Sin liderazgo

ribery

Que Francia pierda no se debe únicamente a motivos estrictamente futbolísticos. Los problemas galos trascienden a lo que ocurre sobre el césped. Este martes se enfrentan a un reto: nunca antes una selección ha remontado una desventaja de dos goles en la repesca europea para el Mundial.

En 2006 se cerró un ciclo, el ciclo más exitoso de la historia de la selección bleu, representado por una serie de futbolistas que conquistaron un Mundial (1998), una Eurocopa (2000) y alcanzaron una final mundialista (2006). En la final de Berlín participaron veteranos como Patrick Vieira, Claude Makelele, Fabien Barthez, Zinedine Zidane o Thierry Henry, que no solo fueron futbolistas de primera talla mundial, sino que además eran auténticos líderes de un vestuario. Zizou disputó en Alemania su último encuentro como profesional, mientras que Vieira y Makelele se retiraron de la selección tras la Euro 2008. Permaneció hasta Sudáfrica Henry, que, por tanto, formó parte de aquella selección de Raymond Domenech que fue más protagonista por asuntos parafutbolísticos que por lo sucedido sobre el césped. Las declaraciones de Thierry tras el Mundial fueron elocuentes: “Podía haber sido el hermano mayor pero no lo fui nunca más. Me sentía aislado, ellos no me hablaban como solían hacerlo. Antes me hablaban mucho más, pero cuando pierdes la credibilidad dentro de un grupo es más difícil. No sé si el asunto de Anelka fue el factor desencadenante pero, ciertamente, sí que había problemas.”

ribery
(Foto: SchnitzeljagdTV)

El vacío actual en la selección francesa es una mezcla de problemas futbolísticos y asuntos relacionados con la indisciplina y los problemas de vestuario. Es tal la ausencia de líderes en el combinado galo que un guardameta joven como Hugo Lloris fue nombrado capitán con 24 años, meses antes de la Eurocopa de Polonia y Ucrania. El portero del Tottenham mantiene el brazalete de capitán. La sensación desde la lejanía es que Francia acusa desde hace tiempo esa falta de carácter y de liderazgo dentro del vestuario. Eric Abidal, Patrice Evra y Mickael Landreau son los únicos que superan los 30 años de edad y, por tanto, los más veteranos.

En cambio, los futbolistas de campo más destacados del conjunto bleu no tienen capacidad de liderazgo o, al menos, eso es lo que transmiten. No esperemos de Karim Benzema o Franck Ribéry lo que no son. El panorama a medio plazo no resulta demasiado esperanzador, ya que cuesta vislumbrar figuras que puedan emerger por su condición de líder. Raphaël Varane -que será, a priori, el baluarte defensivo de Francia durante la próxima década- puede ser lo más parecido a ello y, a pesar de ello, hablamos de un futbolista de 20 años, que llegaría con 21 al Mundial y con 23 a la Eurocopa de la que Francia será anfitriona en 2016.

“Alerta roja”, titula este sábado L’Équipe. Y con razón.

Related posts

3 comments

No creo que Pogba tenga alma de líder ni muchísimo menos.
En las categorías inferiores,Pogba,portando el brazalete de capitán,transmitía una enorme superioridad en el campo,pero en ningún momento ejerció como capitán,de hecho,se podían observar ciertos aires de dejadez e incluso falta de compromiso,estaba un nivel por encima de los demás y tampoco le hacía falta estar al 100%.
Pogba es pura rebeldía,potencia y agresividad,pero para ser un líder se necesita cierto punto de calma y tranquilidad.Mucho tiene que madurar Paul para que pueda transmitir estos valores a sus compañeros.

Por eso dije posible líder a futuro, no dije que lo va a ser sí o sí. En mi opinión puede madurar muchísimo al lado de los jugadores con los que está en la Juve, lo que lo puede moldear de aquí a unos pocos años y ser un líder positivo en el vestuario.

Deja un comentario

*