Argentina-Croacia: la primera final con una favorita en peligro real

fil-argentina-iceland-068

Como resultaba sencillo pronosticar, el empate de Argentina ante Islandia ha generado una tormenta de críticas en el entorno de la albiceleste, incapaz de dar crédito a las limitaciones que el equipo mostró frente a un adversario al que adivinaban con muy pocos recursos. Preocupa todo: que Messi no marcara diferencias, que Sampaoli se quedara a medio camino entre lo que se supone que le gusta y lo que cree que en este contexto particular puede proteger mejor sus opciones de salir campeón, que Mascherano y Biglia jugaran juntos ante un rival encerrado que no contragolpeaba por abajo sino que lo hacía por arriba, que Caballero mostrara tanta inseguridad tras el debate sobre quién debía suplir a Romero, que Dybala no jugara ni un minuto ni cuando al equipo le estaba faltando imaginación e imprevisibilidad… Pero sobre todo, preocupa la situación clasificatoria, con el rival más duro del grupo enfrentándose hoy a una Argentina que sólo sumó un punto ante el que, en teoría, era el más débil. Un segundo tropiezo dejaría a la bicampeona del mundo al borde de una eliminación catastrófica, y manejar esa presión ante un adversario con un colchón de tranquilidad se presume como el reto fundamental en la batalla de Nizhny Novgorod.

¿Qué hará Sampaoli? ¿Cambiará el sistema? ¿Meterá a Pavón de inicio? ¿Renunciará a un cinco? Las especulaciones han sido muchas en las horas previas, pero la que parece más secundada es aquella que indica que el ex técnico del Sevilla optará por una zaga de tres centrales fácilmente reconvertible a línea de cuatro. Esto es: con Tagliafico en el sector izquierdo para ser lateral si se decide en algún momento pasar al al 4-2-3-1 y para ser central si se opta por Acuña como carrilero largo. El ingreso de Enzo Pérez como acompañante de Mascherano también se maneja como una alternativa probable, pese a la extrañeza que pueda causar pensar que hace un par de semanas no estuviera convocado y entrara sólo a última hora en la nómina por la lesión de Lanzini. Si finalmente se confirma su titularidad, quedaría claro que el técnico, pese a intentar darle algo más de profundidad a su doble pivote, piensa que para proteger a Messi necesita a dos hombres por detrás y que con uno no le basta.

Croacia, pese a su victoria inicial ante Nigeria, ha vivido días convulsos con la expulsión de Kalinic de la concentración por negarse a ingresar en el campo en los últimos minutos del partido ante los africanos. Tampoco el fútbol desplegado por el conjunto de Zlatko Dalic maravilló a nadie, pero su posición en el grupo es cómoda y le permite manejar los tiempos a su antojo. Sabe que incluso perdiendo ante Argentina dependería de sí misma en la última jornada, en la que ganándole a Islandia sería equipo octavofinalista. La incógnita en cuanto a la formación inicial de hoy reside en saber si Dalic mantendrá ese doble pivote Modric-Rakitic (ideal cuando hay que llevar la iniciativa) o si, para defender a Messi, ubicará a un especialista en la contención por detrás de los talentosos interiores del Barcelona y el Real Madrid. ¿Pero a quién? Ni Brozovic ni Kovacic son exactamente eso, y quizá sólo Badelj se acerque a ese perfil en la convocatoria balcánica. Así que lo lógico sería apostar por el de la Fiorentina. En ese caso, la otra duda estaría arriba: ¿a quién sacrificar, tras el buen trabajo que hicieron Mandzukic y Kramaric ante Nigeria? Podría mover al del Hoffenheim a un lado dejando en el banquillo a Rebic, pero el punta del Eintracht es extraordinariamente útil en contextos de contragolpe, como demostró en la final de la copa alemana ante el Bayern.

Alineaciones probables: Argentina-Croacia, jueves 21 a las 20h

Argentina vs Croacia - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*