suya una región, Transilvania, famosa por las historias de Drácula. Pero esta región es una región llena de historias más interesantes. Es la cuna de algunos de les mejores escritores húngaros y rumanos, es tierra de cultura, buen comer…y de disputa. Cada vez que un jugador húngaro y un rumano luchan por un balón, miles de personas sienten que está en juego una cuestión de estado.

Related posts

24 comments

Como español de pura cepa, pero también como una especie de húngaro de adopción (y sufridor seguidor del muy en horas bajas Újpest), te doy mi más sincera enhorabuena, pues es el mejor artículo que leo en castellano sobre la relación húngaro-rumana en mucho tiempo, y me refiero a cualquier medio de información.

Puntualizar eso sí que creo que el termino correcto que se debería emplear es “Székely” si se habla de los húngaros de Transilvania como etnia, o “Székelyföld” si se habla de la tierra de mayoría húngara en el centro de Rumanía.

Lo fascinante de los Székely, es que no son en origen exactamente la misma etnia que la de los húngaros de la gran llanura y no está del todo claro cual es su relación original con las tribus nómadas magiares que vinieron de los Urales. Además por su mayor aislamiento han mantenido una versión más primaria de la cultura, lenguaje, gastronomía y música folklorica magiar con mucha menos influencia germánica.

Aquí un poco de información más especifica de nuestra querida wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Pa%C3%ADs_Sz%C3%A9kely

(Lo de la fama internacional de Transilvania, que es una tierra maravillosa y de profunda Historia, por las novelas de Drácula, es una ridiculez profundamente irónica)

Sobre el partido, comentar que en Hungría es un evento de importancia inimaginable.

Hace siglos que no alcanzan una competición internacional, se ven más cerca que nunca de al menos alcanzar la repesca, mañana se juegan la mayor parte de sus posibilidades y son conscientes de que su mejor generación en décadas se empieza a hacer mayor sin conseguir todo lo que esperaban (Salvo Zoltan Gera, lesionado, ahora Adam Szalai, y Szabolcs Huszti que lo está haciendo genial en el Hannover y que renunció a jugar en la selección nacional cuando estaba en el Zenit por no recibir el protagonismo que pensaba merecía) ninguno ha conseguido triunfar fuera de Hungría (Muchos veían a Dzsudzsak en un grande de Europa cuando despuntaba en el Psv y se ha apagado bastante en Rusia)

Encima contra Rumanía, el archienemigo político. Épico.

sin ánimo de ser puntilloso, y diciendo ante todo que agradezco y valoro mucho la publicación de un artículo en castellano sobre este tema, creo que hay que matizar algunas cuestiones:

“Entre 1940 y 1945, por decisión de Hitler, Transvilvania pasó a ser húngara de nuevo durante unos años”

En 1940, a Hitler lo que realmente le interesaba era que el petróleo rumano siguiera llegando al Reich, y para eso necesitaba estabilidad en la región. Como Hungría y Rumanía se encontraban al borde mismo de la guerra, los obligó a someterse a un tribunal de arbitraje germano-italiano que se reuniría en Viena para establecer una nueva frontera en Transilvania.

De hecho, Hitler tenía muy poco interés por la cuestión transilvana, e incluso sus simpatías personales estuvieron siempre más del lado rumano, ya que tenía en mucha estima al general Antonescu; los que realmente presionaban más en favor de las reivindicaciones húngaras eran los italianos, principales responsables del nuevo reparto de la región. Al Führer le importaba poco cuál fuera la decisión adoptada, siempre y cuando se asegurase la paz y el petróleo siguiera llegando sin trabas.

No toda Transilvania fue devuelta a Hungría, sino apenas el 40% del territorio, sobre todo en el norte y el oeste de la región, incluyendo las ciudades de Nagyvárad (Oradea), Marosvásárhely (Targu Mures y la capital Kolozsvár (Cluj-Napoca), además de las tierras de los székely o szekler. Después de ese nuevo reparto, ambos países siguieron teniendo importantes minorías dentro de sus fronteras: medio millón de húngaros continuaron bajo soberanía rumana en el sur de Transilvania, y un millón de rumanos pasaron a la soberanía húngara en el norte.

