Sabella, Basanta y “la zona de seguridad”

Sabella Argentina - MULADAR NEWS

Cuentan los psicólogos que cuando a uno le da pánico asumir un reto acaba por convencerse de que aquello no le conviene y se queda instalado en su “zona de seguridad”. No ligo, no se me dan bien las mujeres, me monto la película de que la asexualidad es ideal y así no sufro el dolor de los intentos fallidos. Aprender a ignorar lo que te estás perdiendo para sentirte feliz con lo que ya tienes.

No es exactamente eso lo que le ocurre a Alejandro Sabella, pero se le parece. El pachorra se hizo fuerte con un grupo de jugadores: consiguió activar a Messi en la selección cuando ningún entrenador anterior lo había logrado; superó con solvencia la Eliminatoria Sudamericana e incluso se dio el gustazo de ganar algunos amistosos en Europa frente a rivales de postín. Estaba tan feliz con su obra que temió que incluir a gente nueva pudiera derrumbar el castillo. Importó poco que Romero fuera suplente en el Monaco, que Willy Caballero se saliera en el Málaga, que Carlos Tévez fuera el delantero del año -quizá el jugador del año- en la Serie A… Sabella se quedó instalado en su zona de seguridad.

El lugar elegido para concentrarse durante todo el Mundial es otro indicativo más de lo cómodo que se siente Sabella instalado en lo que ya conoce. En 2009, el Atlético Mineiro le cedió la ciudad deportiva para que preparara allí con Estudiantes de la Plata la final de la Copa Libertadores frente al otro gran equipo de Belo Horizonte, el Cruzeiro. Ganó aquel título y Sabella eligió ahora volver al mismo centro de entrenamiento durante todo el Mundial.

Artículo relacionado: “La hora de la verdad”, por Álvaro de Grado

Conociendo este tipo de datos, cuesta menos entender alguna de sus elecciones. Ya no sólo la confianza en futbolistas muy discutidos y a los que él dirigió en Estudiantes (como Marcos Rojo, que está realizando un gran campeonato pero es baja mañana ante Bélgica por sanción, o Federico Fernández, que podría perder la titularidad en favor de Demichelis). Cuando tuvo que pensar en un lateral izquierdo suplente, Sabella se apoyó en uno de sus ayudantes, Claudio Gugnali. Éste había dirigido a José María Basanta en las divisiones inferiores de Estudiantes de la Plata y lo había utilizado algunos partidos como lateral izquierdo. Gugnali le comentó a Sabella que, pese a que luego acabaría desarrollando su carrera mayoritariamente como central, Basanta tenía las condiciones para actuar como recambio de Rojo. Fueron a verlo a México actuando con el Monterrey y acabaron convocándole. El hincha albiceleste se sorprende de que un futbolista como Basanta, que no triunfó en el fútbol argentino, acabe siendo titular en un cuarto de final de un Mundial. Pero Sabella, de nuevo, confió en lo cercano. En lo conocido. Aunque fuera lo conocido por alguien próximo y no por él mismo.

Foto de portada: MULADAR NEWS.

CONSULTA AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS DE AXEL TORRES DESDE BRASIL

Related posts

3 comments

GRAN ARTÍCULO AXEL, GRANDES VERDADES…QUIZÁ ESO ES LO QUE PUEDE HACER QUE ARGENTINA NO LLEGUE A NADA EN ESTE MUNDIAL, A SABELLA LE FALTA DESCARO PARA DECIDIR POR ÉL MISMO SIENDO LO QUE ES, EL ENTRENADOR DE LA SELECCIÓN ARGENTINA. CAMBIOS TARDE, SE JUSTIFICA EN LAS RUEDAS DE PRENSA, POCA PERSONALIDAD…

Axel gran artículo. Como argentino confío mucho en Sabella, y en su decisión de armar un grupo y jugar con jugadores de confianza. Creo que si Argentina tiene chances es por Messi y por ese aspecto de unión y conocimiento.

Deja un comentario

*