Una visión del prematuro adiós de España

Spain v Belarus2014 FIFA World Cup Qualifying

El fin de una generación irrepetible

Los ciclos ganadores se terminan perdiendo, no ganando. Algún día tenía que acabar esto: hay niños españoles de 8 años que no conocían hasta hoy lo que era ir a un gran torneo y no volverse con la Copa a casa. La generación que cambió la historia, la que convenció al mundo y, sobre todo, a una descreída España de que no solo se podía ganar, sino que se podía hacerlo a su manera y que esa manera no era peor que ninguna otra, se ha estrellado. Así de dura es la competición, así de exigente es el máximo nivel, así de perecedero es el ciclo de la vida. Nadie jamás va a olvidar jamás a ese grupo de jugadores, de animales competitivos y de técnicos que tejieron no solo una forma de jugar legendaria, sino un carácter de campeón que es ya una herencia que todas las generaciones venideras aprovecharán el día que les toque jugarse las habichuelas. Ahora ya saben que pueden. Los libros de historia se encargarán de convertir a estos grandes jugadores en leyendas inmortales, de considerar en su justa medida a un grupo que ganó como nadie lo hizo. Eso es indudable. Pero se ha caído, se ha fracasado, se ha perdido. Y no se puede decir que el fin sea implacable, evidente, que esta generación no diera más de sí: Ramos y Alonso vienen de ser jugadores claves, trascendentes, dominantes en el reciente campeón de Europa, Koke o Diego Costa han sido cruciales en la histórica temporada del Atlético de Madrid, David Silva viene de ser quizá el mejor jugador del campeón de la Premier League, Azpilicueta de ser elegido por sus compañeros el mejor jugador del Chelsea este año, Javi Martínez de ser un absoluto bastión defensivo en el equipo que ganó el triplete hace ahora justo un año, no hay motivos para pensar que Pedro, Busquets, Piqué o Iniesta estén en la cuesta abajo de sus carreras… Nadie podía exigirle a esta selección que ganara (de hecho en un Mundial no creo que se pueda hacer eso con absolutamente ningún equipo), pero da la impresión de que a este ciclo aún le quedaba vida suficiente como para competir, como para dejar su imprenta en esta competición. Es duro, pero España no compitió. Aquí va una visión, por supuesto desde la ventaja que supone el opinar a posteriori.

Del Bosque se la jugó a una carta

Un Mundial no es una Champions League, o una liga: torneos que duran varios meses. Allí puedes empezar mal, hacer pruebas e ir puliendo tus errores hasta consolidar la idea que te convence y convertirte en un equipo competitivo a tiempo para cuando se deciden de verdad los títulos. El mejor ejemplo es el Real Madrid de Carlo Ancelotti, que empezó transmitiendo sensaciones bastante pobres y acabó ganando con contundencia la Champions League con un sistema y un rol de sus jugadores radicalmente distinto al que visualizó inicialmente el entrenador italiano. En un Mundial empezar con mal pie el primer día te condena, un golpe psicológico en el día D lo pone todo cuesta arriba, una idea que en tu cabeza suena bien, pero que en el campo, por lo que sea, no acaba de funcionar cuando la plasmas, te manda a casa a los dos días. Es un tópico que esconde bastante verdad: hay muy poco margen para el error, hay que llegar con las ideas definidas, convencido de que tu plan funciona y tener anticipado con claridad lo que pueda salir mal y las soluciones que tienes para ello. Como es lógico, loable y casi hasta exigible, Vicente Del Bosque se llevó a Brasil la idea con la que convirtió a su equipo campeón de todo, apostó por el juego, el sistema y los jugadores que le han dado la gloria a España, pero da la impresión de que esta vez no anticipó posibles contratiempos en su apuesta inicial, que no se planteó en profundidad qué hacer si el definido y exitoso juego de España no funcionara. Su apuesta fue a una carta, la carta que le ha hecho campeón de todo, pero no previno que esa carta pudiera salir mal y, cuando tuvo que intervenir, lo hizo mal.

