Uruguay estará en el Mundial

foto: thesportreview

“¿Ustedes piensan que Uruguay va a ser sancionado? No, Uruguay va a jugar el Mundial y va a estar en su grupo”. Joseph Blatter, este jueves 3 de abril, desde Costa Rica.

A pesar de estas palabras del máximo mandatario de la FIFA, en los últimos días amanecimos con titulares como: “Uruguay podría quedarse sin Mundial“, “La FIFA podría dejar a Uruguay sin Copa del Mundo“, “¿Veremos a Uruguay en Brasil?” Estos son sólo algunos ejemplos pero, ¿existió en algún momento realmente esa posibilidad? ¿Cómo se llegó a esa situación? En las próximas líneas intentaré explicar qué ha ocurrido, ocurre y podría ocurrir con la selección y su liga.

Es importante comenzar señalando que el fútbol uruguayo pasa por un momento muy complicado. Frágil.

foto: thesportreviewBlatter también ha opinado sobre Uruguay (Foto: thesportreview)

Por un lado, en el ámbito futbolístico, Nacional de Montevideo es el peor equipo de la Copa Libertadores, con sólo un punto en cinco partidos, y Peñarol está ya eliminado de la competición con una jornada aún por disputarse. La estrella de Nacional es el cancerbero de 36 años Gustavo Munúa, ex del Levante y Deportivo de la Coruña. Su hinchada ha perdido la ilusión y espera ansiosa a que acabe la temporada con la mente puesta en un futuro mejor. En Peñarol son algo más optimistas. Confían en ganar el torneo doméstico y se relamen con Jonathan Rodríguez, la nueva perla del fútbol celeste.

Por el otro lado, la violencia en los estadios ha crecido de manera fulgurante en los últimos tiempos. Por este motivo, el jueves pasado, el presidente uruguayo José Mujica tomó una decisión extrema y muy polémica en todo el país: retirar a la policía del estadio Centenario y del Parque Central tras los altercados vividos en las gradas del primero en la derrota 4-2 de Nacional ante Newell’s.

“Tenemos una orden expresa del presidente de la República de no cubrir con seguridad policial los espectáculos deportivos en el Parque Central y en el estadio Centenario a partir de ahora. La medida se prolongará hasta que haya una respuesta efectiva por parte de todos los actores, que de alguna manera tienen que ver con este hecho, de que la calma vuelva a los espectáculos deportivos”, apuntó el subsecretario del Interior Jorge Vázquez.

Así, horas después, esta crisis se hizo aún más profunda al suspenderse el Peñarol-Miramar Misiones de liga por “no darse las condiciones de seguridad”, según explicó la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Parecía que el choque se disputaría finalmente este martes en el Luis Franzini, feudo del Defensor Sporting… pero éste se negó y el encuentro se anuló hasta el viernes.

foto: gijlmarPeligra el fútbol uruguayo (Foto: gijlmar)

El lunes, de manera sorprendente, dimitió la cúpula de la AUF, ahondando aún más en una herida que sigue sangrando. El presidente de la organización, Sebastian Bauzá, abandonó su cargo porque “no hay gobernabilidad en el fútbol. Todo tiene su límite“. Su vicepresidente, Miguel Sejas, se expresó en la misma línea. “La gota que derramó el vaso fueron los hechos que se dieron desde el jueves“.

En la noche del miércoles, los clubes designaron un nuevo Consejo Ejecutivo presidido por el vicepresidente del Rentistas, Wilmar Valdez, y se aprobó un nuevo código de disciplina, recomendado por la FIFA, que incluye la retirada de puntos a los clubes cuyos hinchas provoquen disturbios. Además, se instalarán cámaras de alta tecnología para identificar y expulsar de por vida a los hinchas violentos.

Aunque muy importante, éste no es el único problema que tiene el fútbol uruguayo en estos momentos. Existe otro frente abierto desde hace varios meses que ha hecho mucho daño a una liga que no anda, precisamente, sobrada de recursos económicos: la batalla por los derechos televisivos.

