Shaqiri y su invitado

Foto: SebStanbury.

Shaqiri parece un globo inflado con helio por el feriante majete que se desplaza todos los años con su furgoneta a las fiestas de la ciudad, que no falte la nariz de payaso, y le hace unos buenos nudos en los pies y en las manos antes de pedirte cinco o seis Cedricks a cambio. Lo que queda, el pecho hinchado que huye temeroso del alfiler, es Shaqiri. Él es Balón de Oro del press banca y su cuerpo tonificado se impone claramente a su cara de Furby inquietante que funciona bien como regalo de Navidad al hijo de tus amigos.

Foto: SebStanbury.
Foto: SebStanbury.

A Xherdan en la Wikipedia le pusieron El Tanquesito y la verdad es que el mote le sienta perfecto porque en sus raíces kosovares hay algo de cumbia de Los Leales al Kun Agüero. El fútbol es mi pasión, mis ganas de vivir. Le falta pausa para encajar en el patrón de futbolista moderno más aplaudido por los posesioners porque siempre juega con prisa. Quizá por eso le pega tan fácil con las dos piernas, seguro que en un principio le molestaba tener que corregir la posición y orientarse de nuevo. Mejor tocarla tal y como viene. Venga, va, rápido.

En el FC Basel fue bollito suizo recién horneado y con Heynckes descubrimos que Ribery y Robben convierten en corteza hasta a lo más esponjoso. A él también. A las órdenes de Guardiola parece sentirse más importante, jugando por aquí y por allá y siempre abierto a la posibilidad de pasar de bollito a jabón de la lavadora o a barniz de uñas, cualquiera sabe con Pep.

En ese punto me encontraba un par de horas antes de que Berna entrase en calor con una inesperada fondue islandesa. ¡Gudmundsson! Suiza jugaba torcida hacia la derecha y ahí aparecían Lichtsteiner y Shaqiri. Y Gudmundsson por la escuadra. 4-1 y parecía todo controlado: Shaqiri estaba haciendo un partidazo. Y segundo de Gudmundsson por la escuadra. Yo quería ver a Shaqiri y… tercero de Gudmundsson por la escuadra. Ahora vivo con temor a levantarme a hacer la cena y Gudmundsson por la escuadra. Otra gran noche de Shaqiri. Y Gud… y de su invitado.

Related posts

Deja un comentario

*