Diego Costa y el juego de España

Diego Costa es un jugador formidable, sin duda uno de los mejores delanteros del mundo. Que haya marcado 27 goles con el Atlético de Madrid, que Brasil y España se peleen por tenerlo en su equipo o que alguien que de esto sabe un rato como José Mourinho vaya a pagar lo que parece que va a pagar por él, habla de la calidad de este jugador más que cualquier frase que este juntaletras pueda redactar. La opción de convocarle era golosa y es totalmente comprensible que Del Bosque quisiera tener a un nueve que es TOP en sus filas. Sin embargo, hay una realidad: Costa ha jugado mal en los cuatro partidos que ha disputado con la selección española. Y no parece ni casualidad, ni que sea culpa suya: simplemente su estilo de juego no es coherente con la idea de España. La selección española se caracteriza por ser un equipo especialmente poco profundo, por enfrentarse a defensas replegadas, que no conceden espacios, por priorizar el control, la posesión y la seguridad y rara vez jugarse balones largos a la espalda de los centrales. Diego Costa tiene unas condiciones físicas extraordinarias, sus constantes y salvajes desmarques, su potencia, su velocidad al espacio, su forma de aguantar balones y esperar a sus compañeros o su determinación le convierten en un jugador de clase mundial. Sin embargo, ¿cuántas de esas condiciones puede aprovechar la selección española en su actual sistema de juego? No es casualidad que ningún nueve se haya consolidado en la etapa gloriosa de la España de Del Bosque: este equipo precisa delanteros que sepan intervenir en el juego, tirar apoyos, que sean finos asociativamente, que técnicamente estén dotados para intervenir bajo presión. Está claro que como recurso (contra Holanda pudo serlo, por ejemplo) Diego Costa es un delantero del que ningún entrenador prescindiría, pero Del Bosque se la ha jugado por él de forma definitiva, ha sido su apuesta como nueve para Brasil sin calibrar (o sin calibrar bien) cómo casa con la idea del colectivo, cómo se adapta a las peculiares condiciones de la selección española, como condiciona el juego de España. No ha salido bien, Diego Costa no se ha integrado en España y eso quizá se podía haber prevenido.

El estado de forma de Íker Casillas

Porteros-España-Casillas-De Gea-Reina-Ochotorena-MarcadorInt

España ha dejado dudas en la portería (Foto: MarcadorInt)

Un Mundial son momentos. Estamos hartos de verlo. Si Casillas no le para el penalti a Cardozo en 2010 seguramente la historia sería distinta, si se come el cabezazo de Rakitic en 2012 más de lo mismo. Quizá si la vaselina de Silva ante Holanda no la para Cillesen, con 2-0 España se habría afianzado en su forma de jugar, se habría crecido y hubieran volado por los aires las dudas y la inseguridad. Si la ocasión que tiene Xabi Alonso en el área pequeña antes del minuto 10′ la mete para dentro en vez de estrellarla contra Claudio Bravo, es posible que ahora estuviéramos elogiando cómo se ha levantado la selección española tras una situación desfavorable. Pero no fue así, porque los porteros rivales aparecieron y fueron decisivos. España, sin embargo, se ha visto penalizada por su debilidad en la meta: prácticamente cada vez que el rival ha tenido una ocasión favorable y no ha fallado, le ha costado un gol. No sólo es que su portero no haya aparecido, sino que ha concedido varios goles por errores individuales. No se puede decir que sea algo inesperado, sorprendente, puntual: contrastadísimos profesionales del fútbol, gente que les ve entrenar cada día y evalúa conforme al rendimiento como Jose Mourinho o Carlo Ancelotti ya habían considerado la suplencia en su club y las veces que Casillas ha jugado no ha dado motivos para ser demasiado optimistas. Pese a ello, Del Bosque siguió apostando por él de forma decidida, aunque ello haya supuesto prescindir en su momento de porteros de absoluta clase Mundial como Victor Valdés o David De Gea y al final ese detalle ha sido decisivo. Es absolutamente comprensible que tenga que ser muy evidente el declive de jugadores que han sido leyendas para que los entrenadores prescindan de ellos y dejen de confiar en que le ganen partidos, pero mientras que hay jugadores de campo que pueden estar en decadencia y seguir sumando puntualmente, o al menos no restar de forma evidente, si tu portero está mal, te cuesta partidos. Es así. Y a España le ha pasado.