Dada la situación etno-demográfica pasada (y presente), resultaba imposible (como hoy) trazar una frontera clara e indiscutible entre ambas nacionalidades. Pero, con todos sus defectos, la frontera de 1940 era mucho más justa que la que se impuso a Hungría en 1920 en Trianon, y que se restauró tras la Segunda Guerra Mundial. El hecho de que los nazis y los fascistas cometieran crímenes abominables (como también los soviéticos, e incluso los aliados occidentales), no quiere decir que su decisión de devolver a Hungría territorios poblados por magiares fuera también “criminal”, aunque quedase anulada por su derrota en la guerra.

“El CFR Cluj es históricamente el equipo identificado como el de la minoría húngara”

Hombre… no sé yo hasta qué punto. Evidentemente, habrá mas seguidores húngaros del Cluj que del Steaua o el Rapid, pero la inmensa mayoría de los aficionados del Cluj son hoy rumanos, como también es ahora mayoritariamente rumana la ciudad. En realidad, el único equipo realmente identificado con la minoría húngara (y, más en concreto, con los székely) es el equipo de hockey-hielo de Csíkszereda (Miercurea Ciuc); y siempre está envuelto en polémicas y problemas por esa identificación.

Lo que sí es cierto es que el Kolozsvár fue un equipo mayoritariamente húngaro durante mucho tiempo (como la misma ciudad) y, de hecho, llegó a participar en la liga húngara en los años 40, alcanzando el tercer puesto una vez. Otro equipo de la región, el Nagyvárad (Oradea), protagonizó una anécdota de lo más curiosa: ganó en un intervalo de sólo cinco años la liga de dos países, la húngara en 1944 y la rumana en 1949. Por desgracia, el equipo desapareció en 1963; al contrario que el Kolozsvár, que en cierto modo sigue existiendo ya que el CFR Cluj es su “heredero” directo.

Enhorabuena por el artículo, y perdón por extenderme tanto… pero yo también soy, como dice un comentarista anterior, “una especie de húngaro de adopción”. Y yo también estaré muy pendiente, como todos los húngaros tanto de la actual república como de las tierras perdidas, del gran evento de esta noche. Va a ser una prueba muy dura, pero si consigue superarla, la selección estará más cerca de un Mundial que nunca desde 1986.

HAJRÁ MAGYAROK !!!

Buen artículo. Buf, no sabía que había estos piques tan fuertes entre Rumanía y Hungría, con anécdotas como lo de la rueda de prensa… Suerte que al menos el partido no se juega en Cluj…

Gracias a todos por los comentarios, nos dan fuerza para trabajar más duro a todos los de Marcador Internacional.

Csaba, gracias por los apuntes, aunque no me podia extender mucho en 1940. Sobre elequipo de hockey hielo de Csíkszereda el New York Times publicó un buen texto:
http://www.nytimes.com/2013/02/07/sports/in-roman
Gracias a todos de nuevo!

El CFR Cluj sí es un club más cercano a la minoría húngara (lo que no quiere decir que sea exclusivamente apoyado por magiares), porque el otro equipo de la ciudad, el Universitatea Cluj, representa al núcleo más duro del nacionalismo rumano. El gran equipo de Cluj históricamente es el Universitatea, aunque en los últimos años el CFR le ha pasado por la derecha. Pero el equipo más popular sigue siendo el 'U' Cluj, y sus seguidores, bastante violentos, no ven con buenos ojos el neo-intrusismo del CFR. Los derbis de Cluj tienen bastante miga.

Como dice el amigo Csaba Királyfi Hitler tenía en alta estima al mariscal rumano Ion Antonescu. Y es curioso porque Antonescu no era exactamente muy pro-alemán, siempre se había declarado más admirador de Gran Bretaña y Francia. Pero los intereses nacionales (que según él no eran otros que combatir el comunismo soviético y recuperar algunos territorios 'robados' por los rusos) le hicieron aliarse con los alemanes. De cualquier forma, la pérdida de Transilvania del norte en el dictado de Viena produjo una crisis política y social en Rumanía, haciendo exiliarse al propio rey Carol II, culpado por la población rumana del desastre.

