La marcha atrás de Japón

Keisuke Honda Japón Focus

A falta de dos meses para el Mundial, el pasado 10 de abril, Japón anunció un cambio en la dirección de la selección nipona. Akiro Nishiro asumió las riendas del combinado nacional y sustituyó a Vahid Halilhodzic. Insatisfechos con las prestaciones bajo la batuta del técnico bosnio, que había añadido nuevos matices al fútbol japonés, con varios partidos en los que prefirió replegar para buscar el contragolpe, Japón pegó un volantazo a última hora. No solo llama la atención el cambio de seleccionador, al prescindir de un técnico de la experiencia de Halilhodzic, que dirigió a Argelia en el Mundial de 2014, sino que el relevo se produjo varios meses después de certificar la clasificación para el Mundial, después de los amistosos de octubre, noviembre y marzo. Tres parones desaprovechados con pruebas de un entrenador que no dirigirá en el próximo Mundial.

Artículo relacionado: Consulta aquí todas las listas de convocados para el Mundial 2018

En cualquier caso, la lista de Akira Nishino es continuista. Los ausentes más destacados entre los asiduos de los onces de Halilhodzic son el portero Nishikawa (Urawa Reds) y el central Morishige (Tokyo FC), por lo que Nishino confía en gran parte de los pesos pesados de la última década en el fútbol nipón. Tal es la confianza, de hecho, que ha prescindido de algunos futbolistas que esta temporada han llamado a la puerta de la selección con actuaciones notables en el fútbol europeo, como es el caso de Yuya Kubo (Gent), Shoya Nakajima (Portimonense) o Ritsu Doan (Groningen). Nishiro no ha confiado en tres futbolistas de desequilibrio, explosivos y con gol, que podían resultar interesantes para ejercer de revulsivos en una selección con solo dos futbolistas menores de 25 años. Tampoco ha llamado a Ideguchi, un centrocampista de mayor presencia física, de constante ida y vuelta, que fue importante en los últimos partidos del ciclo de Halilhodzic y que apenas ha jugado en 2018 desde que aterrizara en la Cultural Leonesa.

Vahid Halilhodzic. Foto: magharebia.
Vahid Halilhodzic. Foto: Magharebia bajo licencia Creative Commons 2.0.

Ohshima y Ueda son los únicos novatos con menos de 5 internacionalidades antes del Mundial que integran una convocatoria en la que no pueden faltar los Hasebe, Kagawa, Honda, Okazaki, Inui, Osako y compañía. Así pues, Japón no presenta grandes novedades estructurales: apuesta por su vieja guardia, un elenco repleto de futbolistas con capacidad técnica para dominar la posesión y asociarse, pero sin excesivo desequilibrio en el uno contra uno ni voracidad en las áreas. Honda y Kagawa han perdido explosividad en el último lustro, por lo que les tocará asumir esa responsabilidad a los Inui, Osako, Usami y Muto. De Osako, Okazaki y el golpeo de Honda dependerán las posibilidades de perforar la portería rival, mientras el sempiterno Kawashima se postula como guardameta titular de los samuráis. Muchos cambios a última hora a nivel técnico para retroceder al mismo punto de siempre.

Lista definitiva de Japón:

Porteros: Eiji Kawashima (Metz), Masaaki Higashiguchi (Gamba Osaka), Kosuke Nakamura (Kashiwa Reysol).

Defensas: Yuto Nagatomo (Galatasaray), Tomoaki Makino (Urawa Reds), Maya Yoshida (Southampton), Hiroki Sakai (O. Marsella), Gotoku Sakai (Hamburgo), Gen Shoji (Kashima Antlers), Wataru Endo (Urawa Reds), Naomichi Ueda (Kashima Antlers).

Medios: Makoto Hasebe (Eintracht Frankfurt), Keisuke Honda (Pachuca), Takashi Inui (Eibar), Shinji Kagawa (B. Dortmund), Hotaru Yamaguchi (Cerezo Osaka), Genki Haraguchi (Fortuna Düsseldorf), Usami Takashi (Fortuna Düsseldorf), Gaki Shibasaki (Getafe), Ryota Ohshima (Kawasaki Frontale).

Delanteros: Shinji Okazaki (Leicester), Yuya Osako (W. Bremen), Yoshinori Muto (Mainz).

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Debería ser indiscutible en Japón, sí. Tampoco tienen defensas mucho mejores que él, que en la Premier ha tenido que pugnar con delanteros bastante distintos a los que acostumbra. Eso le ha curtido un poco y le vendrá bien a su selección.

Me gusta poco la convocatoria. Creo que el cambio de entrenador fue un error aunque los resultados de Halihodzic no fueron los mejores, pero era un entrenador con experiencia en Mundial(llevo a 8vos a Argelia).

Sale un 11 bastante aceptable, pero es cierto que es practicamente el mismo 11, cuatro años más viejos. ¿Wenger seleccionador para afrontar el 2022?

Hasta la destitucion de Halilhodzictenua bastante confianza en los samurais, el tecnico habia dotado al equipo de aquello que siempre le faltaba, incluso habia partidos de clasificacion, como aquel conrra Australia, en el que le daba la pelota a los canguros, y bien cerrados atras, algo que nunca habian sabido hacer, acababan sacando el partido. Y ahora? Donde se a quedado eso? Sera Akiro Nishiro capaz se sacarselo a los jugadores? Querra que juegues a eso? O sera la Japon de siempre, pero todavia con mas años?

Otra cosa que no entiendo, es la no convocatoria de Nakajima, en su primer año en Europa, lo a echo muy bien, y creo que dota a la seleccion de un perfil que no tiene, los delanteros que lleva no son tan goleadores, y jugadores para mover muy bien la pelota de un lado a otro del campo, sin incision ninguna, para tener una posesion totalmente llana y sin peligro, ya tiene a muchos jugadores en el centro del campo y en 3/4.

Mucha bajona este año con los Samurais.

Lo mismo ahora que nadie espera nada logran algo más, para lo que yo creo que si han tenido nivel. Pero para mi ha habido un cierto estancamiento en los jugadores japoneses, incluso cuando llegan a Europa parece que todos acaban igual, dos años buenos y luego un lento declive, que no sé bien a que se debe. No tiene malos jugadores, y pueden dar más de un susto, Honda ha perdido velocidad pero no el golpeo y siempre va a ser peligroso cerca del area y a balón parado.

La respuesta a todas las preguntas es la misma que en 2010: bloque por encima del talento. Otra explicación no tiene la convocatoria y me consta que así lo manifestó el propio Nishino.

Deja un comentario

*