Un legendario Cristiano lleva a Portugal a Brasil

Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles en Belfast (Foto: Ramsey Cardy / Focus Images Ltd)

La actuación de Cristiano Ronaldo el 19 de Noviembre de 2013 sobre el césped del Friends Arena será recordada casi como un acontecimiento histórico. De esos en los que recuerdas perfectamente dónde y cómo lo viviste. ¿Qué hacías tú el día en el que Cristiano metió él solito a Portugal en el Mundial? Me imagino a gente de todo el mundo sentados en sus sofás, en bares, o delante del PC con las manos en la cabeza, mirando asombrados a la gente de su alrededor para comprobar si lo que estaba pasando era cierto, corriendo buscar sus redes sociales, o sus teléfonos para compartir la incredulidad por lo que estaban viendo. Lo que estaban viendo era uno de las mayores exhibiciones individuales que se recuerdan últimamente.

 

Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles en Belfast (Foto: Ramsey Cardy / Focus Images Ltd)
Cristiano Ronaldo celebra un gol en Belfast (Foto: Ramsey Cardy / Focus Images Ltd)

Y es que no fueron solo los goles, ni muchísimo menos. Al descanso, con 0-0, Cristiano ya estaba siendo de largo el mejor del partido, ejerciendo su papel de absoluto líder sobre el campo: había buscado el gol partiendo desde todos lados, jugando de 9 con mucha libertad, buscando desmarques, apoyos, rematando todo lo que pasaba por el área, cayendo a banda y asistiendo… y sólo un gran Isaksson había evitado que el madridista hubiera resuelto la eliminatoria al descanso. El plan de Suecia parecía claro: no perder la cabeza, no volverse locos, no ponerse nerviosos, sino, con una estrategia similar a la de la ida, mantener viva la eliminatoria hasta el final y que alguna acción aislada de Ibra les metiera en el partido. Portugal, pese a ir con ventaja en la eliminatoria, tenía la pelota y la iniciativa, sin que a los suecos pareciera importarles demasiado. Bento optó por Almeida como falso extremo izquierdo, que había mejorado a Postiga al salir en el partido de ida, para tener un rematador más ante la enorme cantidad de centros que se preveían y dejarle a Coentrao la banda izquierda prácticamente para él. Los lusos dieron una buena imagen y tuvieron varias ocasiones claras, pero lo cierto es que al descanso el controvertido plan de Hamrén parecía funcionar: pese a haber tirado una sola vez en toda la primera parte (en el minuto 41), a falta de 45 minutos estaban vivos, podía pasar de todo.

La actitud de Suecia en la segunda parte fue notablemente más ofensiva, más arriesgada, se volcaron más y Larsson pudo hacer el 1-0 a los pocos minutos tras una gran jugada de Ibrahimovic. Prácticamente a la jugada siguiente, en una contra, con Suecia más lanzada hacia al ataque, Cristiano Ronaldo aprovechó los espacios y marcó su primer gol de la noche, tras un fenomenal pase de Moutinho (¡qué eliminatoria las suya!). Sucedió justo lo que los suecos querían evitar con su planteamiento inicial: si hubieran salido lanzados desde el primer minuto, Cristiano les hubiera destrozado a la contra con facilidad. El gol, sin embargo, no les dejaba alternativa: tenían que ir a por el gol, ya que estaban virtualmente fuera. Y fue ahí cuando apareció Zlatan Ibrahimovic, con 10 minutos que metieron a su equipo en el partido. Empató el partido en un córner tras un error clamoroso de Bruno Alves y, pocos minutos después, remató un golpe franco con inteligencia y lo coló en las redes de Rui Patricio. Fue en ese contexto, cuando todo Portugal temblaba, cuando el balón quemaba, cuando parecía que por pura inercia Suecia acabaría metiendo el tercero, cuando volvió a aparecer Cristiano Ronaldo. Cuando parecía que había que amontonarse atrás y mantener el resultado como fuera, el madridista siguió atacando. Buscando desmarques, apoyos, carreras, pidiendo balones a la espalda de los defensas suecos… Y fue así como acabó de resolver el partido en dos acciones salvajes, casi sin tiempo entre una y otra, de pura determinación, de potencia, de gol,  de sangre fría, tras dos grandes pases, también sea dicho, de Hugo Almeida y Moutinho. Dos goles que le definen como jugador. Suecia no pudo reaccionar más y los de Bento consiguieron su billete a Brasil. La mejor metáfora del partido fue lo que sucedió tras el 3-2: Zlatan Ibrahimovic, rendido ante semejante exhibición, aplaudiendo al delantero portugués.

Related posts

9 comments

Tremenda exageración. Ni estaba siendo el mejor del partido de largo (muy discreto), ni fue de lejos una de sus mejores noches. 3 goles a una defensa a merced por el resultado y en contras con clara superioridad (contra el portero). Ronaldo ridiculizó a mejores defensas, en partidos más completos y en los que también firmó 3 o 4 goles.

Había mucho que perder y poco que ganar, y Cristiano respondió, como el mejor que es a día de hoy. No más.

No quiero sonar hater pero no creo que esta actuacion de cristiano sea historica. Ha sido muy buena pero condicionada por las circunstancias de partido. Si intercambias a CR por Ibra habria sido exactamente igual dado los riesgos que estaba asumiendo la endeble defensa Sueca. Sin ir mas lejos, el partido frente Irlanda del Norte lo veo como una actuacion mas espectacular.

Lo que no se puede dudar es que ahora mismo Cristiano esta por encima de todos (Aunque crea que una actuacion en una repesca no deberia contabilizar para el balon de oro porque es brillar en una 2ª oportunidad).

Lo que hay que entender es que su actuación fue histórica no sólo por los tres goles y su liderazgo; es que lo hizo cuando su equipo estaba contra las cuerdas, siendo determinante para que lograse entrar en un Mundial, un hecho cuyo enorme peso es directamente proporcional a la vulgaridad con la que muchos parecen considerarlo. Y ni de coña, evidentemente.

Mitroglou metió con 3 goles en la repesca a Grecia, mucho más mediocre que Portugal, en el Mundial. Para él, quizás sí es la mejor actuación de su carrera. Para Cristiano?? Es obvio que no.

Sin ir más lejos, la pasada temporada pudimos ver exhibiciones de Lewandoski (vs Madrid) o de Falcao (Supercopa) superiores a estos 4 goles de Cristiano. Lo suyo no es vulgar y común, pero desde luego que no es su mejor partido, ni el más importante. Sólo una muestra más de su grandeza. Pero como estamos en época de exaltamiento del portugués, es lo que toca.

Yo tengo una duda de verdad se duda que el balón de oro no se lo merezca un jugador del bayern o es que si están Messi o Cristiano ahora mismo en medio no importa los títulos que ganen el resto de equipos.

Sinceramente, no entiendo este artículo. Cristiano metió tres goles a la contra precedidos de muy buenos pases y ante la pasividad de una defensa muy adelantada… No creo ni que metiera el solo al equipo en el mundial, ni que fuera una actuación histórica. Simplemente fue una muy buena actuación ya que supo definir esas tres contras. Durante el partido fallo un par de ocasiones claras y no creo por si solo grandes ocasiones sino que aprovecho, y reitero que muy bien, el planteamiento sueco y las buenas asistencias de sus compañeros.

Deja un comentario

*