Que Trianon había sido duro con los húngaros no lo pongo en duda, pero no sé hasta qué punto era 'injusto', eso que lo digan los húngaros. Para los rumanos no era más que la reparación de un error histórico 🙂

¿y qué se entiende por “error histórico”? Transilvania fue territorio húngaro durante más de mil años, eso es una realidad, no un “error histórico”… Y jamás fue rumano antes de 1920, básicamente porque antes del siglo XIX “Rumanía” no existía siquiera.

¿qué antes había sido dacio? seguramente, ¿y? ¿acaso debemos devolver todos los territorios a los supuestos descendientes de quienes los ocupaban hace más de dos milenios? nos quedaría un mapa de Europa muy peculiar, de eso no hay duda… Es muy posible que la mayoría de los rumanos transilvanos sean emigrantes o descendientes de emigrantes llegados desde Valaquia y Moldavia con posterioridad al asentamiento de los húngaros y los székely; Transilvania era una tierra muy poco poblada a la llegada de los magiares, y su escasa población era multiétnica, no sólo “daco-romana”.

¿qué antes de 1920 había una importante minoría rumana en Hungría? sin duda, al igual que existe hoy una importante minoría húngara en Rumanía… ¿acaso aquello que antes era “terrible” e “inaceptable” resulta hoy “perfectamente normal”, como aseguran los rumanos? ¿por qué razón no se podía permitir la existencia de minorías nacionales en Hungría, pero no hay ningún problema cuando se trata de Rumanía?

Hipocresía, cinismo y doble rasero, esas fueron las bases de Trianon… se puede discutir cuán injusta era la situación anterior, pero no la injusticia que supuso ese infame “tratado”.

Es posible que haya barrios en algunas ciudades españoles donde la mayoría de la población sea rumana; ¿también se debe apropiar de ellos Rumanía?

Por mi experiencia con Húngaros y Rumanos (que el tema sale con facilidad, sobre todo con los primeros) es que cada cual arrima el ascua a su sardina, y lo cierto es que con algo de razón. Un húngaro te argumentará que sus ancestros llegaron allá sin oposición y desarrollaron una cultura que perduro durante mil años. Un Rumano te dirá que puestos a ponernos así, los Dacios ya vivían allí con anterioridad, o de forma más clara, los romanos que conquistaron la zona y de la que los rumanos son descendientes más o menos directos.Y los dos dirán la verdad, y se entrará en un debate estéril sobre que legitima un territorio como propio.

Por eso me gusta el enfoque del artículo, porque se trata de hablar de fútbol haciendo entender la categoría del conflicto pero sin meterse en camisas de once varas.

Dicho esto, en Hungría Trianon es un trauma nacional que riete tú de Gibraltar o la pérdida de Cuba y en mi opinión, como casi siempre que las fronteras las han decidido agentes internacionales que ni entienden ni quieren entender las infinitas peculiaridades históricas de cada región, la repartición de los antiguos territorios húngaros, al menos de la forma que se hizo, fue indecente. (Porque hablamos de Rumanía, pero sobre todo el sur de Eslovaquia y también el norte de Serbia y la rutenia ucraniana tienen su miga)

a ver… Independientemente del punto de vista de cada cual y del espinoso y casi irresoluble problema histórico de Transilvania, en Trianon no sólo se le arrebataron a Hungría tierras pobladas por otros pueblos, sino también muchos distritos donde los magiares eran mayoría, incluso más del 90%. El caso del sur de la hoy llamada “Eslovaquia” es sangrante, pero también el norte de “Vojvodina” y el noroeste de Transilvania. Y también está el caso de los székely, aunque este es peculiar porque están muy separados de otras zonas de población magiar, rodeados de áreas casi totalmente rumanas.

