Inglaterra y las expectativas

Harry Kane of England during the International Friendly match at Wembley Stadium, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
02/06/2018

Inglaterra no gana una eliminatoria de una fase final desde el Mundial de 2006. Octavos de final, 1-0 ante Ecuador. Es un dato demoledor que arrastra la selección inglesa desde hace doce años y que refleja a la perfección los problemas del combinado nacional en los torneos internacionales. Una eliminación en octavos del Mundial de 2010, su decepcionante paso por la fase de grupos de Brasil 2014, la ausencia en la Eurocopa de 2008, la tanda de penaltis contra Italia en 2012 y la histórica derrota contra Islandia de 2016 son los últimos episodios de un equipo que no ha estado a la altura de lo esperado. Por este motivo, seguramente las expectativas son más bajas que nunca en el entorno inglés.

La selección inglesa acude al Mundial tras una buena fase de clasificación, sin derrotas, en un grupo que no entrañaba excesiva dificultad. Lo hace con un técnico de perfil bajo como Gareth Southgate, que relevó a Sam Allardyce después del escándalo que salpicó a la apuesta de la Football Association tras la eliminación de la última Eurocopa. La aproximación futbolística de Southgate contrasta con la de su predecesor: es un entrenador mucho más joven, con experiencia a la hora de tratar con los talentos de la sub-21, que ha ejercido varios cargos de responsabilidad en la federación inglesa relacionados con la planificación de sus categorías inferiores de cara al futuro. Southgate llegó de rebote, pero encarna una apuesta más largoplacista, pensada en modernizar el 4-4-2 de siempre mientras la selección absoluta integra poco a poco a los chicos que están ganando torneos de categorías inferiores en los últimos años.

Artículo relacionado: St. George’s Park, el nuevo símbolo de la FA y la formación de futbolistas ingleses

England Manager Gareth Southgate during the England press conference at the Grove Hotel, Chandler's Cross Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 01/06/2018
Gareth Southgate relevó a Sam Allardyce al frente de la selección inglesa. Foto: Focus Images Ltd.

Esta acumulación de factores seguramente repercute en una selección inglesa que despierta unas expectativas mucho menores que en anteriores torneos. Normalmente Inglaterra viaja a las Eurocopas y los Mundiales en un clima de euforia tras una fase de clasificación plácida que ilusiona a su hinchada, eleva el nivel de presión y luego implica una caída mucho más dura. No ha sucedido lo mismo este 2018, ni tampoco ha elevado la expectación la buena temporada del Manchester City (solo Walker y Delph están entre los convocados) o la meritoria campaña del Liverpool en la Champions.

Artículo relacionado: Consulta aquí todas las listas de convocados para el Mundial 2018

Gareth Southgate ha apostado por un sistema de tres centrales, dos carrileros, tres centrocampistas y dos delanteros en la recta final del ciclo previo al Mundial, especialmente en los amistosos más recientes. El técnico inglés reforzará así la defensa y proyectará a sus dos laterales, los encargados de ocupar toda la banda. Es un dibujo táctico que potencia a algunos de sus futbolistas que también conocen varios de sus pesos pesados. La columna vertebral de Inglaterra ha pasado por el Tottenham de Pochettino recientemente (Walker, Rose, Dier, Alli, Kane) y este es un dispositivo táctico con el que el técnico argentino ha trabajado, sobre todo en la temporada 2016-17. Tampoco es nuevo para los representantes del Manchester City, el Manchester United o Chelsea, con sus respectivos matices en cada caso.

Kyle Walker.
Kyle Walker es una pieza importante para Southgate. Foto: Focus Images Ltd.

Con la idea de proponer un fútbol de cocción más lenta, Southgate tendrá que despejar algunas incógnitas. Primero, si mantiene la apuesta por los tres centrales en los choques oficiales. En caso afirmativo, uno de los asuntos más interesantes reside en el centro del campo. Desde que apuesta por el 5-3-2, es poco habitual ver a Dier y Henderson convivir en un mismo once. Los partidos ante Túnez y Panamá ayudarán a desvelar cuáles son los planes de Southgate en la parcela menos definida del equipo. Normalmente uno de los dos sostiene la medular y por delante jugaban dos entre Lingard, Oxlade-Chamberlain y Alli, con Raheem Sterling como acompañante de Harry Kane en punta. La lesión del centrocampista del Liverpool puede alterar los planes del seleccionador, que cuenta con Delph y Loftus-Cheek como perfiles algo más conservadores para la medular.