La realidad es que Bauzá no contaba con el apoyo de los grandes clubes del país. Hace unos meses, varios equipos presentaron una denuncia penal por presuntas irregularidades en los balances de la Conmebol, a la que acusaban de rechazar una oferta de compra de los derechos de televisión superior a la que existe en estos momentos, propiedad de Fox Sports. La oferta era de Tenfield, de la que es dueño Francisco Casal, al que en Uruguay describen como “el dueño del fútbol” ya que, además de poseer el citado medio de comunicación, es el agente de jugadores más importante del país.

En definitiva: por un lado, varios equipos no confían en la Asociación Uruguaya de Fútbol porque consideran que no han defendido sus derechos ni sus propios intereses y presentan una denuncia a la justicia ordinaria. Por otro, el presidente Mujica decide retirar a la policía de los estadios y paraliza en cierto modo el torneo local, lo que obliga a la directiva de la AUF a dimitir.

¿Qué tiene que ver todo esto con que Uruguay pudiera perderse el Mundial? Todo.

foto: articularnos.comUruguay estará en el Mundial (Foto: articularnos.com)

Es sencillo: la FIFA prohíbe terminantemente la “injerencia” o intromisión de los gobiernos en temas futbolísticos y podría haber considerado que la retirada de la Policía de los estadios va en este sentido y que a la AUF no le ha quedado más remedio que dimitir, obviando la importancia que ha tenido el tema de los derechos televisivos en esta decisión.

La verdad es que la FIFA no se ha pronunciado al respecto ni ha dado su opinión… hasta hoy. El que sí lo hizo es Francisco Figueredo, secretario general de la Conmebol: “La participación en el Mundial de Brasil sigue normalmente. No hay ninguna intervención de la FIFA“. Una decisión de esta índole, a 70 días del comienzo del Mundial, era imposible. Además, la AUF ya tiene nueva directiva y este fin de semana se retomará el curso normal de la competición. Peligra el fútbol uruguayo, no así su selección. Su crisis, futbolística y de organización, es profunda, pero los aficionados pueden estar tranquilos: van a poder vibrar con Luis Suárez y Edinson Cavani en la cita balompédica más importante del planeta.

Related posts

1 comments

Como periodista deportivo uruguayo que soy, esto me duele mucho. El problema máximo que sucede es el de los derechos de televisación. Es ahí donde surgió todo, por más que el tema de la violencia haya sido la gota que derramó el vaso. Desde hace tiempo, siete equipos de los denominados chicos se unieron en un frente común para actuar en contra del gobierno de Bauzá. Detrás de ellos está el Paco, la lacra que más daño ha hecho al fútbol de este país, por más que sus defensores lo idolatren como a un dios. Lo único que es este tipo es un mafioso que solo busca interés personal.

Bauzá estaba en contra de él y de Tenfield, la empresa que tiene el dominio total del fútbol uruguayo. Es por eso que se hizo todo este plan (porque es algo planeado completamente) para quitarlo del medio y poner a un títere en su lugar. Bauzá quería negociar los derechos de televisación para las eliminatorias 2018 ahora mismo, ya que la selección está en un buen momento. El tema que no quería que Tenfield tuviera la prioridad sobre otros posibles compradores.

Así es que se fomentó todo y que se llegó a este punto, con influencia clara de la presidencia de la República. Mujica tiene varios amigos que ayudaron a hacer caer a Bauzá. Da la casualidad que justo esta semana se formó un grupo político alineado con la corriente política de Mujica, formado por jugadores, gente relacionada al fútbol y al carnaval (que van de la mano casi siempre)y que tiene al presidente de la Mutual de jugadores a la cabeza (amigo de Mujica y que puso su granito de arena para desestabilizar a la AUF cancelando el partido de Peñarol y Miramar).

Nada de esto es casualidad, hay toda una movida conjunta que llevó a este punto lamentable. Habrá que esperar y ver como se desarrolla todo, pero parece que las peores épocas del fútbol uruguayo están por volver.

Deja un comentario

*