La cuestión es que la razón que se dio para desmembrar Hungría, teóricamente, fue “el derecho de autodeterminación”; pero a los magiares que eran incluidos contra su voluntad en los nuevos estados nadie les dio oportunidad de “autodeterminarse”. La zona hoy fronteriza entre Hungría y Rumanía, por ejemplo estaba poblada casi exclusivamente por magiares, pero se la entregaron a Rumanía por razones económicas y estratégicas. Trianon fue el colmo de la injusticia y el “doble rasero”; lo mismo se aplicaba el principio de nacionalidad que el de “necesidad geopolítica”, pero siempre en contra de Hungría y de los húngaros. No fue un tratado de paz, sino un ejercicio de venganza y ensañamiento. ¿Cómo se puede explicar, si no, que Hungría se convirtiera en un estado casi sin minorías nacionales, mientras que todos sus “vecinos” incluían (e incluyen) cientos de miles de magiares dentro de sus fronteras?

pero bueno, creo que aquí se hablaba de fútbol… básicamente. Y va a empezar el partido, de hecho.

Lo cortes no quita lo valiente, creo que las motivación de castigo de Trianon es evidente, y creo que de mi anterior mensaje se desprende una opinión en lineas generales similar a la que tu expones. Estaré encantado de hablar contigo al respecto si te apetece.

Volviendo al futbol, qué decepcinante la propuesta húngara, luego al final del partido lo comentamos, pero Egervari es un entrenador terriblemente gris.

yo más bien creo que de donde no hay no se puede sacar… La defensa magiar es penosa. Ese error absurdo nada más empezar el partido fue decisivo, tienes que remar contra corriente desde el principio. Y el segundo gol (pedazo de gol), fue la puntilla. Contra un equipo de nivel parecido, o algo superior, que juega motivadísimo, en casa, con un ambiente que lo lleva en volandas, es fundamental mantener la concentración durante los 90 minutos, no conceder ninguna facilidad y estar preparado para aprovechar tus oportunidades… Y Hungría ha hecho exactamente todo lo contrario. Desde luego, la solidez mental y la regularidad no son los fuertes de esta selección.

La verdad que no hemos tenido nada de suerte, pero la victoria rumana es justa e inapelable. Lo más a lo que se podía aspirar, siendo realistas, era a conseguir un punto… E incluso ese punto podía ser insuficiente, si Rumanía ganaba todo lo que le quedaba (que era muy posible).

En fin, sólo queda pensar ya en la próxima Eurocopa… Al menos, estos últimos años Hungría está ahí, en la pomada, luchando hasta el final (o casi). No hace mucho, era una simple comparsa tipo Albania o Estonia. Algo se ha avanzado… Es una derrota muy dolorosa, por lo que supone y sobre todo por el rival, pero hay que mirar hacia adelante (tampoco digo que haya que olvidar el pasado, ni mucho menos… pero quizá los húngaros miren demasiado hacia él).

bueno, y se me olvidaba algo importante: Hungría, de hecho, ya empezó a enterrar muchas de sus opciones hace meses, cuando encajó ese churri-gol lamentable en el descuento, en el partido contra Rumanía en Budapest a puerta cerrada. Con cuatro puntos de ventaja en vez de uno, los dos equipos hubieran llegado al choque de hoy en situación muy, muy diferente; y esta derrota no hubiera sido definitiva. Los últimos minutos del partido de Budapest y los primeros del de hoy han sido los que realmente han marcado la diferencia, con dos "cantadas" imperdonables de la defensa húngara.

pero, insisto, no le demos más vueltas; si caes, hay que levantarse, y aprender de los errores cometidos para mejorar. Además, ni siquiera ganar hoy suponía el billete al Mundial, ni mucho menos; aún se hubiera necesitado algo de suerte en el sorteo de respesca y en los dos partidos, así que… Quedémonos con lo bueno: Bogdan. Al menos hay un portero de calidad, y para muchos años todavía.