Aunque Harry Kane es el gran motivo para la esperanza en Inglaterra. El delantero del Tottenham será el capitán de la selección en el Mundial, donde aspira a prolongar su fantástico estado de forma. Con todo el frente de ataque para él, Inglaterra necesitará que Kane ayude descargando de espaldas para los centrocampistas que llegan por detrás y que también ocupe el área para rematar los centros de los carrileros desde los flancos. Será un reto para medir a uno de los mejores delanteros del planeta, en una posición que contrasta con la relativa fiabilidad que transmiten sus guardametas. Con Hart fuera de forma, durante años Butland ha sido considerado su relevo natural. Tanto que incluso estuvo en la lista de 23 convocados en la Eurocopa de 2012. Sin embargo, la progresión de Pickford y la irrupción de Nick Pope esta temporada abren el abanico de opciones para Southgate.

Lista definitiva de Inglaterra:

Porteros: Nick Pope (Burnley), Jordan Pickford (Everton), Jack Butland (Stoke).

Defensas: Trent Alexander-Arnold (Liverpool), Gary Cahill (Chelsea), Phil Jones (Manchester United), Harry Maguire (Leicester), Danny Rose (Tottenham), John Stones (Manchester City), Kieran Trippier (Tottenham), Kyle Walker (Manchester City), Ashley Young (Manchester United).

Medios: Dele Alli (Tottenham), Fabian Delph (Manchester City), Eric Dier (Tottenham), Jordan Henderson (Liverpool), Jesse Lingard (Manchester United), Ruben Loftus-Cheek (Crystal Palace).

Delanteros: Harry Kane (Tottenham), Marcus Rashford (Manchester United), Jamie Vardy (Leicester), Danny Welbeck (Arsenal), Raheem Sterling (Manchester City).

Entrenamiento.
Alli, Kane y Vardy en un entrenamiento previo al Mundial. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

Me parece una selección flojisima que ha tenido mucha suerte con el grupo que le ha tocado. Si llega a estar en cualquier otro grupo con tres candidatos para dos puestos la veía fuera. ¿Que busca Southgate con gente como Cahill, Young, Lingard, Loftus-Cheek y sobre todo WELBECK?

La convocatoria de Welbeck no puede entenderse, a menos que se considere que es un jugador “polivalente”. Bajo esa lógica pudo haber entrado Lallana (que no tuvo un gran año).

No me parece tan floja en el 11 aunque le perjudica mucho los pocos ingleses que juegan en equipos punteros, pero Young ha jugado mucho en el United, Lingard igual y Loftus-cheq ha sido muy importante para las inferiores. El caso de Cahill supongo que es más por veteranía pero si me chirría más. Pero es que no hay tanto donde elegir.

433 con Pickford – Walker Stones Maguire Rose – Alli Henderson Whilshere – Rashford Kane Sterling. A mí particularmente me parece el mejor 11 inglés, pero Whilshere ni ha ido siquiera…

Whilshere ha tenido un año medianamente bueno pero es una sombra de lo que fue por los problemas físicos. Entiendo que cómo va a jugar Inglaterra y donde tiene las virtudes, encajan más otros jugadores.

De inicio no lo tengo tan claro, pero depende de cómo evolucione Inglaterra a lo largo del torneo. Por ejemplo, yo tengo algunas dudas de si utilizará el esquema que ha practicado y lo repetirá ante Túnez y Panamá, días en los que debe llevar la iniciativa. O si se lo guarda para los encuentros de mayor entidad. O si lo mantiene para los dos primeros partidos, con dos delanteros. Pero lo veo más como una alternativa para las segundas partes.

Deja un comentario

*