Qué iba a pasar si las cosas no funcionaban: alternativas desde el banquillo

Que el núcleo duro de jugadores que han llevado a este equipo a ganarlo todo y que aún son competitivos al máximo nivel debía ser la base de la selección, es algo más o menos aceptado por todos. Nadie se atreve a discutirlo. La duda residía en el resto de nombres, en los perfiles a acompañar a la médula espinal de España, los jugadores complementarios. Del Bosque optó por jugadores veteranos, consagrados, la mayoría presentes en los éxitos de la selección, pero siendo estos perfiles muy parecidos a los que ya iban. Reina, De Gea; Piqué, Albiol, Juanfran; Xavi, Koke, Cesc, Mata, Cazorla; Villa, Torres. Este era el banquillo ante Chile. ¿Qué jugador puede darte una alternativa al juego, un plan B, un perfil distinto a tu apuesta inicial? ¿Tiene sentido tener a Villa y a Torres en el banquillo si tienes a Diego Cota en el campo?  En un Mundial, en competiciones que se deciden a un partido, esto tiene una importancia capital. Puedes estar perdiendo, jugando mal y que todo parezca negro, pero si Isco aparece y coge el mando del encuentro, si Deulofeu se pone a ganar línea de fondo una y otra vez o si Llorente se pone a imponerse en balones aéreos, todo cambia, el partido muta, tu estado de ánimo mejora.  Si analizamos los cambios de Del Bosque ayer (Xabi por Koke, Costa por Torres y Pedro por Cazorla) son todos hombre por hombre, cambios de jugadores relativamente parecidos y que difícilmente van a suponer una transformación evidente respecto a lo que ya se estaba viendo. España ha buscado en su banquillo tras situaciones desfavorables ante Holanda y Chile y no ha encontrado nada, la cosa no ha mejorado, no han contribuido a cambiar lo que había. El banquillo no ha ofrecido a Del Bosque nada distinto y eso es en parte culpa suya.

Ni creativa ni segura

Pese a que mediáticamente haya trascendido así, el triunfo de la España de Del Bosque no ha estado en ser creativa, en proponer, en ser especialmente imaginativa o imprevisible en su juego. La selección española ha dominado los dos últimos campeonatos teniendo una actitud defensiva en el sentido de que priorizaba el control, la calma, el ritmo bajo del encuentro antes que el frenetismo, el duelo de transiciones, el ida y vuelta, las ocasiones de un lado y otro. Que en los últimos 7 partidos de eliminatoria en una fase final de un gran campeonato no haya recibido ningún gol habla por sí solo de la solidez defensiva de la selección española. Sólo en los partidos inaugurales ante Suiza e Italia España se vio con el resultado en contra y la necesidad de crear, de proponer, de tener que buscar opciones de manera urgente para enfrentarse a defensas rivales. En este Mundial, prácticamente desde ese cabezazo de Van Persie que empató un partido que estaba cara, a España le ha entrado el nervio, la urgencia, la necesidad de marcar y no solo es que se haya demostrado que le cuesta proponer cuando el contexto lo requiere, es que ese nervio ha confundido la solidez de aquello que le convirtió en eterna: la seguridad.

Falta de hambre

Lo dijo Xabi Alonso tras el partido, lo dijo incluso Del Bosque antes del Mundial (“los ojos de los jugadores no son los mismos) y se percibió a lo largo del torneo: el hambre de España (o quizá la ilusión, por definirlo mejor) no era la misma que la de otras selecciones. Si uno mira el brillo en los ojos de Thomas Müller mientras se da la mano de un niño antes de salir al campo, la forma en la que Chile celebra los goles o el entusiasmo de Arjen Robben por hacer algo grande, es evidente que en España eso no es igual. Y ojo, con esto no quiero decir que sea algo consciente o provocado: es evidentísimo que los 23 desean ser campeones del mundo con todas sus fuerzas. Pero esa ilusión natural, ese deseo de felicidad, ese anhelo de ser campeón del mundo no es igual de intenso si ya lo has ganado todo. España pensaba en responsabilidad, deber, en trámite, cuando otros fantaseaban con la gloria. Por supuesto, esto no es culpa de nadie, es intrínseco al ser humano, pero yo creo que ha tenido su influencia. Por eso hace más de 50 años que nadie gana dos Mundiales seguidos y nadie nunca ganó dos Champions League una detrás de la otra.