La defensa húngara es terrible y el error de Guzmics es enorme, pero comprensible: tienes un chico que no suele jugar de titular con Hungría junto a Liptak otro central que tampoco suele ser titular (y que a mi personalmente no me transmite ni la más mínima confianza, le sufrí de cerca en újpest) y le sacas a jugar en el partido más importante de la historia reciente húngara con una presión contextual enorme. Minuto 1, estas cosas pasan.

Pero voy a intentar exponer lo del planteamineto de inicio que decía: Juegas en Rumanía y tienes que salir a ganar sí o sí, porque solo les sacas 1 punto y te queda jugar con Holanda que aunque quiza ya esté clasificado para entonces presumiblemente te va a ganar. ¿Y como sales? Con dos mediocentros defensivos sin ninguna capacidad de creación (en realidad Korcsmar es central) un centrocampista más asociativo (koman) pero que no tiene con quien asociarse y dzsudzsak de estremo. Da por perdida la batalla del control del balón en el centro del campo porque los mediocentros estan jugando a verlas venir.

Y luego alante pones a Szalai y Bode. No sé si se conocerá mucho a Bode, es el delantero centro del ferencvaros, que este año finalmente tiene un equipo decente, pero para mi ni de coña esta para la selección (aunque mis amigos húngaros discrepan) El tema es que son el mismo perfil de delantero: referencias clásicas que participan poco, no se asocian, no tienen demasiada velocidad pero que en teoría bregan y te pueden rematar balones. Los dos juntos no pintan nada, solo se molestan y reproducen exactamente los mismos movimientos, ocupando un espacio de oro.

Entiendo que el planteamiento era guardar la ropa, mandarle balones a Dzsudzsak, y que los colgase, a ver si colaba y remataban alguna. Pero te meten ese gol en el minuto 1 y se va todo al traste, y Egervari paga su cobardia.

Pero ahora, en vez de solucionar el entuerto, sigue igual hasta el minuto 30, con 2 – 0 en contra (golazo precioso) saca a Hajnal y quita a Korcsmar, y el equipo mejora ligeramente hasta el descanso..

En la segunda parte (que ha sido horrible) comienza un festival de cambios absurdos. Mete a Lovrencsis (otro extremo) y saca a Koman. Te quedas sin ningun centrocampista que pueda crear y separas si cabe un poco más las lineas. Finalmente, mete a Szabics a la desesperada y quita a un defensa, si no recuerdo mal, y termina con una especie de 3 – 1 – 3 – 3 con 3 delanteros y dos extremos.

Y Szalai y Bode no ganan ni un solo balón por alto en toda la noche.

yo no tengo, ni mucho menos, tanto conocimiento del fútbol magiar como tú… pero sí recuerdo que fue precisamente Bode el que nos salvó los muebles en el partido de Turquía, marcando el gol que nos permitió llegar “vivos” a Bucarest. Desde luego, hoy no ha estado tan afortunado.

el planteamiento es temeroso, sí, de equipo menor… pero es que no considero que fuera Hungría quien tuviera que llevar hoy el peso del partido. Rumanía, como dije, es un equipo de nivel similar o algo superior, y juega en casa; es normal que tengan más el balón. Lo que resulta catastrófico es que salgas de inicio con un planteamiento “amarrategui”, a conservar y esperar, y ya en el minuto 2 recibas un gol fruto de una “cantada” bochornosa…

La presión sí; excesiva, superlativa… Demasiada gloria en la historia pasada y demasiada miseria en la reciente acumula esa camiseta. Camiseta vestida por unos jugadores que, evidentemente, no daban la talla para un reto como el de esta noche, el partido más importante del fútbol húngaro en 30 años. Pero tampoco creo que haya que cargar demasiado las tintas contra ellos; hoy han estado muy desafortunados, totalmente superados por la situación, pero también nos han brindado en el pasado reciente algunos de los mejores partidos de esta selección en muchos años (recuerdo especialmente las victorias sobre Suecia y Turquía).

Csaba, voy a intentar no dejarme nada, pero disculpa si se me escapa algo de lo que has comentado.

