Un día muy inglés en Sao Paulo

20140619_212529_resized

El cielo gris, ver fútbol pasando frío en las gradas y que Inglaterra decepcione en los Mundiales desde 1966. Pocas cosas más británicas. Todas ellas se presentaron muy lejos de Londres o de cualquier campo de la Premier League. En Sao Paulo, la tarde de jueves tuvo todas las características de tantas tardes de fútbol en Inglaterra, al otro lado del océano.

Uruguay hizo valer su superioridad numérica en las gradas. Ni la derrota ante Costa Rica en Fortaleza disminuyó su convencimiento. La diferencia entre los ingleses y los uruguayos, a parte de Suárez -y ojo, esto no es poca cosa-, es que unos creen que pueden ganar a los que teóricamente son mejores y los otros le tienen pánico al fracaso. Viene a ser una especie de “joder, nosotros inventamos el fútbol y no paramos de perder contra los que no lo inventaron” contra un “somos el país más pequeño de todos y hemos ganado dos Mundiales, je”.

Tabárez compareció en rueda de prensa con esa media sonrisa tan característica. Habla despacio y calmado, pero lanza mensajes que muestran orgullo y rebeldía. Aunque utiliza un vocabulario correcto, se nota que le molesta que se diga que su equipo juega mal, que es feo, que tácticamente es poca cosa. Vino a dejar claro que todo lo que dicen desde fuera él ya lo sabe, y que es a propósito que plantea los partidos así, que no es tan tonto como para no darse cuenta de que vacía el centro del campo y el medio centro nunca tiene apoyos para que se junten varios jugadores alrededor del balón. “No me interesan los puntos débiles que ustedes perciben. Sé qué puntos fuertes tenemos y trato de potenciarlos”. O sea: la pegada de dos de los mejores delanteros del mundo, la resistencia épica cuando el rival les mete atrás, el estar encima de los creadores del adversario.

A Hodgson le pareció que, como en Manaus, el partido se resolvió por detalles. Y es verdad que en ambos partidos el número de ocasiones fue parejo. Y es verdad que escasos centímetros pudieron cambiarlo todo. Pero tanto ante Italia como frente a Uruguay, el rival pareció tener mucho más claro a qué quería jugar. Y se ajustó mucho más a su plan. Inglaterra se encuentra en una especie de indefinición. Crea oportunidades porque tiene jugadores muy buenos, pero el equipo es frío y gris, como la tarde de Sao Paulo.

Related posts

8 comments

es frío y gris como la tarde de sao paulo y como hodgson. el plantel de inglaterra debería dominar desde la imprevisibilidad, esa indefinición de la que hablas me repateó en ambos partidos, apostando por el contragolpismo contra italia, no sé si porque realmente no tenían otra opción.
no sé cómo los jugadores no se rebelan más habitualmente contra los entrenadores, se ve muy impostado algunos equipos, hablo por hablar. cada vez veo más el fútbol como un deporte de autor, y no quiero decir con esto que me decepcione, pero tanto poder de entrenadores que a veces no son ni imaginativos ni inteligentes ni valientes, estropea equipos con un potencial brutal. es una losa para los jugadores. en fin, otra decepción de inglaterra, cuando esta vez al menos podrían haber sido frescos y rebeldes. o así los veía. pero no pude ver a la mayoría de jugadores que creía iban a darla.

A mí en realidad sí me pareció un poco cruel lo de Inglaterra; aún con defectos, no creo que haya merecido tener 0 puntos tras sus dos primeros partidos. Al menos, puso sangre nueva, mostró descaro y talento, aunque siempre de forma intermitente.

Y, no obstante lo anterior, sí me parecen cuestionables algunas decisiones del técnico: no comprendo que jueguen Welbeck o Henderson cuando tienes en banco gente con mayor talento, valocidad y creatividad para atacar los espacios. Los Wilshere, Barkley, Lallana u Oxlade no tuvieron la confianza y tiempo suficientes para mostrar sus credenciales y ahí hay responsabilidad evidente del cuerpo técnico.

Algo positivo queda en todo caso: hay un camino, hay jugadores, hay juventud y hay talento. Espero que alguien, en el corto plazo, sepa explotar mejor todo el potencia ofensivo de la selección inglesa y ese alguien no puede ser más Hodgson.

Y es que sí da lástima que una selección con TANTO POTENCIAL se termine viendo tan atada por la falta de un plan claro.

sigo sin entender welbeck y henderson que sigan en el once titular.
creo que wilshere podria jugar donde henderson y oxlade o barkley donde welbeck

Yo tengo la sensación de que Italia va a ganar a Costa Rica y a Uruguay y que Inglaterra ganara a Costa Rica y que gracias a la diferencia de goles los británicos pasaran a octavos.

Los ingleses no se han fastidiado de alimentar su historia de fracasos. Un titulo ganado, de los que se dicen los inventores de este maravilloso juego. Deben recapacitar en muchas cosas. Tienen el sindrome de varios equipos: cuentan con excelentes jugadores, pero no han encontrado el modo de ponerlos a jugar como equipo. Han pasado entrenadores y entrenadores y nadie a podido darle ese sello de “grande” a estos ingleses. Es triste.

Me sorprende bastante que esté tan extendida la idea de que han jugado un buen Mundial y que la suerte ha sido esquiva con ellos. Obviamente tuvieron ocasiones en los dos partidos y puedieron sacar más puntos. Pero creo que más producto del nivel individual de sus muy buenos futbolistas que no del funcionamiento colectivo. Comparto esa sensación de que tenía equipo para ofrecer bastante más continuidad en el juego.

Deja un comentario

*