Iniesta, el Messi de España

Xavi Iniesta España Focus

Andrés Iniesta ha sido de los mejores jugadores de España en el Mundial (Foto: Focus Images Ltd)

Que hasta en el día más negro de la historia reciente de la selección española, hasta en el momento del hundimiento del ciclo más victorioso que ha visto el fútbol español, hasta en el torneo en el que todo salió mal, Andrés Iniesta haya sido el mejor hombre de España, su líder, su faro, el que se ha atrevido a intentarlo cuando el pesimismo se lo llevaba todo por delante, es de todo menos casualidad. Que España haya pasado a la historia con justicia como símbolo de la colectividad quizá ha provocado que no haya grandes distinciones de lo individual, pero si hay un hombre que con esta selección se crece, aparece siempre y toma el mando anímico del equipo ese es el manchego. Ha sido hasta emocionante cómo no se ha resignado a caer y lo ha intentado, ha aparecido en una situación desfavorable en la que estaba todo cuesta arriba. A él no se le puede reprochar nada.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

29 comments

Me gustaría saber en qué partido ha sido dominante Alonso esta temporada. Ayer el mayor error que cometió Del Bosque es quitar a Xavi de la alineación (no sé si debido o no a los pobres análisis post partido ante Holanda). Por otro lado, si bien es cierto que Casillas no está en su mejor año, sin Valdés es el único portero Top 30 Mundial que tiene España. Cualquier alternativa era un jugador “mediocre”.

A mí modo de ver, el desastre era completamente inevitable, ya que solamente dos jugadores españoles (Iniesta y Ramos) están entre los 5 mejores del mundo en su posición. Si a eso le sumas la ausencia de compromiso de jugadores como Casillas y Ramos (que declararon varias veces que preferían la Décima al Mundial), el declive definitivo de otros como Alonso, Piqué, Cesc, Villa o Torres, y la falta de ¿carácter? de jugadores acostumbrados a ser secundarios de lujo como Busquets, Alba, Pedro o Martínez, pues no existía ninguna manera de evitar lo que ha sucedido.

@wikipeix

Algunos partidos en los que Alonso ha sido dominante para mí:

Real Madrid-Bayern
Bayern – Real Madrid
Real Madrid-BVB
BVB – Real Madrid
Schalke 04- Real Madrid
FC Barcelona – Real Madrid (final de Copa)

Alonso ha hecho la peor temporada con diferencia desde que llegó al Madrid (normal, teniendo en cuenta que consiguió renovar dos años y que Mourinho se fue). Una suerte para el Madrid, que ha visto cómo por fin Modric se ha convertido en el líder del equipo. Gracias a eso, y a la amarilla de Munich, por fin ganaron la Champions. Ayer y contra Holanda estuvo lamentable, pero vaya, como Casillas, Ramos, Piqué, Martínez, Busquets, Costa, Pedro y Fabregas. Sería absurdo personalizar en él, aunque no creo que vuelva a jugar con la Selección.

He visto todos los partidos del Madrid esta temporada y no estoy en absoluto de acuerdo con tus afirmaciones, por mucha contundencia que pongas en expresarlas. De hecho, sólo con leer la frase “Gracias a eso, y a la amarilla de Munich, por fin ganaron la Champions” tengo claro que nunca nos vamos a poner de acuerdo y que no tiene sentido discutir. Alonso ha sido uno de los cinco jugadores con más trascendencia en que el Madrid sea campeón de Europa, absolutamente clave y determinante para que consiga llegar a la final. De ninguna manera la hubieran ganado sin él, según lo veo yo. Y si me preguntas mi opinión, de lo más rescatable de España en el Mundial. Sólo pondría a Iniesta por delante de él.

Tremendo artículo Guillermo, como dices, con la ventaja de hacer las cosas a toro pasado, pero es absolutamente como dices.

Por cierto, concretamente en el BVB- Madrid Klopp basó su estrategia en presionar muchísimo a Alonso aprovechando su lentitud de movimientos para robar arriba. A puntísimo estuvo de remontar el Borussia en el peor partido (ante un rival grande, se entiende) de Xabi en el último lustro.