– Lo que dices sobre la presión que significa para los jugadores el recuerdo de un pasado casi idealizado creo que es muy cierto. También esa falta de actitud mental, que sin desmerecer es muy propia de los jugadores húngaros que salen fuera de Hungría. Hoy había momentos en los que ya no por futbol, sino por actitud costaba creer que se estuviesen jugando nada, como si se hubiesen resignado. Lo del gol en el descuento en Budapest fue una pena, desde luego. En ese partido Hungría fue mejor, no brillante pero fue mejor. Y en estos 4 años, se ha demostrado que les va mucho mejor cuando juegan a disputar la pelota que ha encerrarse atrás.

Bogdan pinta muy muy bien. Ha salvado un par con 2 – 0 fabulosas.

Es cierto que Bode fue el del gol del empate con Turquia, aunque fue un rechace, gol de lo que es, hombre de area de meter la que tiene, pero yo me refiero más al concepto. No tengo nada en contra de él, de hecho creo que Szalai ha estado fatal, pero veo un despropósito que jueguen los dos a la vez.

Yo también creo que no hay que ser pesimista, hay que darse cuenta del contexto del futbol húngaro, que es muy modesto hoy en día y pensar que hay cosas que se están haciendo bien con el futbol base, y aprender de los errores.
También hay que plantearse que está generación no ha dado todo lo que se esperaba, y empezar a pensar de verdad en los jovenes que vienen, ir metiendolos poco a poco. (Kovacs y Nikolics del Videoton, Lovrencsics, Adorjan…)

– Por ultimo, después de lo que dije antes, si que es justo reconocer que si el medio campo Húngaro hoy era un erial, es en parte porque faltaban los dos jugadores más importantes de este equipo: Zoltan Gera que es el auténtico lider de Hungría, el único que ha llevado galones en un equipo de una liga importante, el verdadero alma y cerebro…y claro, Szabolcs Huszti. Y lo de este ultimo tiene muy mala solución si el no quiere…
También he echado de menos a Rudolf, otro que nos ha sacado de apuros muchas veces, pero su carrera desde que dejo el Debrecen es para llorar -_-

Lo dejo por hoy, animo y hajrá magyarok! mindig!

De nuevo impresionante, Toni. Es de verdad un placer el poder leer este tipo de periodismo. No se me ocurre otra cosa que decirte que gracias de corazón. Seguid así. Sigue así.

Por favor Hungaro Nunca !!! Soy de Oradea y Rumano lo digo alto y claro de hecho Debrecen Rumania!!!!!

Rominia Mare

Veamos… en realidad, Nagyvárad (“Oradea”) no pertenece a la Transilvania histórica, sino al Körösvidék (“Crisana”), y siempre fue una ciudad magiar. Hoy en día se encuentra casi junto a la frontera, y precisamente es una de las pruebas más concluyentes de la absoluta injusticia de dicha frontera.

Población de Nagyvárad (“Oradea”) según el censo de 1910, último antes del tratado de Trianon, y basado en la lengua de uso habitual (la mayoría de los judíos hablaban húngaro y fueron contabilizados como magiares):

total: 64.169 habitantes
húngaros: 58.421 (91 %)
rumanos: 3.604 (5,6 %)

Incluso el censo rumano de 1930, que contabilizó separadamente a la numerosa población judía de lengua húngara, corroboraba la evidente realidad de la clara mayoría magiar en la ciudad, doblando en número a los rumanos:

http://www.oradea.ro/pagina/istoria-orasului-oradea

În ce privește structura populației pe naționalități, conform recensământului din 1930 populația română ajunsese la un procentaj de 27,7%, cea maghiară la 51%

De hecho, la mayoría de la población siguió siendo húngara hasta finales de los años 60, cuando la situación se invirtió gracias a las “políticas” de Ceaucescu… Y, a pesar de todo, hoy los magiares todavía constituyen la cuarta parte del censo en esa histórica ciudad húngara.

Deja un comentario

*