Con suficiencia a semifinales

Antoine Griezmann Francia Focus

Francia ha despertado. El Mundial no le ha deparado un camino fácil hasta las rondas finales, con duelos directos ante dos países que saben lo que es alzar el título, pero la selección gala no se ha achantado ante la magnitud del desafío. Didier Deschamps ha insistido en su plan, ha ajustado algunas de sus piezas y ahora mismo Francia se cree capaz de conquistar la Copa del Mundo por segunda vez en su historia. Lo demostraron ante Uruguay, con un encuentro de una seriedad pasmosa, que controlaron en todo momento. Francia no abrumó a su oponente, no lo aplastó haciendo gala de una superioridad apabullante, pero sí gestionó el partido contra el cuadro charrúa con suficiencia y serenidad. Francia entendió lo que requería el choque en cada una de sus fases para acabar apeando a su adversario, que echó de menos a Edinson Cavani, su mejor futbolista en octavos de final.

Uruguay 0
Francia 2 (Varane 40′, Griezmann 61′)

Uruguay vs Francia - Football tactics and formations

Uruguay pretendió dificultar la circulación de balón de Francia en los primeros compases a la vez que le negaba espacios para correr. El cuadro charrúa no quería que Mbappé marcara diferencias con metros por delante, así que intentó enjaular a la nueva joya del fútbol galo. Los pupilos de Tabárez interrumpieron el partido, cortaron el ritmo de Francia y tomaron el pulso del encuentro a la espera de provocar errores en la circulación del equipo que llevara la iniciativa. Más allá de una pérdida de Varane y un mal control de Lucas que le costó la cartulina al zaguero del Atlético, Francia apenas concedió a Uruguay esos errores que tanto ansiaba. Las consignas de Deschamps eran claras: controlar el ritmo del choque con largas posesiones que hundieran al conjunto sudamericano en su propia mitad de campo hasta que surgiera la oportunidad para golpear. Pero crear ocasiones de peligro no fue una tarea sencilla ante el entramado defensivo uruguayo, liderado por Diego Godín y Lucas Torreira, omnipresente en todas las ayudas defensivas. Mbappé desaprovechó una buena oportunidad en el corazón del área en el primer cuarto de hora, prácticamente la única del primer tiempo para el combinado francés. Hasta que, a balón parado, Raphaël Varane superó a Muslera con un cabezazo. Griezmann amagó con colgar la falta lateral al punto de penalty, la defensa charrúa reculó un par de metros y Varane entró con potencia al espacio abierto por los jugadores que recularon antes de tiempo. En uno de los escasos errores de Uruguay -la falta se origina en un mal control de Bentancur, que posteriormente cometió la falta en su mitad de campo-, Francia castigó a la Celeste.

Francia logró lo más difícil antes del descanso para evitar que el encuentro se le enquistara ante la fortaleza defensiva de Uruguay. La reacción charrúa fue inmediata, con un cabezazo de Cáceres en otra acción a balón parado que obligó a Lloris a lucirse. El guardameta del Tottenham no solo detuvo el testarazo del lateral uruguayo, sino que luego se repuso a tiempo para dificultar el segundo remate de Godín, que se marchó alto. De este modo, Francia se fue al descanso con el marcador a favor ante una selección de Uruguay que había resistido bastante entera a los envites galos, pero que apenas había intimidado a la meta defendida por Hugo Lloris. Uruguay defendía muy cerca de su área y apenas pudo desplegarse a la contra. Ni Luis Suárez ni Christian Stuani se impusieron en el choque con los centrales franceses ni los centrocampistas les acompañaron en campo rival. Únicamente el coraje de Martín Cáceres desde el lateral derecho -y en menor medida de Nández y Laxalt- permitió a Uruguay ganar metros y asomarse en posiciones avanzadas. Echó de menos la velocidad y la profundidad de Cavani y se topó con un nuevo recital de recuperaciones de N’Golo Kanté, que se hartó de recuperar balones en el centro del campo. El centrocampista del Chelsea levantó una barrera en la medular y Uruguay apenas logró cruzarla.

Kanté rindió a gran nivel ante Argentina. Foto: Focus Images Ltd.
Kanté rindió a gran nivel ante Argentina. Foto: Focus Images Ltd.

El partido mantuvo la misma dinámica en el arranque del segundo tiempo hasta que llegó el toque de corneta de Óscar Washington Tabárez. El seleccionador charrúa realizó un doble cambio para dar entrada al Cebolla Rodríguez y a Maxi Gómez, sacrificando a Bentancur y Stuani. La Celeste apostó por un nuevo plan, más vertical, que pretendía llevar el balón a las bandas, bombardear el área de Varane y Umtiti y recoger las segundas jugadas en la frontal con las apariciones de Nández y Vecino. Apenas le dio tiempo a Uruguay de insinuar sus nuevas intenciones, pues pronto encajó el segundo tanto de la tarde. Pogba recuperó una pelota en el centro del campo, condujo un contragolpe y Griezmann disparó desde la frontal para encontrarse con un regalo inesperado de Muslera. El guardameta charrúa no pudo blocar el tiro centrado de Griezmann, que cerró su aportación numérica al encuentro con una asistencia y un gol.

El segundo tanto de Francia enterró toda la esperanza de Uruguay, impotente para robar el balón. Francia trasladó el cuero de un lado a otro, con Griezmann cada vez más presente en la circulación de la pelota. El mediapunta movió los hilos en la medular, bajó a recibir en el centro del campo, pausó y aceleró las jugadas según lo que pidiera el partido en cada momento. Su movilidad, unida a su criterio en la toma de decisiones, torturó a Uruguay, sin prisa pero sin pausa. Griezmann entró en contacto con el esférico de forma permanente y ayudó a contemporizar el ritmo del choque, que pudo deparar un marcador incluso más amplio de haber estado más acertado Tolisso en un remate desde la frontal en la recta final. Pogba, Kanté y Griezmann se adueñaron de la medular y desesperaron a la Celeste, impotente ante la manifiesta superioridad gala. Francia no avasalló a Uruguay, ni se hinchó a generar ocasiones de gol, pero tampoco lo necesitó. Jugó el partido que debía jugar, abrió la lata en el momento oportuno y gestionó el marcador favorable con serenidad. Con suficiencia, Francia eliminó a Uruguay y se asegura disputar al menos siete partidos en la Copa del Mundo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*