Te animo a que repases el partido, especialmente la segunda parte. Xabi es, tras Isco, el mejor jugador del Madrid ese día. Él sostiene defensiva y mentalmente al equipo cuando parece que se va a hundir, cuando parece que el Westfalenstadion se va a comer al Madrid, cuando la tendencia evidente era que aquella eliminatoria se escapaba. Yo vi ese partido dos veces y así lo percibí (y escribí).

Te has quedado corto. Fue el peor partido de su vida. Debería retirarse sólo por ese partido (nótese el sarcasmo)

No sorprenden esas declaraciones de Casillas y Ramos: excepto Francia y Europa del Este, al resto de Europa le interesa más la Champions que un mundial repleto de seleccionados exóticos…

Perdoname de antemano pero me parece increible que te parezca más importante un torneo que se juega a nivel de equipo todos los años, por sobre un título mundial con tu selección que es historia pura.
Lo de Casillas y Ramos creo que se explica más porque ya sumaron todos los títulos posibles con la selección y ya no queda más que agradecerles. Les dieron algo que España en toda su historia no había conseguido

A mí me parece más importante, o al menos me interesa más, un partido de MI equipo, el que YO he elegido, que una competición que un tipo decide que la deben disputar 23 jugadores del país en que he nacido. Yo no he elegido ser español. Yo sí he elegido mi equipo de fútbol. Por eso siempre apoyaré más a uno que a otro.

Con respecto a Xabi Alonso específicamente, me parece que su temproada tiene luces y sombras y es típico de un jugador que ya empieza su declive..

Por un lado hay que reconocer la mejoría que tuvo el Madrid cuando él volvió de su lesión (el famoso “equilibrio” y la apuesta por el 4-3-3) pero tampoco se puede negar que durante el último par de meses de competición estaba fallón, sus cambios de frente no eran lo mismo, e incluso fallaba pases cortos. Lo mismo sucedió en los dos partidos (incompletos) que jugó en el mundial.
Lo que me parece más impresionante es que sus equipos (tanto el madrid como la selección) parecen sufrir más sin él que con él y esto, a pesar de sus errores. No estoy muy seguro de si la razón es que no hay exactamente un jugador como él (quizás sea el caso de la selección), los sistemas en los que sus compañeros parecen tener mejor desempeño dependían de él (el caso del cambio del esquema del madrid) o sus recambios no dan la talla completamente (lo mucho que se ha criticado a Illara, por ejemplo).
En resumen, que Xabi no es el de antes, pero que sólo cambiarlo a él y no cambiar de sistema, me parece imposible a día de hoy tanto para el madrid como para la selección.

No puedo estar más de acuerdo en cada uno de los 8 puntos en los que descompones esta prematura, a la par que previsible, eliminación de España.

Excelente, Guillermo.

Bueno, yo lo veo bastante claro: a Costa le pudo la presión, echamos de menos a Navas como revulsivo, no hay central a un nivel similar a Ramos, y Casillas simplemente ha estado mal. El resto de jugadores, contagiados de esa apatía, y con una mentalidad demasiado frágil.
Ahora bien, no hay que rasgarse las vestiduras. Tenemos un relevo generacional de garantías. Apunto los siguientes jugadores: De Gea, Kiko Casilla, Íñigo Martínez, Carvajal, Iturraspe, Rubén Pardo, Thiago, Koke, Isco, Muniain y Rodrigo. Es pronto a día de hoy para hablar de Jesé o Deulofeu, pero llegarán. Illarramendi, Ibai Gómez, o Morata (si no lo tuercen) también pueden ser importantes.

Guillermo no pierdas el tiempo: no le vas a convencer.

Para mi la base de esta selección campeona ha sido el doble pivote formado por Xabier-Busquets y dar la libertad a Xavi. Eso para mi es innegable. Decir que Xabi Alonso no estaba para jugar el mundial es simplemente erróneo.

Perfect y muy extenso análisis de la debacle y sinceramente no podría estar más de acuerdo. Del Bosque podría haber variado un poquito la convocatoria en mi opinión y dar entrada a gente joven y con hambre que en España hay unos cuantos listos para una oportunidad así.

Un saludo y chapó al artículo.

Mucha gente dijo que nos ibamos para casa, que no se les veia con ganas que no tenian hambre de ganar en otro de vuestros articulos, y la gente decia que como era su ultimo mundial lo iban a dar todo, ya se ha visto el peor ridiculo de la historia por encima del 82 y del 98.

Y queda demostrado que Del Bosque es un buen pacificador pero un pesimo entrenador, no tiene tactica, no sabe arreglar un partido, lo unico que sabe es decir JUEGUEN, es un mindundi que ha vivido de los mejores equipos de la historia, la españa de Luis y el Real Madrid donde estaban de los mejores jugadores de la historia y en el mejor momento, cuando ha salido de alli solo ha hecho el ridiculo por eso dejo de entrenar durante tanto tiempo, espero que dimita y se empiece la reconstrucción que el no ha sabido llevar y provocando que España vaya a tener un largo tiempo para volver a pisar unas semifinales de cualquier competición Europea.

Decir que el Real Madrid ganó la Copa de Europa gracias a que Xabi no disputó la final es de las cosas más hilarantes que he leído en mucho tiempo.

El Madrid ganó la Copa de Europa por dos razones:

-Porque echó a Mourinho
-Porque llegó la meritocracia y los tres jugadores que el año pasado jugaban por ser amiguitos del entrenador y los ultras no jugaron ni un minuto (López, Arbeloa y Alonso).

Por otro lado no estoy nada de acuerdo con el debate Selección/Club Más vale representar a un país de 47 millones de personas que a un club (una empresa) que representa a una ciudad (en este caso a media). Yo no habría convocado a Ramos y Casillas después de esas declaraciones.

Soldado de Wikipeix. A Alonso le hizo muy importante que su sustituto (Illara) haya estado a tan bajo nivel. Eso hace que sea imprescindible. Pero vamos, no creo que la salida de Xabi sea un drama. Incluso creo que es una buena noticia. Y en lo del tema Casillas, en desacuerdo. Se tragó uno pero salvó 3 o 4 en el primer partido. Pero vamos, consciente de que voy a contracorriente.

Excelente artículo. Me gustaría centrarme exclusivamente en los 23 que ha llevado el seleccionador, simplemente. ¿No se podría haber aprovechado mejor a los jugadores? ¿Por qué no se ha jugado con "falso" nueve? Creo que con algunas variantes por lo menos se hubiera peleado algo más los partidos. Quizá, poner a Javi Martínez al lado de Busquets o Alonso. Cazorla aportaría posesión y pegada a media distancia (de la cual carece España), Mata ha terminado bien la temporada y me parece que tiene gol. Y no nos olvidemos de Villa, aunque sea para veinte minutos. Sobre todo he echado de menos eso.

A ver, sois vosotros los que centráis el eje en Alonso. Yo creo que Xabi está en una lista de jugadores acabados para el fútbol de élite, en la que están también Casillas, Piqué, Cesc, Xavi, Torres y Villa.

Y el hecho de que esos jugadores, aún estando en decadencia, sigan siendo los mejores jugadores españoles en sus posiciones es lo que hace inevitable este fracaso.

Eso sumado a la falta de compromiso de los jugadores, no solo de Ramos y Casillas, de los que ya he hablado, sino de Piqué y Cesc, por ejemplo.

¿Qué se podría haber hecho?

Plantear un once parecido a este:

De Gea; Carvajal, Albiol, Iñigo, Alba; Gabi, Iturraspe, Koke; Raúl García, Costa, Iniesta.

¿Habríamos pasado del grupo?

Yo creo que no, y Del Bosque creo que tampoco lo cree. Por eso se lo jugó a lo malo conocido.

PD: Por cierto, en esta bonita encuesta http://www.marca.com/debate/2014/06/151242/pinta-votaciones151242.html

El 78% cree que Xabi Alonso no debe volver a jugar con la Selección.

Serán todos unos incultos futbolísticos como yo, que no quieren en su equipo al mediocentro que domina al Bayern y al Dortmund y al Barça.
Y los sujeta “mentalmente”.

Pero de dónde has salido tú hombre? El que no es ahora mismo ni top 30 es Casillas, así de fuerte está la cosa. En el fondo me has sacado una sonrisa con tus comentarios, y total ya se ve que no das tu brazo a torcer ni loco.

Deja un comentario

*